Archivo para septiembre 2015

¿Al servicio de su marido?

28 septiembre, 2015

Hace pocos días, un hombre convencido de su ortodoxia bíblica me encaró recordándome que el papel de la mujer, según la Biblia, consiste en estar al servicio de su marido. Hablando del tema con esposas de algunos líderes evangélicos, una de ellas empezó asegurando que la mujer ha sido creada a imagen y semejanza de Dios y que por lo tanto las mujeres tienen todo el derecho a realizarse como tales, preparándose para cumplir con su propósito en la vida: ser la ayuda idónea de su marido estando, incondicionalmente, a su servicio. Un conocido pastor asegura que los males que las familias enfrentan; disfuncionalidad, pérdida de valores, embarazos precoces, drogas, etc., todos son resultado de que las mujeres, en general, han dejado de cumplir el precepto bíblico de permanecer sujetas a sus maridos.

Que hombres que han hecho de sus mujeres seres sin identidad, que pastores que desdeñan los más elementales principios de interpretación bíblica justifiquen la violencia intrafamiliar que muchas mujeres cristianas padecen… pasa, resulta comprensible. El que mujeres líderes aseguren que su papel y el de las otras es “realizarse sirviendo a sus maridos para que estos alcancen sus metas”, resulta, sí, comprensible, pero también harto doloroso. Evidencia que el engaño del pecado no solo ha alcanzado a los hombres sino que ha convertido a muchas mujeres en transmisoras del mismo. Desde luego, tal engaño resulta de la ignorancia de la Palabra de Dios y de la dureza de corazón que impide la comprensión de la misma.

(más…)

Eutanasia. Mejor morir que vivir así.

13 septiembre, 2015

Job 7.13-15

Serie de meditaciones pastoralesTener consciencia de nuestra muerte da sentido a nuestra vida. Saber que la vida tiene un límite, que se trata de una oportunidad temporal, nos permite replantear los dones que la misma nos ofrece y dimensiona la importancia del propósito de nuestra vida dado que el tiempo para nuestra tarea es finito. Juan Ramón de la Fuente cita a San Agustín: Sólo la aceptación de la muerte hace posible dar a la vida su verdadero valor. Y, ante la finitud de la vida y la importancia de la tarea recibida, el Salmista pide a Dios: Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría. Salmos 90.12

Uno de los engaños que frecuentemente asumimos como verdad vital es que la vida, nuestra vida, es un fin en sí misma. Hemos aprendido a creer que vivimos para vivir. Así, el sentido de la vida es la vida. Sin embargo, la razón de ser de nosotros está fuera de nosotros. Como creyentes creemos que hemos sido creados para honrar y alabar a Dios. Como discípulos de Cristo asumimos que vivimos para cumplir la tarea que él nos encargó: predicar su evangelio y multiplicarnos en otros discípulos. Esto es de suma importancia porque el sentido, la razón de la vida, que asumimos como propio determina la dirección que damos a nuestra existencia. Es decir: las tareas que asumimos como propias, las alianzas que consideramos adecuadas, las prioridades de nuestra inversión vital, los sacrificios que estamos dispuestos a hacer y, sobre todo, la inversión que hacemos en nosotros mismos para seguir viviendo.

(más…)

Homosexualidad, convicción y amor ágape

6 septiembre, 2015

1 Corintios 2.14

Serie de meditaciones pastoralesAnte la propuesta contemporánea de naturalizar, considerar como natural, la homosexualidad, tenemos que hacer dos consideraciones fundamentales desde la perspectiva bíblica. Conviene acercarnos al tema asumiendo que la posición bíblica es parcial. Además, que las enseñanzas bíblicas no resultan lógicas ni, por lo tanto, asumibles por aquellos que no profesan la fe bíblica. Es más, tampoco pueden ser impuestas a los no creyentes. Como en todas las cosas referentes a la espiritualidad cristiana, en este tema se confirma lo que la Biblia establece en 1 Corintios 2.14: pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque solo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir. Con esto en mente vayamos a las consideraciones propuestas:

La primera: la Biblia considera la práctica homosexual como pecaminosa. Las propuestas que pretenden desvirtuar o suavizar este hecho, tales como el considerar que el pecado de los sodomitas consistió en una mera violación tumultuaria (Génesis 19). O la interpretación de 1 Corintios 6.9, en el sentido de que lo que se condena es la pederastia, el hecho es que una interpretación de los pasajes bíblicos al respecto, siguiendo los principios exegéticos y hermenéuticos, reafirma la pecaminosidad de la práctica homosexual.

(más…)