Posted tagged ‘Comunión con Dios’

Soledad acompañada

1 noviembre, 2020

Salmo 139.7-12 NVI

Uno de los efectos colaterales de la pandemia que enfrentamos es el del que tenemos que vivir una realidad de confinamiento-hacinamiento. No sólo estamos obligados a permanecer encerrados la mayor parte del día y de los días, sino que, en la mayoría de los casos, dado lo estrecho de nuestras casas, estamos hasta amontonados. Todos revueltos, a veces hasta con las mascotas de la familia. Sin poder disfrutar de espacios mínimos para nuestra intimidad y de tiempos propicios para nuestro confort y relax. Aún en mi casa, que no es tan pequeña, escucho reclamos -especialmente en la cocina- porque se está invadiendo mi espacio. Sin embargo, lo verdaderamente paradójico no es el que tengamos que vivir en tales condiciones, sino que estando tan cerca los unos de los otros, cada vez son más quienes, estando en casa y con su familia, se sientan solos.

(más…)

¡Vivan con alegría su vida cristiana!

27 agosto, 2017

Filipenses 4.4-7

¿Será posible vivir la vida cristiana con alegría? Parece difícil. Por un lado están las tradiciones, las culpas, las acusaciones que emanan de no pocos púlpitos y parecen diseñadas para despojar a la vida del gozo de sus momentos torales. Por el otro, las dificultades crecientes que todos, creyentes y no creyentes, enfrentamos. Con la diferencia de que, a los primeros se nos ha prometido que en Cristo podremos gozar, siempre, de su paz y su gozo.

(más…)

Para que regresen a Dios

11 octubre, 2014

Marcos 2

Lo primero que salta a la vista al leer este capítulo es la capacidad de Marcos para llevarnos de una locación a otra, para hacernos saber que Jesús realizó su ministerio en distintos lugares, circunstancias y con diferentes grupos y tipos de personas. Sin embargo, aunque se trata de diferentes historias, podemos encontrar una constante en el relato de Marcos: la llegada de Jesús significa, necesariamente, la irrupción de un orden nuevo y diferente en la vida de aquellos con los que se relaciona.

En el Antiguo Testamento nos encontramos con el quehacer de un Dios totalitario, quien actúa por sí mismo y pocas veces recurre a la participación de los hombres en las obras que realiza. Sin embargo, en nuestro pasaje encontramos que la salvación-sanidad del paralítico requirió de la iniciativa y del compromiso de los amigos de este. Estos cuatro hombres se pusieron en sintonía con Jesús porque estuvieron dispuestos a ser sensibles ante la necesidad de su amigo y, movidos por su amor, estuvieron dispuestos a actuar de una manera poco ortodoxa. Es decir, animados por el testimonio de Jesús también ellos decidieron hacer suya la condición del paralítico y buscar una alternativa poco convencional para llevarlo hasta los pies del Señor.

(más…)