Archive for the ‘Agentes de Cambio’ category

Apreciada mujer ¿por qué lloras?

4 abril, 2021

Oradora invitada: Ana Delia Macías Matamoros

Juan 20.11-18 NTV

La muerte de Jesús representó una gran pérdida para todos los que lo amaban, desde su madre, los discípulos, las mujeres y todos aquellos que lo siguieron y sirvieron durante todo su ministerio terrenal. Pero nadie podía imaginar siquiera, el tipo de dolor que Jesús estaba padeciendo en todos los sentidos en ese viacrucis, y sobre todo, sabiéndose inocente y tener que pasar por una situación tan degradante como la de morir en lo que era la muerte de cruz, que era reservada para los criminales más peligrosos.

(más…)

Veían lo que querían ver

28 marzo, 2021

Lucas 19.28-44

Recordar el momento de la entrada de Jesús a Jerusalén, siempre es motivo de regocijo inicial para mí. Sin embargo, mientras avanzo en la lectura de los relatos siguientes entro en cierta crisis. ¿Cómo es que quienes gritaban ¡Dios nos ha mandado un Rey!, ¡Viva el Rey! Lucas 19.39, hayan sido los mismos que pocos días después gritaban ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!¡Nuestro único rey es el César!Juan 19.6; 15





En nuestro relato, Lucas establece un contraste entre el ánimo desbordado de las multitudes y la actitud de Jesús: Al perfilarse Jerusalén en la distancia, lloró, dice el escritor sagrado. La razón del llanto de Jesús no era él mismo, como algunos podría suponer. Lloraba por Jerusalén, es decir, por aquellos, entre otros, que lo habían recibido extremadamente alegres.

(más…)

Oraciones estorbadas

21 marzo, 2021

1 Pedro 3.71 Timoteo 2.8

La Biblia descubre una clara interacción entre la espiritualidad y las relaciones familiares. Desde la perspectiva bíblica ambas son mutuamente condicionantes. Resulta interesante y muy importante el hecho de que la comunión con Dios resulta afectada por el cómo de las relaciones familiares y viceversa. La santidad en el ámbito familiar afecta el todo de nuestra comunión con Dios. Pero, no sólo eso, sino que nuestra santidad personal afecta la comunión de los nuestros con Dios y termina por afectar nuestra propia influencia y capacidad al enfrentar los problemas familiares.

(más…)