Archivo para mayo 2015

Soy miembro de la iglesia

31 mayo, 2015

Autora invitada. Adriana Montoya

Permítanme iniciar con una pregunta. ¿Cómo llegamos a ser miembros de la iglesia?

En Romanos 3:23, el Apóstol Pablo dice “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” en efecto, es un hecho que hay una separación entre Dios y los hombres a causa del pecado. Pablo sigue escribiendo y en el versículo 24 dice: “siendo justificados gratuitamente por su GRACIA mediante la redención que es en Cristo Jesús”

¿A qué se refiere esta gracia? ¿Qué significa, qué implica en nuestra vida diaria?

La gracia podemos definirla como el acto misericordioso de Dios por el cual ofrece salvación y vida eterna a todos los pecadores que ponen su fe en Cristo para ser salvos. Sin embargo y con el fin de sintetizar, me agrada más ésta definición: La gracia es la influencia divina sobre el corazón y su reflejo en la vida. La gracia no sólo nos es dada como perdón de pecados y nueva relación con Dios, (influencia en el corazón) sino también nos es dada para que se vea reflejada en nuestra vida diaria.

(más…)

A nuestra esposa como a nosotros mismos

31 mayo, 2015

Conozco y amo a una pareja que está enfrentando serias dificultades. Aunque no los veo con frecuencia, sé que no hay día en el que no aparezca la desgastante combinación: menosprecio-lágrimas. El menosprecio está a cargo del hombre y las lágrimas, desde luego, de la mujer. Hace poco, alguien que también conoce y ama a esta pareja, impresionada por las abundantes lágrimas que habían seguido a una agresión, verbal y pública del marido, me hizo una pregunta retórica: ¿No será que fulano la trata así porque no la ama?

Creo que quien me hizo tal pregunta se quedó confundida e impresionada por mi respuesta. “Creo [le dije] que el problema es que fulano no se ama a sí mismo, por eso trata como lo hace a su esposa”. Dije eso porque en ese momento, motivado por tal cuestionamiento, a mi mente vino el exhorto bíblico: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama”. Pensé que quien se lastima a sí mismo, como el fulano de referencia, solo hace evidente que no se ama a sí mismo. Es decir, ni se aprecia, ni se respeta. Por eso puede tratarse con tal falta de dignidad y consideración en su propia esposa.

(más…)

El amor que nunca decae*

24 mayo, 2015

1 Corintios 16.14

La historia de nuestras vidas hace evidente la dificultad que tenemos en lo que se refiere a desarrollar relaciones humanas complementarias y funcionales. Ello, desde luego, pervierte y erosiona el sentido y el cómo de nuestra relación con los que amamos. Pero, tal dificultad no sólo afecta nuestras relaciones, termina por destruirnos a nosotros mismos, desgastando nuestra estima propia, amargándonos y, en consecuencia, nos lleva a desarrollar mecanismos de defensa y manipulación que evidencian nuestra necesidad de equilibrio y, sobre todo, la de ser amados.

Porque todos necesitamos saber y sentir que somos amados. Tanto como necesitamos amar y hacerlo saber a quienes nos sabemos unidos, precisamente, por los lazos del amor. Sin embargo, descubrimos que eso a lo que llamamos amor, tanto el que recibimos como el que damos, no siempre resulta ni suficiente ni adecuado a nuestras necesidades e intereses de amar. Hay en nosotros la sensación, la percepción, de que el amor es o requiere de algo más de lo que obtenemos y damos.

(más…)