Archive for the ‘Desesperanza’ category

¿Por qué te turbas dentro de mí?

23 septiembre, 2018

Salmo 42

En la meditación introductoria al presente ciclo propusimos, considerando el poema La Ciudad: Algo que conviene que asumamos es que la ciudad irá siempre en nosotros. Es decir, que hay cosas en nosotros que son parte de lo que somos y que tendremos que aprender a vivir con ello, donde estemos. Y que, en tratándose de nuestros excesos u omisiones, estos o sus consecuencias irán con nosotros a donde quiera que vayamos. Con ello quisimos establecer que hay eventos y circunstancias en la vida que tienen el poder para afectar nuestro presente a menos que los asumamos y dimensionemos adecuadamente.

(más…)

Sí, hay que salir de la cueva

16 septiembre, 2018

Santiago 5:17,18; 1 Reyes 19

Como sabemos, Elías es uno de los personajes más conocidos y destacados en la Biblia. Ocupa un lugar en el pasado de Israel, en el presente y también lo ocupa al final de los tiempos. Ciertamente era un hombre excepcional: hizo milagros, resucitó muertos, provocó sequías y lluvias, etc. Pero, la Biblia también señala que: Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras.

Contra lo que pareciera ser lo lógico, la fe y las pasiones humanas no se excluyen. Se puede ser un hombre de fe y, al mismo tiempo, padecer afectos y sentimientos muy humanos.  ¿Cómo es posible ello? ¿Cómo se puede ejercer el poder de la fe, al mismo tiempo que se lucha contra los afectos y pasiones que atormentan?

(más…)

Pasó ahí la noche

2 septiembre, 2018

1 Reyes 19.1-18

La vida tiene sus noches y las noches de la vida siempre resultan complejas y plantean la necesidad de superarlas. Quien se siente atrapado en alguna de las noches de la vida anhela ansiosamente la llegada del amanecer. Asume que la oscuridad de su noche no es espacio en el que conviene permanecer y permanece inquieto hasta que la luz se hace presente y la noche da paso a un nuevo día.

(más…)

Simeón y Ana, o la Navidad de los viejos

17 diciembre, 2017

Lucas 2.25-38

Cuando se acercan los días de Navidad, acostumbro repasar los pasajes bíblicos que nos relatan el nacimiento del niño Jesús, del Dios encarnado. He de agradecer a Dios el que tal práctica me haya permitido entender que las celebraciones navideñas no tienen que ver con días o fechas especiales, sino con los protagonistas del hecho extraordinario del nacimiento de Jesús. Desde luego, Navidad representa una excelente oportunidad para celebrar el amor de Dios. Dios nos ama, es el centro del mensaje navideño. Y nos ama al extremo de hacerse hombre en Jesús, para así comprender plenamente lo que representa ser hombre, ser mujer.

(más…)

Solos y calmados

12 noviembre, 2017

Lamentaciones 3.28-33

Personal, familiar y socialmente estamos enfrentando circunstancias que nos conmueven. Cosas que sacuden nuestro ánimo de manera violenta y brusca. Es tal el impacto de tales experiencias que nos vemos animados a pensar que nunca había habido tanto sufrimiento en el mundo. Pero, dado que son muchas las evidencias de que esto no es así quizá el impacto de lo que vivimos responda más a nuestra cosmovisión que a los hechos que enfrentamos.

Una de las características de las generaciones posteriores a las grandes guerras mundiales es la convicción de que la razón de la vida es la felicidad. Nacemos para ser felices, se nos asegura. Si tal las cosas, luego los conflictos y las tragedias que se enfrentan no tienen razón de ser. Son totalmente ajenas al ser humano y, por lo tanto, deben ser considerados, cuando menos, injustos e impropios.

(más…)

Esperar sin Esperanza

18 abril, 2011

Hace algunos años, un buen amigo escribió un poema que en su parte medular decía: “Difícil es esperar, pero más difícil es esperar sin esperanza”. La esperanza es, según el diccionario: “[El] estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos”. Así, que de acuerdo con Raúl, resulta muy difícil esperar cuando hemos dejado de creer que es posible aquello que deseamos.

Al recordar y pensar en las llamadas que muchos de ustedes nos hacen me parece descubrir la lucha de no pocos que siguen esperando sin esperanza. Pienso, por ejemplo, en las personas ancianas, en las madres de hijos e hijas rebeldes, en los esposos y las mujeres separados y/o separándose de su pareja, en las personas que día a día luchan con problemas económicos. Leo sus peticiones de oración y, me doy cuenta que muchos siguen esperando, aunque al final de cada día sus vacíos se han hecho más profundos y sus manos, al llegar la noche, se encuentran más vacías. Muchos de ustedes, y de nosotros, sabemos, sí, lo que es esperar sin esperanza.

¿Y Dios? Nuestras vidas están llenas de testimonios, recuerdos, de situaciones en las que clamamos pidiendo su ayuda y él oyó nuestro clamor, se puso de nuestra parte y nos trajo la respuesta ansiada. Cada uno de nosotros tiene sus muchos ebenezeres. Sí, el recuento de nuestras vidas pasa por un constante: hasta aquí nos ha ayudado Dios. Podemos recordar situaciones en las que no solo obtuvimos la respuesta deseada, o debida, sino que nuestra esperanza pareció tener razón de ser y fue fortalecida y aumentada.

Pero resulta que Dios también permanece callado. El silencio de Dios es una realidad que conocen, sobre todo, quienes más abundan en su relación con él. A veces, Dios no solo parece desentenderse de nuestro clamor, realmente se desentiende. “Aunque grité pidiendo ayuda, no hizo caso de mis ruegos”, reclama Jeremías, el profeta llorón. Más aún, no solo permanece callado, pareciera empeñado en aumentar nuestras penas y alimentar nuestra desesperanza. Como el profeta, también nosotros sabemos lo que significa:

Me encerró en un cerco sin salida;

me oprimió con pesadas cadenas; aunque grité pidiendo ayuda,

no hizo caso de mis ruegos; me cerró el paso con muros de piedra,

¡cambió el curso de mis senderos!

          Él ha sido para mí como un león escondido, como un oso a punto de atacarme.

          Me ha desviado del camino, me ha desgarrado, ¡me ha dejado lleno de terror!

          ¡Tensó el arco y me puso como blanco de sus flechas!

Me estrelló los dientes contra el suelo; me hizo morder el polvo.

          De mí se ha alejado la paz y he olvidado ya lo que es la dicha.

          Hasta he llegado a pensar que ha muerto mi firme esperanza en el Señor. Lam 3.7ss

Se trata de momentos en los que más que poder salir adelante, nos conformamos con permanecer ahí a donde hemos podido llegar. Recuerdo el testimonio de mi Madre. Hace muchos años, más de treinta, mi familia enfrentó un momento muy difícil. Todo aquello en lo que creíamos pareció venirse abajo. Todo lo que hacíamos, especialmente en el ministerio a Dios y a la Iglesia, pareció perder todo valor. Hacíamos lo que había que hacer en automático. Una noche, en una reunión de oración, Mamá contó su testimonio: subía unas escaleras muy altas, llegó a un momento en que ya no podía alcanzar el siguiente escaló. Entonces oyó una voz, ¿sería la de Dios?, que le decía “si no puedes seguir subiendo, permanece en donde estás”.

Sí, hay momentos en los que la voz de Dios no nos trae esperanza, nos conmina a permanecer en medio de la situación que nos está desgastando. No nos ofrece salida, sino que nos atrapa en tal condición.

Jeremías permaneció donde y por el tiempo que Dios dispuso. No hizo nada por acortar los días de su desierto. Y, entonces, comprendió un par de cosas. Empiezo por la segunda: “El hombre debe quedarse solo y callado cuando el Señor se lo impone; debe, humillado, besar el suelo, pues tal vez aún haya esperanza; debe ofrecer la mejilla a quien le hiera, y recibir el máximo de ofensas”, asegura el profeta. Quedarse solo y callado, besar el suelo. Raras maneras para encontrar la esperanza. ¿De veras el silencio y la humillación engendran esperanza?

Pablo nos ayuda a comprender el cómo de este proceso divino. Cuando Dios lo hizo permanecer en tragedia, también le dijo: “Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.” 1 Co 12.9. Y, Pablo descubrió que cuando nos quedamos solos, que cuando no tenemos más ya nada, Dios se vuelve la realidad más absoluta y esencial para el creyente. El Salmista también sabía de esto. Confundido y desalentado por el éxito de los malos y su propia condición de derrota, fue a la presencia de Dios… y ahí entendió. Supo lo que había de saber de los malos, pero, sobre todo, supo lo que tenía que saber de sí mismo. Lo que supo de sí mismo le llevó a declarar: “Sin embargo, siempre he estado contigo. Me has tomado de la mano derecha, me has dirigido con tus consejos y al final me recibirás con honores. ¿A quién tengo en el cielo? ¡Solo a ti! Estando contigo nada quiero en la tierra. Todo mi ser se consume, pero Dios es mi herencia eterna y el que sostiene mi corazón”. Salmos 73.23ss

La fe se perfecciona cuando descubrimos que nada de lo nuestro, ni de nosotros mismos, permanece para siempre. Que nuestra necesidad última solo se satisface en Dios. Que tiene razón el Salmista cuando exclama: ¿A quién tengo en el cielo? ¡Solo a ti! Todo mi ser se consume, pero Dios es mi herencia eterna y el que sostiene mi corazón.

En medio del silencio, besando el suelo, el creyente descubre, además, que el amor del Señor no tiene fin. Que sus misericordias se hacen nuevas cada mañana. Que la vida no se agota, no termina, ahí en la circunstancia que padecemos. Que la vida es más que nuestros temores, que nuestras luchas, que nuestro dolor. La vida es él en nosotros. Y, él en nosotros, es siempre una realidad de vida nueva.

Cuando todo se nos ha quitado, nos queda la esperanza. Y cuando aún la esperanza se nos arrebata, Dios permanece siendo nuestra realidad. Porque no es nuestra esperanza la que engendra a Dios, es él quien nos sustenta cuando tenemos esperanza y cuando nuestro estado de ánimo ya no nos permite creer que será posible lo que deseamos.

A ti que me escuchas, que enfrentas el silencio de Dios. A ti que has llegado hasta el límite de tus fuerzas. A ti que vas por la vida, sintiendo que todo lo que tienes es muerte. A ti, que no tienes más compañía que las voces de extraños al través de la radio. A ti, tengo algo que decirte:

El destino final de los hijos de Dios no es, y nunca lo será, el fracaso. El destino final de quienes hemos puesto, encargado, nuestra esperanza en él, es su amor eterno. Estamos destinados al amor de Dios. Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Siendo las cosas así, podemos permanecer en el suelo, podemos permanecer en silencio, podemos permanecer recibiendo el máximo de ofensas… porque el amor del Señor no tiene fin, y el Señor no ha de abandonarnos para siempre.

Mi oración es, hoy y cada vez que pienso en ustedes, que Dios les ame de tal manera que no puedan permanecer ajenos al poder y a la ternura de su inmensurable amor.