Archivo para mayo 2015

esposa, madre, Mujer

17 mayo, 2015

Lucas 13.34

Nunca será suficiente lo que se diga en reconocimiento a las madres. Ellas encierran el misterio de la vida misma y son, junto con Dios, co-creadoras de la humanidad. De distintas maneras y, siempre animadas por su amor, forman y deforman a los hijos. Detrás de cada una de sus acciones, aún detrás de aquellas que puedan confundir y doler, está siempre presente el propósito de que la vida de sus hijos sea, si no mejor, sí diferente a la de ellas mismas.

Como sabemos, existe un menosprecio a las mujeres que hacen de la maternidad la tarea principal de su vida. Tener, educar y formar hijos parece una tarea menor, por lo tanto, no significativa. Para muchos, los hijos parecieran ser una carga, un obstáculo en la búsqueda de la realización femenina. Personalmente pienso que quienes así piensan están equivocados. Creo firmemente que no hay tarea más trascendente, importante y valiosa que la de traer al mundo hombres y mujeres que impacten y transformen a la sociedad. Como creyente, considero que no hay nada más grande que tener y formar hijos que, temerosos de Dios, se sepan llamados y capaces de transformar a los hombres y mujeres que les rodean, con el poder del evangelio de Jesucristo.

(más…)

Amado tiernamente como el hijo único de mi madre

10 mayo, 2015

Pues yo, igual que ustedes, fui hijo de mi padre,

amado tiernamente como el hijo único de mi madre. Proverbios 4.3 NTV

A Gloriosa, mi madre, en sus primeros 89 años.

Decir que las mamás son importantes es casi una verdad de Perogrullo. Simplemente, gracias a ellas somos. No sólo porque ellas nos dieron la vida, sino porque con sus excesos y sus omisiones nos han dado forma. Construyeron los cimientos de nuestra identidad y aunque hemos retenido y desechado lo que hemos querido y podido de su influencia, seguimos llevando su marca.

Quizá ello se explica en el hecho de que muchas madres han cultivado el arte de hacer creer a sus hijos que los aman a todos por Fotos Junio 2009 163igual. Si no es que han podido hacer creer a cada uno de sus hijos que lo aman tiernamente… como si fuesen el hijo único de su madre. Cómplices de tan piadoso engaño somos los hijos que tenemos la necesidad de ser amados así: preferentemente, porque ello contribuye a fortalecer nuestra estima, la consciencia de nuestra individualidad y de nuestros sentidos de pertenencia y de trascendencia.

(más…)

Je Suis Jonah (Yo soy Jonás)

3 mayo, 2015

Libro de Jonás

De alguna manera, todos los creyentes somos Jonás. Somos como él. Convencidos de que Dios es nuestro Señor, sabedores de que nos ama, comprometidos a servirle, temerosos de su ira, etc., tarde o temprano no sólo no lo obedecemos sino que hacemos exactamente lo contrario de lo que él nos ha encargado hacer. Así, cada uno de nosotros tiene su historia propia. Sabemos lo que significa desobedecer a Dios y esforzarnos alejarnos lo más posible de él. Sabemos lo que significa ir a Tarsis.

Por lo tanto, podemos comprender la experiencia de Jonás en el mar. Él y la tripulación del barco son sorprendidos por una tormenta que pone en riesgo la sobrevivencia de todos. Nuestro relato resalta el hecho de que fue Dios mismo quien mandó un poderoso viento sobre el mar, el cual desató una violenta tempestad que amenazaba con despedazar el barco. Este quehacer inesperado de Dios es semejante a muchas experiencias nuestras cuando, en nuestro alejarnos de Dios, tenemos que enfrentar el hecho de que él ha decidido no renunciar a atraernos a sí mismo. Nos provoca provocando situaciones de crisis que hacen evidente la irracionalidad, el sinsentido, de nuestras decisiones y de nuestras conductas. Nos hace tomar consciencia, entre otras cosas, del riesgo que representamos para quienes hacen la vida con nosotros.

(más…)