Archive for the ‘Crecimiento Integral’ category

Capacitados por la gracia

29 mayo, 2016

2 Corintios 3.5 BLP

Pocos saben que Buzz Aldrin, quien, junto con Neil Armstrong, fue uno de los dos primeros hombres en caminar en la Luna, celebró la Comunión a bordo del nódulo lunar. Comió el pan y bebió el vino que su congregación habían preparado para tan especial ocasión. Como Aldrin, son muchos los creyentes que ha destacado en los terrenos tan, aparentemente, alejados de la fe: las ciencias exactas, las ciencias médicas, las transformaciones sociales, la música, la pintura, la literatura, la poesía, etc.

En nuestra cotidianidad somos también testigos de los logros que muchos creyentes y los suyos obtienen a pesar de sus orígenes pobres y carentes de todo. Mi Padre, hijo de un hombre analfabeto, por ejemplo, obtuvo su doctorado en sociología de la religión en la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, a la edad de 65 años, con Mención Honorífica. Muchos estudiantes, hijos de creyentes, destacan entre sus compañeros, por su liderazgo, la firmeza de su carácter y sus logros académicos. Son muchos los creyentes que destacan en el ejercicio de sus profesiones; así como son muchos, también, los que destacan en los diversos ámbitos de la cultura, el arte, la economía, los sindicatos, las cooperativas y en muchas de las cuestiones sociales.

(más…)

¿Somos más Cristo?

24 enero, 2016

Efesios 4.11-16

Quizá una de las palabras que definen el ministerio de Pablo sea, optimismo. En tratándose de un pastor, no es poca cosa. Contra los desengaños, la persecución, el cansancio y sus circunstancias personales, Pablo siempre mira hacia el futuro y anima a los suyos a no desmayar en el propósito de crecer en Cristo. Creo que la frase que define la actitud paulina es la que encontramos en Filipenses 3.13,14 y que RVR traduce: olvidando lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante. Actitud que se comprende mejor gracias a NTV: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús. Pablo entiende que la vida no está atrás, sino en el presente continuo que se convierte en futuro.

En nuestro pasaje, el Apóstol se encarga de recordarnos que Dios, quien nos ha llamado a vivir una vida digna de nuestra vocación (Efesios 4.1), se encarga de capacitarnos y proveer los recursos que necesitamos para crecer en todo. Aquí debemos decir que una de las grandes taras, o limitaciones, de la experiencia cristiana contemporánea tiene que ver con el reduccionismo de la misma. Hemos aprendido que la espiritualidad tiene que ver con la excepción, con lo que no es lo cotidiano. De tal forma que cuando se habla de crecer, de inmediato pensamos en las cuestiones litúrgicas y devocionales que parecen ser el todo de la vida cristiana. Así, asumimos que somos mejores cristianos en la medida que dedicamos más tiempo a la oración, la lectura de la Palabra y la asistencia y participación de las actividades litúrgicas de la iglesia.

(más…)

Capacitados para servir y dar instrucción

29 marzo, 2015

Efesios 4.12 TLDA

Las tinieblas no avanzan, la luz es la que retrocede.

Es un hecho que la iglesia cristiana es más conocida, se hace presente en más lugares, es tomada más en cuenta por gobiernos, empresas y la sociedad, pero, al mismo tiempo, es más y más irrelevante. Cada vez resulta menos importante e influye menos en la realidad social de la que participa. Ejemplo reciente es el silencio que la iglesia cristiana-evangélica ha guardado en la crisis que nuestro país vive en los años recientes. Ante el avance de la corrupción, generadora de la violencia; ante la injusticia que se traduce en la muerte de inocentes y el empobrecimiento de los mexicanos, la iglesia ha silenciado, de manera cobarde, su voz profética.

Jesús dijo que sus discípulos somos luz y sal. Es decir, que podemos y debemos ser guía y preservadores en un contexto de desequilibrio y confusión. Sin embargo, la iglesia en general ha sido permeada por los antivalores que imperan en nuestra sociedad y forma parte del problema antes que de la solución.

Pero, otra vez, estamos hablando acerca de los vicios ocultos. No del hecho de que al aislarse dentro de las paredes del templo la iglesia se vuelve intrascendente, cuestión que es pública y conocida por muchos. Se trata de la intrascendencia, de la pérdida de la importancia y sentido que el ser, la doctrina y la práctica de la iglesia tiene para sus propios miembros, en especial para sus miembros más jóvenes.

(más…)