Posted tagged ‘Esperanza’

Convicción y confianza

25 febrero, 2018

Hebreos 11.27

Con frecuencia los creyentes enfrentamos circunstancias en las que no podemos sentir a Dios. Estas están asociadas a las experiencias del desierto, es decir, cuando la vida no parece tener sentido, se vuelve plana y sin mayores motivaciones. En días recientes alguien me contaba su desazón y la confusión resultante. Ingenuamente me lanzó un reto: Pero, esto es algo que ustedes los pastores no experimentan, dijo. Cuando le compartí que es esta una experiencia común a todos y, desde luego, a los pastores, me pidió que le dijera cómo yo enfrento tales circunstancias. Aquí cumplo mi promesa en la confianza de que podrá ser útil a alguno que otro.

(más…)

La tierra produce por sí misma

22 noviembre, 2015

Marcos 4.26-29

Con toda seguridad, esta semana hemos hecho y dejado de hacer por amor a Dios. No ha sido fácil, pero hemos procurado establecer un equilibrio entre nuestras emociones y pensamientos; al mismo tiempo hemos procurado agradar a Dios cultivando nuestro intelecto, aprendiendo cosas nuevas y, también, hemos estado dispuestos a servirle con determinación. Hemos sacrificado algunos de nuestros derechos, aún a costa de nuestro personal sufrimiento, en aras de que él sea glorificado en nuestra vida.

Nuestro pasaje forma parte de una triple referencia agrícola, incluyendo además de nuestra parábola, la del Sembrador y la de la semilla de mostaza. Entre nuestra historia y la del sembrador hay una diferencia que debemos atender: en la parábola del sembrador, la semilla es la Palabra y la tierra representa al que la escucha. En la parábola del crecimiento de la semilla, esta representa el quehacer del creyente y la tierra al área de influencia del mismo que, sin embargo, tiene una dinámica propia.

(más…)

Para Sacudirlos como a Trigo

13 enero, 2013

Lucas 22.31-34

Si de algo nos llenamos las manos en la vida es de decepciones. Con frecuencia nos encontramos que la confianza depositada en otros, no es honrada por ellos y actúan en forma diametralmente opuesta a lo que esperábamos de ellos. Es esta la razón de la pérdida de la esperanza, de la confianza y aún del interés en seguir adelante.

Mientras más cercana a nosotros la persona que nos decepciona, mayor el conflicto que experimentamos, la tristeza que sufrimos. Como aquellos hijos que van por la vida sin comprender por qué sus padres no quisieron o no pudieron seguir juntos. Por qué es que los hijos tienen que pagar el precio de la soledad, la vergüenza y la confusión que enfrentan, fruto de la separación o la ausencia de sus padres. O como la mamá de Ricardo, que no entiende cómo es que el hombre al que ella le entregó todo su amor, su confianza… su vida toda, la engañó ocultándole que era casado y que no tenía el propósito de honrar sus palabras de amor y entrega.

(más…)

Pues nos ha Nacido un Niño

24 diciembre, 2012

Isaías 9.1-7

Los pasajes bíblicos relativos al nacimiento de Jesús registran una tensión entre el sufrimiento y la esperanza. Se trata tanto del sufrimiento de las personas en lo individual, como el del pueblo, de las gentes. Unos y otros, en tal estado de abatimiento, encuentran en el anuncio de Jesús el Mesías razón para la esperanza, esperanza que tiene que ver con la transformación integral de su realidad y el advenimiento de tiempos y circunstancias de paz.

Isaías hace Portal_de_Belen_Nacimiento_Jesusuna buena síntesis de la tensión a la que aquí nos referimos. Él asegura, hablando por mandato del Señor, que ese tiempo de oscuridad y de desesperación no durará para siempre. Que a la humillación sufrida, siguen tiempos llenos de gloria. Describe la caída de aquellos que lastiman, ya se trate de las personas que oprimen al pueblo de Dios, o a los espíritus o cosas contra los que los creyente luchan –podemos concluir-; y, lo hace de una manera poética: las botas de los guerreros y los uniformes manchados de sangre por la guerra, serán quemados.

(más…)

Perdona, Señor, mis Faltas Ocultas

15 enero, 2012

Salmos 19

Es este un hermoso salmo. En cierta manera es un salmo integrador. Une el todo de la Creación, con la hermosura y el poder de la Palabra, teniendo la comunión del hombre con su Señor como el propósito sustentador de todo lo que existe. En este salmo podemos ver el amor de Dios y la necesidad ansiosa del hombre que lo ama por gozar de su aceptación y comunión.

Una vez más nos encontramos ante un salmista sensible. El testimonio de la grandeza de Dios y de su incomparable poder, lleva al escritor sagrado a preguntarse respecto de su propia condición. El carácter de Dios siempre resulta contrastante del carácter del hombre. Sea que el primero se manifieste en las obras de su Creación, o en la riqueza y el poder de su Palabra, siempre contrasta, hace evidente, la naturaleza y condición del ser humano.

Sin embargo, para cada persona en particular, el elemento clave para tal contraste es, precisamente, la sensibilidad de la misma. Sólo quienes como resultado de su búsqueda amorosa de Dios ansían su presencia, pueden darse cuenta de lo que les une y de lo que les separa de Dios.

Tal el caso del salmista. Es una persona temerosa de Dios. Goza de su comunión con el Señor. La Palabra ha cumplido su propósito en él: le ha dado nueva vida, le ha hecho sabio, ha traído alegría a su corazón, ha dado luz a sus ojos, ha generado un temor limpio que permanece para siempre. ¿Qué más puede necesitar el salmista para estar en comunión perfecta con su Señor?

(más…)

Navidad, Tiempo y Razón para la Esperanza

24 diciembre, 2011

Lucas 1.46-55

Jesús, cuyo nacimiento recordamos esta Navidad, es la expresión absoluta del amor de Dios. Pablo dimensiona la calidad y el peso de tal amor al asegurar que cuando el pecado aumentó, Dios se mostró aún más bondadoso. Romanos 5.20 Y es esto lo que celebramos en Navidad, el amor incondicional de Dios, mismo que al obrar en nuestro favor añade, día a día a nuestras vidas, el don inmerecido de la bondad de Dios.

No es posible comprender el significado del nacimiento de Jesús si no nos aproximamos al cántico de María, su madre. Ella hace referencia a una realidad humana caótica, en la que lo bueno ha sido desplazado por lo malo, la opresión ha sustituido a la justicia y la paz ha sido alejada por la violencia. María entiende que el nacimiento del niño Jesús significa la recuperación del orden divino y, por lo tanto, el término del caos personal y social que afecta a las personas.

Desde luego, María canta con el convencimiento de la fe. De hecho, lo único que tiene es la promesa recibida. Pero, se trata de una promesa embarazada, es decir, de una promesa que ya ha empezado a gestarse, a hacerse realidad, en el niño que está por nacer.

En María descubrimos, entonces, el qué y el cómo de la fe. La fe es confianza, pero confianza que se va adquiriendo al reconocer lo que Dios ya está haciendo en nosotros. Podemos decir que Dios no pide a nadie que crea en lo que está por venir, sin que, al mismo tiempo, anima la fe mediante las obras de gracia que realiza en el presente de quien espera.

(más…)

Esperar sin Esperanza

18 abril, 2011

Hace algunos años, un buen amigo escribió un poema que en su parte medular decía: “Difícil es esperar, pero más difícil es esperar sin esperanza”. La esperanza es, según el diccionario: “[El] estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos”. Así, que de acuerdo con Raúl, resulta muy difícil esperar cuando hemos dejado de creer que es posible aquello que deseamos.

Al recordar y pensar en las llamadas que muchos de ustedes nos hacen me parece descubrir la lucha de no pocos que siguen esperando sin esperanza. Pienso, por ejemplo, en las personas ancianas, en las madres de hijos e hijas rebeldes, en los esposos y las mujeres separados y/o separándose de su pareja, en las personas que día a día luchan con problemas económicos. Leo sus peticiones de oración y, me doy cuenta que muchos siguen esperando, aunque al final de cada día sus vacíos se han hecho más profundos y sus manos, al llegar la noche, se encuentran más vacías. Muchos de ustedes, y de nosotros, sabemos, sí, lo que es esperar sin esperanza.

¿Y Dios? Nuestras vidas están llenas de testimonios, recuerdos, de situaciones en las que clamamos pidiendo su ayuda y él oyó nuestro clamor, se puso de nuestra parte y nos trajo la respuesta ansiada. Cada uno de nosotros tiene sus muchos ebenezeres. Sí, el recuento de nuestras vidas pasa por un constante: hasta aquí nos ha ayudado Dios. Podemos recordar situaciones en las que no solo obtuvimos la respuesta deseada, o debida, sino que nuestra esperanza pareció tener razón de ser y fue fortalecida y aumentada.

Pero resulta que Dios también permanece callado. El silencio de Dios es una realidad que conocen, sobre todo, quienes más abundan en su relación con él. A veces, Dios no solo parece desentenderse de nuestro clamor, realmente se desentiende. “Aunque grité pidiendo ayuda, no hizo caso de mis ruegos”, reclama Jeremías, el profeta llorón. Más aún, no solo permanece callado, pareciera empeñado en aumentar nuestras penas y alimentar nuestra desesperanza. Como el profeta, también nosotros sabemos lo que significa:

Me encerró en un cerco sin salida;

me oprimió con pesadas cadenas; aunque grité pidiendo ayuda,

no hizo caso de mis ruegos; me cerró el paso con muros de piedra,

¡cambió el curso de mis senderos!

          Él ha sido para mí como un león escondido, como un oso a punto de atacarme.

          Me ha desviado del camino, me ha desgarrado, ¡me ha dejado lleno de terror!

          ¡Tensó el arco y me puso como blanco de sus flechas!

Me estrelló los dientes contra el suelo; me hizo morder el polvo.

          De mí se ha alejado la paz y he olvidado ya lo que es la dicha.

          Hasta he llegado a pensar que ha muerto mi firme esperanza en el Señor. Lam 3.7ss

Se trata de momentos en los que más que poder salir adelante, nos conformamos con permanecer ahí a donde hemos podido llegar. Recuerdo el testimonio de mi Madre. Hace muchos años, más de treinta, mi familia enfrentó un momento muy difícil. Todo aquello en lo que creíamos pareció venirse abajo. Todo lo que hacíamos, especialmente en el ministerio a Dios y a la Iglesia, pareció perder todo valor. Hacíamos lo que había que hacer en automático. Una noche, en una reunión de oración, Mamá contó su testimonio: subía unas escaleras muy altas, llegó a un momento en que ya no podía alcanzar el siguiente escaló. Entonces oyó una voz, ¿sería la de Dios?, que le decía “si no puedes seguir subiendo, permanece en donde estás”.

Sí, hay momentos en los que la voz de Dios no nos trae esperanza, nos conmina a permanecer en medio de la situación que nos está desgastando. No nos ofrece salida, sino que nos atrapa en tal condición.

Jeremías permaneció donde y por el tiempo que Dios dispuso. No hizo nada por acortar los días de su desierto. Y, entonces, comprendió un par de cosas. Empiezo por la segunda: “El hombre debe quedarse solo y callado cuando el Señor se lo impone; debe, humillado, besar el suelo, pues tal vez aún haya esperanza; debe ofrecer la mejilla a quien le hiera, y recibir el máximo de ofensas”, asegura el profeta. Quedarse solo y callado, besar el suelo. Raras maneras para encontrar la esperanza. ¿De veras el silencio y la humillación engendran esperanza?

Pablo nos ayuda a comprender el cómo de este proceso divino. Cuando Dios lo hizo permanecer en tragedia, también le dijo: “Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.” 1 Co 12.9. Y, Pablo descubrió que cuando nos quedamos solos, que cuando no tenemos más ya nada, Dios se vuelve la realidad más absoluta y esencial para el creyente. El Salmista también sabía de esto. Confundido y desalentado por el éxito de los malos y su propia condición de derrota, fue a la presencia de Dios… y ahí entendió. Supo lo que había de saber de los malos, pero, sobre todo, supo lo que tenía que saber de sí mismo. Lo que supo de sí mismo le llevó a declarar: “Sin embargo, siempre he estado contigo. Me has tomado de la mano derecha, me has dirigido con tus consejos y al final me recibirás con honores. ¿A quién tengo en el cielo? ¡Solo a ti! Estando contigo nada quiero en la tierra. Todo mi ser se consume, pero Dios es mi herencia eterna y el que sostiene mi corazón”. Salmos 73.23ss

La fe se perfecciona cuando descubrimos que nada de lo nuestro, ni de nosotros mismos, permanece para siempre. Que nuestra necesidad última solo se satisface en Dios. Que tiene razón el Salmista cuando exclama: ¿A quién tengo en el cielo? ¡Solo a ti! Todo mi ser se consume, pero Dios es mi herencia eterna y el que sostiene mi corazón.

En medio del silencio, besando el suelo, el creyente descubre, además, que el amor del Señor no tiene fin. Que sus misericordias se hacen nuevas cada mañana. Que la vida no se agota, no termina, ahí en la circunstancia que padecemos. Que la vida es más que nuestros temores, que nuestras luchas, que nuestro dolor. La vida es él en nosotros. Y, él en nosotros, es siempre una realidad de vida nueva.

Cuando todo se nos ha quitado, nos queda la esperanza. Y cuando aún la esperanza se nos arrebata, Dios permanece siendo nuestra realidad. Porque no es nuestra esperanza la que engendra a Dios, es él quien nos sustenta cuando tenemos esperanza y cuando nuestro estado de ánimo ya no nos permite creer que será posible lo que deseamos.

A ti que me escuchas, que enfrentas el silencio de Dios. A ti que has llegado hasta el límite de tus fuerzas. A ti que vas por la vida, sintiendo que todo lo que tienes es muerte. A ti, que no tienes más compañía que las voces de extraños al través de la radio. A ti, tengo algo que decirte:

El destino final de los hijos de Dios no es, y nunca lo será, el fracaso. El destino final de quienes hemos puesto, encargado, nuestra esperanza en él, es su amor eterno. Estamos destinados al amor de Dios. Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Siendo las cosas así, podemos permanecer en el suelo, podemos permanecer en silencio, podemos permanecer recibiendo el máximo de ofensas… porque el amor del Señor no tiene fin, y el Señor no ha de abandonarnos para siempre.

Mi oración es, hoy y cada vez que pienso en ustedes, que Dios les ame de tal manera que no puedan permanecer ajenos al poder y a la ternura de su inmensurable amor.