Archivo para enero 2013

La Vida es un Don

27 enero, 2013

Mateo 16.21-27

La vida es un don. Primero, porque es un privilegio extraordinario el tener vida, existir. También lo es porque, para los seres humanos, la vida es mucho más que energía, fuerza, aliento. A esto, que los hombres comparten con los animales y las plantas, las personas agregan el privilegio de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios. Además de que la vida da a mujeres y hombres la oportunidad de vivir en comunión con el Señor.

Vale la pena caer en el lugar común y asegurar que la vida es bella. Dios, a quien puede considerarse “hombre céntrico”, ha creado todas las cosas en función del hombre. La belleza de la Creación no solo refleja el carácter de Dios, sino que tiene como objetivo el enriquecer a los seres humanos, animar en ellos el gusto por, y el cultivo de, lo bueno y lo bello. Además, lo que Dios ha creado acompaña al hombre, brindándole la oportunidad de ser, él mismo, co-creador con el Señor de la Creación.

Este, quizá, sea uno de los dones aparejados al de la vida que más valioso resulta: las personas tienen la capacidad de producir, de re-crear, a partir de lo que Dios ha hecho y así, valga la pretensión, contribuir al enriquecimiento de lo que Dios ha creado.

(más…)

Para Sacudirlos como a Trigo

13 enero, 2013

Lucas 22.31-34

Si de algo nos llenamos las manos en la vida es de decepciones. Con frecuencia nos encontramos que la confianza depositada en otros, no es honrada por ellos y actúan en forma diametralmente opuesta a lo que esperábamos de ellos. Es esta la razón de la pérdida de la esperanza, de la confianza y aún del interés en seguir adelante.

Mientras más cercana a nosotros la persona que nos decepciona, mayor el conflicto que experimentamos, la tristeza que sufrimos. Como aquellos hijos que van por la vida sin comprender por qué sus padres no quisieron o no pudieron seguir juntos. Por qué es que los hijos tienen que pagar el precio de la soledad, la vergüenza y la confusión que enfrentan, fruto de la separación o la ausencia de sus padres. O como la mamá de Ricardo, que no entiende cómo es que el hombre al que ella le entregó todo su amor, su confianza… su vida toda, la engañó ocultándole que era casado y que no tenía el propósito de honrar sus palabras de amor y entrega.

(más…)

Pueblo Santo y Amado por Él

6 enero, 2013

Colosenses 3.12-15

Una de las características de las comunidades cristianas evangélicas en México durante los primeros sesenta años del Siglo pasado fue su tendencia a la evasión. Al convertirse, los cristianos querían huir del mundo. Para ello desarrollaron estrictos códigos de conducta que tenían que ver con lo que vestían, lo que comían y bebían, así como con sus prácticas de diversión y entretenimiento social. Paradójicamente, al correr del tiempo y debajo de todos esos énfasis, se ha hecho notorio que, en cuanto a sus valores y su sentido de misión, la comunidad cristiana evangélica ha hecho suyos, cada vez más, la cultura, los valores y los modelos de vida de lo que la Biblia denomina como este siglo.

El individualismo, la búsqueda del placer como la razón de la vida y la compulsión por la prosperidad material son las razones que, en no pocos casos, animan el desarrollo de una fe seudocristiana que pretende justificar tales valores y hacer posible el cumplimiento de las expectativas que les acompañan. Así, se sirve a Dios de manera egoísta (procurando el beneficio personal), la felicidad se convierte en el punto de referencia de las decisiones y acciones, al mismo tiempo que el éxito de la vida se mide en función de lo que se tiene y no de lo que se es. Dada esta realidad, cada vez más los cristianos se asemejan a los incrédulos, independientemente de cómo vistan, de qué coman y beban y del cómo se diviertan. Al hacer suyos los valores de la cultura de este siglo, pierden su identidad como discípulos de Cristo y viven como los que no tienen esperanza.

(más…)