Las armas que usamos

Publicado 15 abril, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Decisiones Espirituales, Discernimiento de Espíritus, Guerra Espiritual

Tags: , , ,

2 Corintios 10.1-5 TLA

Nuestro pasaje resulta atípico, no es un tratado teológico sino meramente un relato testimonial. Se refiere a la experiencia cotidiana de Pablo y de las dificultades propias de su relación con algunos de sus hermanos en la fe. Sin embargo, es un pasaje muy valioso porque es un ejemplo de cómo es que las relaciones humanas son el campo de batalla por excelencia en la guerra espiritual que los cristianos vivimos en el día a día.

Cuando hablamos de la existencia del mundo espiritual y de la influencia que el mismo tiene en las personas, generalmente consideramos que tales cosas son extraordinarias. De inmediato pensamos en personas poseídas, en apariciones, etc. Pero, nuestro pasaje devela que la influencia de lo espiritual es una cuestión real y presente en nuestro día a día y que tiene que ver, sobre todo, con nuestro espíritu, con nuestra mente, con nuestra manera de pensar.

Read the rest of this post »

Ellos imponen su autoridad y su poder en el mundo actual

Publicado 8 abril, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Malos Espíritus, Mundo Espiritual, Posesión Satánica

Tags: , ,

Efesios 2.2

Ocuparnos de asuntos como lo que algunos llaman la dimensión espiritual o de cuestiones como la influencia de los espíritus en la vida de las personas, o, más aún, el quehacer diabólico en lo cotidiano, etc., puede parecer una absurda pérdida de tiempo y el colmo de la ignorancia. Desde nuestra perspectiva cristiana enfrentamos una contradicción cultural-bíblica, ante tales cuestiones. Como propone Esther Miguel Pericás (2009): Con demasiada frecuencia el cristianismo occidental se enfrenta a estos fenómenos culturales como si fueran manifestaciones idolátricas o aberrantes de la ignorancia humana, sin detenerse por un momento a pensar que el propio Jesús vivió plenamente, inmerso en ellos.

Read the rest of this post »

Un mensaje que parece absurdo

Publicado 1 abril, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Domingo de Resurrección, Resurrección de Jesús, Locura de la Predicación, Si Cristo no Resucitó,, Semana Santa

Tags: , ,

1 Corintios 15.12-14

pedro y juan tumbaEl de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo es uno de los fundamentos de la locura de nuestra predicación. 1 Corintios 1.21 La traducción La Palabra reconoce que: Dios ha decidido salvar a los creyentes a través de un mensaje que parece absurdo. Y hemos de estar de acuerdo con el Apóstol y con cuántos hoy en día rechazan o encuentran difícil aceptar el hecho de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Read the rest of this post »

¿Padre, líbrame de esta angustia?

Publicado 25 marzo, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Semana Santa, Sufrimiento

Tags: , ,

Juan 12.20-27 DHH

Para muchos cristianos, la Semana Santa es la semana más importante del año. No en balde, al través de los siglos muchos se refieren a ella como la Semana Mayor. Muchas son las formas en las que la gente procura aprovechar el impacto de esta. Por ejemplo, no es de extrañar que en la víspera de Semana Santa diversas editoriales saquen al mercado revistas y libros con temas religiosos. Algunas veces esta celebración se ha aprovechado hasta para la realización de actos terroristas en aquellos lugares considerados sagrados por cristianos. En fin, la Semana Santa es una sola y, sin embargo, significa muchas cosas, desde la oportunidad para el recogimiento más íntimo, hasta el disfrute de las más gratificantes vacaciones.

En lo personal, Semana Santa me permite ir al encuentro de Jesucristo el hombre. Sí, sé que Jesucristo es Dios verdadero y verdadero hombre. Que en él habita la plenitud de la divinidad y que es uno solo con el Padre y el Espíritu Santo. Pero, también sé que es plenamente hombre, el hijo de María. Sé, por lo tanto, que Jesús hace evidente que los seres humanos podemos ser fieles… hasta el extremo de la cruz. Es decir, que podemos, por la gracia de Dios en nosotros, servir al Señor de tal manera que él sea glorificado en y por nosotros. Que, al igual que Jesucristo, podemos negarnos a nosotros mismos para que Dios actúe y hable en y al través nuestro.

En Jesús descubro, una y otra vez, en no pocas ocasiones para mi propia vergüenza, que la razón de nuestra vida no somos nosotros mismos, sino el que glorifiquemos a Dios en todo. Así, Jesús me enseña que la oración es mucho más que una larga cadena de peticiones, súplicas y hasta exigencias. Es, primero, el diálogo confiado, amoroso, entre Dios nuestro Padre y nosotros, así como la oportunidad para acercarnos a él ofreciendo, antes que pidiendo. Es Jesús quien nos enseña que, si acaso hemos de iniciar nuestra conversación con el Padre pidiendo algo, es, precisamente, que su voluntad, su propósito, se cumpla en nosotros: así en la tierra, como en el cielo.

Al releer los pasajes de la Pasión de Cristo, me encuentro, con novedosa expectación, con las palabras que el Señor dijera en Jerusalén cuando, de acuerdo con el Evangelista Juan, le buscaron ‹‹unos griegos››, es decir, unos que no eran judíos. Jesús aprovechó el alboroto que provocaran aquellos extranjeros para anunciar su muerte, muerte de cruz. Y, entonces, dijo: ‹‹ ¡Siento en este momento una angustia terrible! ¿Y qué voy a decir? ¿Diré: ‘¿Padre, líbrame de esta angustia’? ¡Pero precisamente para esto he venido! Padre, glorifica tu nombre››. (Juan 12.20-27)

De pronto, al releer tales palabras, saltan ante mí algunas consideraciones. La primera, Jesús, al fin un ser humano, se angustia ante el sufrimiento inminente. Sabiendo que va a sufrir, sufre… terriblemente. No lo oculta, ni siquiera se lo declara sólo a unos cuantos. Lo dice públicamente, permitiendo que todos lo oigan. Pero, también, permite que todos oigan la reflexión íntima que se hace, se pregunta: ‹‹ ¿Y qué voy a decir? ›› ‹‹Diré: ¿Padre, líbrame de esta angustia? ›› Otra versión traduce estas palabras así: ‹‹ ¿He de orar acaso: ´Padre, ¿sálvame de lo que me espera´? ›› Es decir, Jesús no solo no niega su propia angustia, sino que acepta que ha considerado la posibilidad de no aceptar, de negarse pues, a hacer aquello que le tanto le preocupa y para lo cual ha sido enviado.

Hasta aquí, no parecería haber nada extraordinario en Jesús el hombre. Nos podemos identificar bien con él. También nosotros, cuando sabemos que el sufrimiento es la siguiente etapa de nuestra vida, consideramos la posibilidad de pedir a Dios que nos libre de tal circunstancia. Pero, Jesús el hombre, muestra su congruencia. Él mismo se contesta: ‹‹ ¡No, no puedo pedir tal cosa, porque para esto vine! ›› Por sobre su propio derecho, y aún por sobre la disposición amorosa del Padre, Jesús asume que su tarea es entregarse a sí mismo a la voluntad del Padre y permitir así que Dios sea glorificado. Porque para esto vine. Podríamos parafrasear tal expresión diciendo: porque esta es mi tarea. Mejor aún, porque esta es la razón de mi existencia.

Sólo quien sabe quién es, sabe cuál es el propósito de su vida. Sólo quien está en comunión con Dios el Padre, sabe bien a bien quién es. El Espíritu Santo, asegura el Apóstol Pablo, ‹‹se une a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios››. (Romanos 8.15,16) El Jesús de la Semana Santa, el de la Semana de la Pasión, nos revela la importancia y el poder resultante de la relación personal, profunda y siempre actual con nuestro Padre. En efecto, Jesús sabe que nada de lo que le afecta y le sucede, se da fuera del propósito del Padre. Sabe, además, que en el Padre está seguro. Que estando en el Padre nadie le quita nada, ni siquiera la vida. Sabía que el mismo que lo llamaba al Calvario, habría de encontrarlo vivo, el día de la resurrección.

Muchos de nosotros vamos por la vida haciendo nuestra tarea principal el evitar el sufrimiento. Simple y sencillamente no queremos sufrir. Y, bien cierto es que experimentamos mucho sufrimiento gratuito, que no nos es propio. Más bien, es consecuencia del error, del nuestro y del de quienes están a nuestro alrededor. Tal clase de sufrimiento debe ser evitado por nosotros, debemos negarnos al mismo. Pero, Jesús sabía que servir a Dios también provoca sufrimiento y que este no debe ser evitado. Sabía que por el sufrimiento aprendemos lo que no es posible aprender de otra manera. Dice Hebreos que Jesús: ‹‹Sufriendo aprendió lo que es la obediencia››. Y, ‹‹así, al perfeccionarse de esa manera, llegó a ser fuente de salvación eterna para todos los que lo obedecen…›› (Hebreos 5.8,9)

¿Cómo saber si el sufrimiento que padecemos es la fuente, el origen, de algo? ¿Cómo saber si debemos ir al encuentro del sufrimiento o evitarlo? Fue la comunión de Jesús con su Padre, lo que le permitió decir a sus discípulos: ‹‹Vengan, vámonos ya››, camino a la Jerusalén del Calvario, pero también la Jerusalén de la tumba vacía.

Gracias al sacrificio de Jesús, mismo que recordamos esta Semana Santa, es que podemos acercarnos confiados al trono de nuestro Dios amoroso. (Hebreos 4.15) En su presencia hay convicción de espíritu. Su Espíritu nos guía a toda verdad y a toda justicia. Nos permite discernir lo que viene de él y lo que no. Sobre todo, nos permite vivir de tal manera que su propósito se cumpla en nosotros.

A veces pensamos que para agradar a Dios tendríamos que ser semidioses o, cuando menos, superhéroes. Jesús nos mostró que tal pensamiento está equivocado. Que, por el contrario, él, que es Dios, se humanó, se hizo como nosotros. Y siendo como nosotros pudo honrar al Padre de toda misericordia, haciendo lo que él le pidió y yendo hasta donde él le llamó.

Semana Santa nos recuerda que, gracias a Jesús, los que lo seguimos podemos hacer lo mismo, honrar al Padre yendo al encuentro del sufrimiento y venciéndolo por el amor y el poder que habita en nosotros. Que podemos vivir siendo vencedores en medio del sufrimiento porque, como nuestro Señor y Salvador, en tratándose de que en nosotros se cumpla la voluntad de Dios es que podemos decir que para esto hemos venido.

Enséñanos a entender la brevedad de la vida

Publicado 18 marzo, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Etapas de la Vida, Muerte, Vida

Tags: , ,

Salmo 90.12

Eva EstradaSi podemos contar los días es porque estos son pocos y limitados, se acaban. Por ello es por lo que los días, y sobre todo los días de los que amamos, nunca sobran, siempre son pocos. Mi padre murió antes de que mis ojos se llenaran de él, dijo un hombre joven. Eva Estrada bien pudo, debió, vivir muchos días más. Aunque, pensándolo bien, me temo que todos los que viviera no habrían sido, ni siquiera parecido, suficientes. Pero, ella que se distinguió por su generosidad nos deja algo más, la oportunidad de reflexionar en voz alta sobre lo que implica el que los días sean pocos y tengan límite.

Read the rest of this post »

Vayamos a la casa del Señor

Publicado 11 marzo, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Comunión con Dios, Cuerpo de Cristo, Cultos, Presencia de Dios

Tags: , , ,

Salmo 122 NTV

Hemos dicho que el culto cristiano resulta la celebración por excelencia de la religión cristiana. Además, hemos propuesto que la calidad de la relación del creyente con Dios sí está determinada por la calidad del culto celebrado por la comunidad de creyentes. Ahora debemos decir que, sin negar o disminuir la relevancia de lo hasta aquí dicho, la celebración a la que llamamos culto cristiano no tiene sustento bíblico respecto de su forma y organización. Por ello, resulta imprescindible que comprendamos las motivaciones y los propósitos que están presentes en los actos de adoración actual al Dios de Jesucristo.

Read the rest of this post »

Yo estoy allí entre ellos

Publicado 4 marzo, 2018 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio, Congregación, Cultos, Miembros de la Iglesia

Tags: , ,

 

Mateo 18.19, 20

El culto resulta la celebración por excelencia de la religión cristiana. Si religión es re ligar, luego entonces, el culto cristiano es el espacio -en tiempo y lugar-, en el que Dios y los creyentes se encuentran para celebrar de manera especial la comunión que los une, el culto afirma y fortalece la liga (unión), entre Dios y los creyentes, y entre estos mismos.

Aunque la relación entre Dios y los creyentes, y la que se da entre estos, no se agota en el culto dado que también tiene que ver con el día a día, sí está determinada por la calidad del culto celebrado por la comunidad de creyentes. Esta calidad depende tanto de la frecuencia, como de la interacción lograda en las celebraciones cultuales. Es decir, depende del qué tan real, evidente y determinante resulta la relación entre Dios y los creyentes y entre estos mismos. Una relación más real y profunda fortalece la comunión y facilita el cumplimiento del propósito de esta.

Read the rest of this post »