Archive for the ‘Conflictos Matrimoniales’ category

Si no hay más remedio, el divorcio, pero…

31 julio, 2016

Eclesiastés 3.1, 5-6

Propongo a ustedes que el divorcio es mucho más que el acto de autoridad que declara inexistente la relación matrimonial. Es un proceso que inicia mucho antes de llegar ante un juez y que después de tal coyuntura genera nuevas dinámicas relacionales que no se extinguen, ni siquiera, con la muerte de uno de los cónyuges o la de ambos. Las relaciones de pareja disfuncionales son un continuo, un quehacer que se extiende sin interrupción. Se pueden identificar sus efectos aun cuando no se puede identificar su origen ni, mucho menos, anticipar la complejidad de sus consecuencias. Por ello es que no hay dos divorcios iguales ni con las mismas consecuencias particulares. De ahí que, si bien todo divorcio es un fracaso, este resulta y se manifiesta de maneras únicas y peculiares.

Podemos, sin embargo, considerar que todo divorcio inicia con un distanciamiento de la pareja. Este separar puede resultar de un no asumir desde el inicio de la relación la condición singular de la misma, su unidad, que no pueden dividirse sin que su esencia se destruya o altere: Por esa razón el hombre deja a su papá y a su mamá, se une a su esposa y los dos se convierten en un solo ser. Génesis 2.24  La otra expresión del distanciamiento resulta del desafecto, es decir de la separación afectiva, emocional y moral de la pareja. El desafecto consiste tanto en dejar de estimar al otro como el incurrir en la malquerencia, la antipatía, del mismo.

(más…)

En el matrimonio, como los lobos

24 julio, 2016

Efesios 5.21

De tanto en tanto, encontramos en la Biblia invitaciones para aprender de los animales. Proverbios 6.6; 30.25ss v.gr. Por ello es que hoy propongo que los matrimonios, el esposo y la esposa, tenemos mucho que aprender de los lobos, especialmente cuando estos cazan, es decir, cuando enfrentan el reto de su supervivencia. Son dos las principales características a tomar en cuenta: La primera, su instinto de manada y de ahí la colaboración que les distingue. La segunda, que mientras persiguen a su presa corren en fila india alternándose cuando el lobo que va al frente se fatiga.

Conviene considerar la expresión instinto de manada. En tratándose de los animales se dice que el instinto es un conjunto de pautas de reacción que contribuyen a la conservación de la vida del individuo y de la especie. En tratándose de las personas se define como instinto un móvil (un impulso), que resulta de una acción o un sentimiento que obedece a una razón profunda, sin que quien lo realiza o siente tenga consciencia de ello.

(más…)

Cuando las esposas hablan de más

10 julio, 2016

Mejor vivir solo en un rincón de la azotea que en una casa preciosa con una esposa que busca pleitos. Proverbios 25.24 NTV

Desde luego, tanto el pasaje que nos sirve de referencia como el título de esta propuesta de reflexión, resultan incómodos. Son políticamente incorrectos y fácilmente pueden ser considerados como machistas y misóginos. Pero, todo ello no hace menos cierto que uno de los claroscuros de las parejas es el que resulta de esposas que hablan de más y que al hacerlo provocan pleitos. Es decir, cuando, animadas por diversas razones, las esposas dicen lo que ni es conveniente ni resulta oportuno decir.

Son muchas las razones que pueden llevar a una esposa a hablar de más y provocar pleitos, entendiendo estos como diferencias, discusiones, peleas. Puede tratarse de la decepción y el cansancio que la esposa experimenta ante la inmadurez del esposo. O, puede resultar de la propia inmadurez de la esposa ante sus expectativas incumplidas. También puede resultar del rol adoptado ante el esposo, como el de segunda madre que, en la sobreprotección del marido, pretende expresar su amor y cuidado.

(más…)

Hasta que la muerte nos separe

28 febrero, 2016

Lucas 1.5-25

En la vida matrimonial no son raros los momentos, ni escasas las circunstancias, en las que alguno de, o ambos  cónyuges, llegan a la triste conclusión de que ya no hay nada qué hacer. Se descubren o se crean razones para no seguir adelante. Y, es cierto, muchas cosas no sólo no salen como uno imaginaba, sino que atentan contra la integridad de las personas, las erosionan integralmente y justifican, o parecen hacerlo, la decisión de terminar con el vínculo matrimonial. Sin dejar de lado el hecho de que es creciente el número de parejas que, en efecto, no encuentran una mejor alternativa que la separación, ocupémonos aquí del significado y la prevalencia de la promesa contenida en la frase hasta que la muerte nos separe.

Fotos Junio 2009 163Zacarías es un marido que me cae bien. En estricto sentido estuvo atado a una relación que no le resultó lo que él esperaba. Además de ser la tristeza provocada por la esterilidad de su esposa, tenía que enfrentar el descrédito social y hasta profesional que su no ser padre le acarreaba. Como sacerdote, indudablemente aspiraba a que la cadena de siervos de Dios no se rompiera en su eslabón. Viejo, no tenía ni el consuelo ni el orgullo con el que los hijos y los nietos compensan las pérdidas de la vida.

(más…)

Ya no Me Siento A Gusto Contigo

17 noviembre, 2013

Marcos 10.3-9 NTV

Dicen que el matrimonio se compone de tres elementos: ella, él y las circunstancias. De estos tres, el tercero, las circunstancias, siempre son cambiantes. Sexualidad, hijos, patrimonio, amistad, etc., son las diversas formas en que las circunstancias se expresan y contribuyen a definir, a dar forma, a la relación matrimonial. Convendría agregar aquí el que, cada vez más, hay un elemento subyacente que contribuye a la calidad de las relaciones matrimoniales, este es el pesar como contraparte del contentamiento.

Los estudiosos de las relaciones humanas aseguran que toda relación inicia con la etapa del enamoramiento. Wikipedia define a este como un estado emocional surcado por la alegría, intensamente atraído por otra persona que le da la satisfacción de alguien quien pueda comprender y compartir tantas cosas como trae consigo la vida. Si contentamiento es satisfacción, pesar es el sentimiento o dolor interior que molesta y fatiga el ánimo. Son muchas las razones que pueden llevar pesar a una relación matrimonial, tanto a uno como a ambos miembros de la pareja. Sin embargo, una de las causas más importantes y frecuentes de tal pesar tiene que ver con el dinero. Con los bienes que se poseen o que no se tiene. Tanto con su adquisición (quién y cómo), como con la administración de los mismos.

(más…)