Posted tagged ‘Comunión con Dios’

Piedad. Deseo de Dios

23 mayo, 2021

2 Pedro 1.3-11

Al repasar con atención nuestro pasaje resulta interesante que la invitación petrina a que agreguemos a nuestra fe la piedad, aparezca en quinto lugar y no al principio. Porque piedad no es otra cosa que la devoción a las cosas santas, es decir, deseo de Dios. Bien podríamos preguntarnos, entonces, el porqué el deseo de Dios no lo enlista Pedro al inicio de su recomendación. La respuesta puede resultar muy sencilla: no se puede desear a Dios bíblicamente si no se ha agregado a la fe conocimiento, al conocimiento dominio propio y al dominio propio la paciencia.

Deseo de Dios. Tres palabras que bien pueden describir el sentido de la piedad, de la devoción a las cosas santas.

(más…)

Soledad acompañada

1 noviembre, 2020

Salmo 139.7-12 NVI

Uno de los efectos colaterales de la pandemia que enfrentamos es el del que tenemos que vivir una realidad de confinamiento-hacinamiento. No sólo estamos obligados a permanecer encerrados la mayor parte del día y de los días, sino que, en la mayoría de los casos, dado lo estrecho de nuestras casas, estamos hasta amontonados. Todos revueltos, a veces hasta con las mascotas de la familia. Sin poder disfrutar de espacios mínimos para nuestra intimidad y de tiempos propicios para nuestro confort y relax. Aún en mi casa, que no es tan pequeña, escucho reclamos -especialmente en la cocina- porque se está invadiendo mi espacio. Sin embargo, lo verdaderamente paradójico no es el que tengamos que vivir en tales condiciones, sino que estando tan cerca los unos de los otros, cada vez son más quienes, estando en casa y con su familia, se sientan solos.

(más…)

¡Vivan con alegría su vida cristiana!

27 agosto, 2017

Filipenses 4.4-7

¿Será posible vivir la vida cristiana con alegría? Parece difícil. Por un lado están las tradiciones, las culpas, las acusaciones que emanan de no pocos púlpitos y parecen diseñadas para despojar a la vida del gozo de sus momentos torales. Por el otro, las dificultades crecientes que todos, creyentes y no creyentes, enfrentamos. Con la diferencia de que, a los primeros se nos ha prometido que en Cristo podremos gozar, siempre, de su paz y su gozo.

(más…)