Archive for the ‘Sentido de la Vida’ category

Setenta son los años que se nos conceden

26 agosto, 2018

Salmos 90.10

Hablemos de las cosas de la vidaLa Biblia mide la vida en días. Estos son las etapas que hacen la vida. Uno a uno, paso a paso, los días van haciendo el todo de la vida. Aún, Dios mismo vive y actúa día a día. Las referencias bíblicas al respecto son muchas y muy interesantes. No sólo se indica que creó al mundo en seis días, sino que el profeta Daniel llama a Dios, el Anciano de días. Daniel 7.22 El término usado por Daniel resulta de por sí interesante. De acuerdo con Strong, se trata de un espacio de tiempo que adquiere su sentido por un elemento común. En este caso, el elemento que da sentido a la expresión de Daniel es la obra que Dios mismo realiza.

(más…)

¿Padre, líbrame de esta angustia?

20 marzo, 2016

Juan 12.20-27 DHH

Para muchos cristianos, la Semana Santa es la semana más importante del año. No en balde, al través de los siglos muchos se refieren a ella como “la Semana Mayor”. Muchas son las formas en las que la gente procura aprovechar el impacto de la misma. Por ejemplo, no es de extrañar que en la víspera de Semana Santa diversas editoriales saquen al mercado revistas y libros con temas religiosos. Algunas veces esta celebración se ha aprovechado hasta para la realización de actos terroristas en aquellos lugares considerados sagrados por cristianos. En fin, la Semana Santa es una sola y, sin embargo, significa muchas cosas, desde la oportunidad para el recogimiento más íntimo, hasta el disfrute de las más gratificantes vacaciones.

En lo personal, Semana Santa me permite ir al encuentro de Jesucristo el hombre. Sí, sé que Jesucristo es Dios verdadero y verdadero hombre. Que en él habita la plenitud de la divinidad y que es uno solo con el Padre y el Espíritu Santo. Pero, también sé que es plenamente hombre, el hijo de María. Sé, por lo tanto, que Jesús hace evidente que los seres humanos podemos ser fieles… hasta el extremo de la cruz. Es decir, que podemos, por la gracia de Dios en nosotros, servir al Señor de tal manera que él sea glorificado en y por nosotros. Que, al igual que Jesucristo, podemos negarnos a nosotros mismos para que Dios actúe y hable en y al través nuestro.

(más…)

Levanten sus ojos y observen

15 noviembre, 2015

Juan 4.31-38 PDT

Es importante destacar el paralelismo que Jesús establece cuando equipara el hacer lo que Dios quiere con el alimento que él mismo necesita. El enfoque positivo de Jesús en el sentido de que seguir y obedecer a Dios alimenta, es decir sustenta y fortalece, deja de lado la idea de que quien hace la voluntad de Dios, pierde. O que el negarse a uno mismo significa pérdida y no ganancia. En este sentido Jesús abona al principio de que aquel que no se aferre a su vida en este mundo, la salvará. Juan 12.25 PDT Para Jesús, como para nosotros, hacer lo que Dios quiere que hagamos se traduce en bendición que sustenta el todo de nuestra vida.

Entender lo anterior nos permite comprender mejor la exhortación de Jesús a que reaprendamos a considerar los tiempos de nuestra vida. Eso de esperar cuatro meses más para la cosecha es una actitud aprendida respecto de la cosecha y de muchas otras cosas vitales. Desde luego, tiene su razón de ser desde cierta perspectiva. Pero, de hecho Jesús nos invita a cambiar nuestras perspectivas. Es decir, a ver las cuestiones importantes de la vida desde otro punto de referencia, el de nuestra fe. No sólo entendiendo esta por lo que nuestra confianza en Dios significa, sino por la convicción resultante de lo que él hace, de lo que nos está diciendo al través de sus obras en nuestro aquí y ahora.

(más…)

Corazón y tesoro en el mismo lugar

8 noviembre, 2015

Lucas 12.33-37a NTV

Cuando el Señor Jesús declara: Donde esté su tesoro, allí estarán también los deseos de su corazón, simplemente saca a la luz una verdad práctica incuestionable y evidente. A entender lo extraordinario de tal declaración nos ayuda el hacer una sencilla paráfrasis: Aquello que les da seguridad, es lo que acapara sus pensamientos, emociones y acciones. Con ello, Jesús destaca que las personas se ocupan de aquello que les hace sentirse seguras; la seguridad percibida determina el valor que le asignamos a las cosas que creemos, sentimos y hacemos. A mayor seguridad sentida, mayor valor asignado. Sin embargo, para Jesús resulta evidente que no es el valor intrínseco de las cosas lo que las hace valiosas, sino la seguridad percibida de las mismas. Así, muchos estudian una carrera no porque valoren el conocimiento, sino porque consideran que una carrera universitaria les da seguridad en la vida. Otros se casan, o se mantienen casados, no porque valoren al esposo o la esposa, sino porque el matrimonio les da la sensación de seguridad.

(más…)

Eutanasia. Mejor morir que vivir así.

13 septiembre, 2015

Job 7.13-15

Serie de meditaciones pastoralesTener consciencia de nuestra muerte da sentido a nuestra vida. Saber que la vida tiene un límite, que se trata de una oportunidad temporal, nos permite replantear los dones que la misma nos ofrece y dimensiona la importancia del propósito de nuestra vida dado que el tiempo para nuestra tarea es finito. Juan Ramón de la Fuente cita a San Agustín: Sólo la aceptación de la muerte hace posible dar a la vida su verdadero valor. Y, ante la finitud de la vida y la importancia de la tarea recibida, el Salmista pide a Dios: Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría. Salmos 90.12

Uno de los engaños que frecuentemente asumimos como verdad vital es que la vida, nuestra vida, es un fin en sí misma. Hemos aprendido a creer que vivimos para vivir. Así, el sentido de la vida es la vida. Sin embargo, la razón de ser de nosotros está fuera de nosotros. Como creyentes creemos que hemos sido creados para honrar y alabar a Dios. Como discípulos de Cristo asumimos que vivimos para cumplir la tarea que él nos encargó: predicar su evangelio y multiplicarnos en otros discípulos. Esto es de suma importancia porque el sentido, la razón de la vida, que asumimos como propio determina la dirección que damos a nuestra existencia. Es decir: las tareas que asumimos como propias, las alianzas que consideramos adecuadas, las prioridades de nuestra inversión vital, los sacrificios que estamos dispuestos a hacer y, sobre todo, la inversión que hacemos en nosotros mismos para seguir viviendo.

(más…)

Pues somos la obra maestra de Dios

19 julio, 2015

Efesios 2.1-10

Este es un hermoso e impactante pasaje de la Palabra de Dios. Se refiere a nuestro antes y después de Cristo. Descubre la profundidad del amor y la misericordia divinas. Destaca la importancia y el poder de la gracia que hemos recibido. Nos dice dónde estamos respecto de Dios y lo que él se propone hacer de nosotros al dar testimonio de su poder y de su amor. Insiste en la iniciativa de Dios en el todo de nuestra salvación y, finalmente, se ocupa de nuestra identidad –del quiénes realmente somos-, y del sentido de nuestra vida. Somos la obra maestra de Dios… a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás, asegura el Espíritu Santo por medio de Pablo.

Pablo destaca que la característica principal de nuestro antes es que seguíamos los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. De manera tan sucinta, el Apóstol explica lo que significa vivir animados por la inercia, esa resistencia que oponen los cuerpos a cambiar el estado o la dirección de su movimiento. De un plumazo, Pablo revela la incapacidad de que padecíamos antes de Cristo para sobreponernos a las presiones internas y externas que nos mantenía esclavos de nuestros temores, deseos desordenados y heridas. Sin Cristo, asegura el Apóstol, estábamos muertos por causa de nuestros pecados. Es decir, viviendo sin vivir, sepultados en vida, incapaces de ser los que Dios creó a su imagen y semejanza.

(más…)