Archivo para febrero 2011

Hay que Salir de la Cueva

27 febrero, 2011

Santiago 5:17,18; 1 Reyes 19

Elías es uno de los personajes más conocidos y destacados en la Biblia. Ocupa un lugar en el pasado de Israel, como también lo ocupa al final de los tiempos. Ciertamente era un hombre excepcional: hizo milagros, resucitó muertos, provocó sequías y lluvias, etc. Pero, la Biblia también señala que: Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras.

Contra lo que pareciera ser lo lógico, la fe y las pasiones humanas no se excluyen. Se puede ser un hombre de fe y, al mismo tiempo, padecer afectos y sentimientos muy humanos.  ¿Cómo es posible ello? ¿Cómo se puede ejercer el poder de la fe, al mismo tiempo que se lucha contra los afectos y pasiones que atormentan?

En 1 Reyes 19, encontramos el relato de una de las experiencias más reveladoras del carácter de Elías. Después de salir victorioso de su encuentro con los profetas de Baal, y de haber ordenado la muerte de 450 de estos; después de haber provocado sequía y lluvia y de haber avergonzado a Acab, el rey, Elías huye al desierto atemorizado por las amenazas de Jezabel… una mujer. (Conviene notar que Elías se acostumbraba relacionarse con ellas como seres necesitados y de los cuales él podía disponer).

En su huída, Elías cae en tal estado de depresión y ansiedad que exclama uno de los lamentos más desesperanzadores: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Su lamento expresa su cansancio de la vida, su deseo de evasión la realidad que lo oprime y la pérdida de su estima propia. Todo ello queda refrendado con la pasividad contenida en la única acción que se le ocurre tomar: se queda dormido debajo del enebro. Cansancio, negación, depresión, pasividad. De veras que Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras.

La Biblia dice que Dios: conoce nuestra condición, sabe bien de qué estamos hechos y, por lo tanto “se compadece de sus hijos. Salmos 103. La compasión es el amor en acción. Así que Dios, quien está al tanto de lo que nos pasa se apresura a actuar en nuestro favor.

El relato bíblico nos dice que un ángel despertó a Elías diciéndole: levántate y come. En tal orden, están presentes dos cuestiones: el reconocimiento a su capacidad, puede levantarse; así como el reconocimiento a su condición débil, necesita fortalecerse con el alimento. En tal condición, Dios provee agua y comida caliente.

Sin embargo, a veces llegamos, como Elías, a tal condición que lo que Dios hace no parece ser suficiente. Elías volvió a quedarse dormido, y el ángel volvió a despertarlo. Si lo despertó implica que lo había  dejado dormir, porque reconocía su condición de cansancio. Pero, a su llamado inicial, el ángel agrega la frase: porque largo camino te espera.

Vemos en Elías que los éxitos en la vida no excluyen las etapas de derrota. Pero, también vemos en la exhortación del ángel, que los fracasos en la vida no acaban con el camino que tenemos por delante.

Dios, quien nos da las victorias, también nos sustenta cuando acabamos debajo del enebro. ¿Cómo lo hace?

Recuperadas las fuerzas Elías caminó hasta el monte de Dios, Horeb. Al llegar a este se metió a una cueva y ahí pasó la noche. Dios se le aparece y le pregunta: ¿qué haces aquí, Elías? Y este responde haciendo una descripción de su situación: hizo lo bueno, lo persiguen, está asustado porque teme que lo maten.

Era obvio que Dios no lo había llevado hasta Horeb para que Elías siguiera con su cantinela. Envío al ángel a alimentarlo y protegerlo para que Elías hiciera lo que Dios le había encargado.

Desde luego, saber lo que debemos hacer no siempre es suficiente. Es más, saber lo que se espera de nosotros no significa que estemos listos para hacerlo. Ni siquiera estamos listos cuando llegamos hasta el monte de Dios, al lugar de su presencia y ahí nos escondemos.

En las circunstancias torales de la vida se necesita algo más. Desde luego, este algo más no puede encontrarse dentro de la cueva, por mucho que esta esté en el monte de Dios.

Dios le pide a Elías que salga de la cueva y se pare delante de Jehová. Una vez fuera, Dios le muestra viento, terremoto y fuego. Elementos que hablan de las ansiedades de la vida. Pero, aclara el escritor sagrado: Jehová no estaba en ninguno de ellos.

Sí estaba en el silbo apacible y delicado. El término apacible connota la presencia de la paz de Dios. Ello nos remite al tema del reposo de Dios. Es decir, al permanecer confiados en que Dios habrá de honrarse a sí mismo y honrar nuestros esfuerzos, tomando el control de todo y capacitándonos para seguir el camino que tenemos por delante.

Elías pudo ser el profeta poderoso, a pesar de ser el hombre temeroso, porque depositó sus pasiones en el Señor. Su confianza la mostró yendo a donde Dios lo enviaba y haciendo lo que le encargaba. Al ser y hacer así, sus pasiones no desaparecieron; pero tampoco fueron tan relevantes que le impidieran cumplir con su tarea.

Conviene terminar esta reflexión diciendo que el problema no es el meterse a la cueva, sino permanecer en ella más de lo que resulta prudente.

Hay quienes permanecen en sus amarguras, temores, rencores, etc. Estos son sus propias cuevas. Hay que salir de las mismas aunque, de pronto, nos encontremos con las manos vacías. El vacío que llena el viento, el terremoto y el fuego, no significa que Dios no se haga presente. Lo hace, sí, cuando salimos animados por la evidencia de su presencia.

Conviene que vayamos al monte de Dios y que ahí busquemos, no solo su protección, sino su presencia. No solo su consuelo, sino su poder. No solo su comprensión, sino también su mandato.

Eso de Celebrar el 14 de Febrero

14 febrero, 2011

Eso de celebrar el 14 de febrero como el día del amor y la amistad tiene sus bemoles. Para algunos, no pasa de ser un mero artilugio comercial que sólo tiene como propósito el beneficiar a los comerciantes. Entre la comunidad cristiana, no falta quien asegura que, como tantas otras celebraciones, la de San Valentín tiene un origen pagano y alertan sobre los riesgos de participar en tal tipo de celebraciones. Lo cierto es que pocos pueden sustraerse del atractivo de ocuparse de manera extraordinaria de un asunto que interesa a todos, la cuestión del amor y, sobre todo, del amor de la pareja.

Aun entre quienes lo celebran, el Día del Amor y la Amistad resulta en un problema para la mayoría de las parejas, ya se trate de jóvenes, adultos o viejos. Para quienes viven relaciones amorosas satisfactorias y emocionantes, el problema es, de hecho un feliz problema que consiste en encontrar la manera de manifestarle al ser amado que se le ama como nadie más puede, o podrá hacerlo. Generalmente, quienes celebran a su ser amado terminan descubriendo que lo que hace trascendente tal celebración es la convicción de que su relación es única, trascendente y plenamente satisfactoria. Así, lo que hayan podido hacer fue suficiente, para ellos y para los que aman. Pues, al fin y al cabo, sólo abundaron en la expresión de sus sentimientos y del disfrute de su relación.

Para quienes, por el contrario, participan de relaciones afectivas poco satisfactorias y desgastantes, el problema consiste en cómo hacer para sobrevivir el 14 de febrero sin comprometerse más en una relación que no les anima, pero sin provocar, al mismo tiempo, mayores daños a la misma. Porque, ¿cómo celebrar con gozo una fecha que tan poco gozo anima? Y, es que, resulta muy difícil celebrar en febrero el amor que no se ha celebrado en enero. O, más aun, prometer un día catorce aquello que difícilmente se está dispuesto a cumplir el día quince y los que le siguen.

En fin, el pomposamente llamado Día del Amor y la Amistad, viene a poner sobre la mesa lo complejo de las relaciones afectivas. Sus costos, sus logros, sus tragedias, sus expectativas. Pero, sobre todo, la profunda necesidad que los seres humanos tenemos de amar y de ser amados. No sólo de amar a aquellos a quienes nos unen lazos de sangre y de ser amados por nuestra familia. Hay una necesidad intrínseca a nuestra condición de seres humanos: la de ser amados por quienes no están obligados por razones de parentesco a hacerlo. Es esta una necesidad que trasciende los estadios de nuestra vida, la experimentamos muy pronto en la adolescencia, y seguimos viviéndola en nuestra edad adulta. Ciertamente, en la vejez seguimos disfrutando el amar y el ser amados, y, cuando la persona a quien hemos amado y nos ha amado nos ha dejado solos, seguimos suspirando y anhelando, a veces contra toda esperanza, que ella pudiera estar de nueva cuenta con nosotros.

A veces hay quienes se sienten mal consigo mismos cuando se reconocen necesitados de tener a quién amar y por quién ser amados. Desgraciadamente, en no pocos casos, se trata de personas que hay sido abusadas, engañadas o, de plano, ignoradas por otros. Aun cuando se les ha obligado a la soledad y han llegado a aceptarla como la porción que les corresponde en la vida, muy dentro suyo siguen anhelando que las cosas cambien y así puedan tener la oportunidad de cambiar la suerte que la vida –y otros- les ha deparado.

Lo cierto es que no hay nada de malo en sentir tal necesidad. Ni siquiera aquellos que se hacen a sí mismos eunucos por causa del reino, o por causa de aquellos de sus familiares a quienes dedican sus vidas renunciando al amor, dejan de experimentar tal necesidad. Simple y dolorosamente ofrecen su necesidad como una ofrenda grata a Dios y a quien sirven. Pero no lo hacen sin dolor, ni sin renunciar del todo a soñar, desear y esperar que de alguna manera se cubra tal necesidad.

Recuerdo haber preguntado a un grupo de hombres adultos, cincuentones casi todos, cuál era su más grande temor. Me sorprendió su respuesta: que mi mujer se muera. Algunos, me pareció, expresaron su temor con sus ojos rasados de lágrimas. Porque todavía no se moría la mujer a la que amaban y quien les amaba y ya les hacía falta tan especial amor. Cuando los escuché y fui testigo de sus emociones supe que no estaba yo solo, y que al extrañar a mi mujer aun cuando está conmigo, sólo estoy disfrutando del privilegio del amor y del costos que el mismo implica.

Estoy hablando de esto porque me duele, preocupa y aun aterra el menor aprecio que muchos que han sido bendecidos con el amor y con la oportunidad de amar a su cónyuge, muestran en su día a día. Parecen ignorar la importancia de la oportunidad recibida. El privilegio que Dios les ha dado. El valor del don por el que tienen que rendir cuentas. A veces, cuando veo a hombres que maltratan a las mujeres que los aman; o a mujeres que menosprecian al hombre que las ama, me pregunto qué será de ellos y ellas cuando enfrenten la soledad, la ausencia y aun el abandono de aquellos a quienes Dios escogió para que les acompañaran por la vida.

Porque, sí, hay algo místico, misterioso, en la formación de las parejas. Estoy firmemente convencido de que, en principio, el amor que las une está animado por mismo Espíritu de Dios. Los judíos creen que en cada nuevo matrimonio, Dios se da a sí mismo la oportunidad de cumplir el propósito de amor, unidad y éxito que fracasara por la desobediencia de Adán y Eva. Dios anima el amor en las parejas porque él ha descubierto que no es bueno que el hombre –ni la mujer- estén solos. Así que, quienes han, hemos, tenido el privilegio de contar con la compañía del ser amado, somos llamados a valorar, cultivar y cuidar el don recibido.

Todos necesitamos compañía, en especial de la compañía de aquellos a quienes hemos elegido amar y nos han elegido como sus amantes y compañeros de camino. En la juventud y en la edad adulta necesitamos de tales compañeros. Cuando la vida empieza, cuando empezamos a ser nosotros mismos y a caminar el camino de nuestra adultez, el amor del ser amado nos anima, empodera y da el valor para enfrentar los retos a los que la vida nos enfrenta. No sabemos a dónde vamos ni qué hemos de encontrar, pero en nuestra ignorancia el amor de la esposa, o del esposo, se convierte en suficiente razón para seguir adelante y para saber que, con la ayuda de Dios, podremos lograr lo que nos proponemos y llegar hasta donde nuestros ojos han visto. No sabemos qué, pero estamos seguros de y con quién está a nuestro lado.

En la vejez, la vida prácticamente ya no tiene secretos para nosotros. Llegamos hasta donde podíamos llegar, alcanzamos lo que estuvo dentro de nuestras posibilidades, perdidos mucho de lo que tuvimos y que nos hace falta. Pero, en el recuento de la vida, con sus logros y sus fracasos, con sus haberes y sus adeudos, la presencia del ser amado es suficiente razón para asumir que, después de todo, valió la pena vivir la vida. Que el amor, la fidelidad y la paciencia que nuestra esposa, esposo, nos han dispensado, es testimonio de que también nosotros supimos amar y reconocer en nuestra pareja la gracia divina que nos ha privilegiado.

Y es que de eso se trata. De reconocer en la persona a la que amamos y que nos ama, una gracia especial, excepcional, con la que Dios nos ha privilegiado. Nací, crecí y me he hecho viejo a la sombra del amor que mis padres se profesan. Con su cerebro preso de la enfermedad del Alzheimer, mi Padre ha podido mantener libre del poder de la demencia, su amor por Gloria su mujer y su gloria. Y es este apenas uno de los muchos testimonios que la vida nos ofrece respecto del poder del amor por sobre nuestras miserias y limitaciones. Así que termino esta rara reflexión, animando a quienes hemos sido bendecidos con el amor y la oportunidad de amar a alguien; a quien todavía tienen a su lado a la persona a quien prometieron amar y a quien le pidieron les amara, a que honremos nuestra promesa, y a que, apreciando el valor y la importancia que tienen en nuestra vida, nos propongamos honrarlos y amarlos hasta lo último. Así, si alguna vez hemos de quedarnos solos, su amor seguirá anidado en nuestros corazones y, junto con el amor de Dios, seguirá animando nuestras vidas.

La Administración del Matrimonio

12 febrero, 2011

Uno de los dones recibidos más significativos que somos llamados a bien administrar es el del matrimonio. El libro de Proverbios establece que si casa y riquezas son herencia de los padres, del Señor es de quien se recibe la esposa [¿el esposo?] inteligente. Prov 19.14. Cuando hablamos de la administración del matrimonio entendemos esta como el acto de ordenar, disponer, organizar el bien en que el matrimonio resulta. Como podemos ver, se trata de una tarea que requiere de una disposición consciente, de la que nos damos cuenta. No se puede administrar correctamente el matrimonio si no se tiene conciencia del mismo. Es decir, si no se reconoce la realidad matrimonial como una que compromete y afecta el todo de la vida; si no se procura entender las razones de la circunstancia matrimonial que se vive en el presente; y, si no se tiene conciencia de, y se asume la, responsabilidad personal respecto de la suerte que el matrimonio vive. La mala administración del matrimonio produce, irremediablemente, dolor para los esposos y para el resto de la familia. Limita las posibilidades de crecimiento integral de los miembros de la familia toda y acaba por volver el amor en odio (cuando menos en resentimiento), y la convivencia en una constante de insatisfacción y frustración compartida. Son tres, a mi parecer, los principales elementos que caracterizan a una mala administración matrimonial: el desinterés, la lucha por el poder y la convivencia paralela.

El desinterés. Este no consiste sólo en la falta de la inclinación del ánimo hacia el cónyuge y la relación matrimonial. Es también el desapego respecto del otro y de lo que este representa. Quien se desapega del otro no sólo se aleja, sino que también corre el riesgo de desviarse respecto del compromiso y la fidelidad conyugal debida. Las razones que explican el desinterés son muchas y complejas, pero cabe destacar que la falta de compromiso con uno mismo y con el otro puede ser considerada como la principal causa del desapego matrimonial.

Por diferentes razones, reales o supuestas, se puede renunciar de facto a la obligación contraída en el matrimonio. Se deja de considerar al cónyuge como parte integradora de uno mismo y se le ve, simplemente, como el otro. El sentido de unidad se deteriora y da lugar a un principio de competencia en el que, mientras que el interés en y por el otro disminuye, se incrementa el interés por uno mismo. Así, la relación matrimonial se convierte en una lucha por perder lo menos y ganar lo más, aún cuando ello se logre a expensas del esposo o de la esposa.

La lucha por el poder. La formación, o construcción, de la pareja pasa por la lucha por el poder. Toda pareja debe decidir sobre quién y qué decisiones cotidianas y trascendentes han de tomarse: dinero, sexualidad, educación de los hijos, etc. A menor madurez de la pareja, o de alguno de sus integrantes, la lucha por el poder se extiende en el tiempo y adquiere tintes más sombríos. Un acercamiento inmaduro a la cuestión del poder en la pareja termina por separar a los miembros de la misma. Pero, no solo los separa, sino que los lleva a establecer alianzas con sus hijos, propiciando así la total división de la familia.

La lucha por el poder se traduce en persecución y en la necesidad de acotar al cónyuge. A su vez, esta persecución se manifiesta ya de manera abierta y grosera, o de manera sutil y pasiva. Ambas formas son violencia. Puestos a escoger, quizá la violencia pasiva sea la más destructiva. Destruye a quien la ejerce y a su destinatario, en ese orden. General  y paradójicamente, la violencia pasiva es propia de la parte débil de la pareja. De quien se asume el perdedor mayor de la relación matrimonial. Como en el caso de Isaac, cuya pasividad fue en aumento al grado de propiciar un incremento en el maltrato departe de Rebeca su esposa. —No es que una forma de violencia sea mejor que la otra. Pero al igual que el torero ante un toro que bufa y embiste sabe cuándo, cómo y qué decisiones tomar; pero, ante un toro que bufa y rasca la tierra, pero sin embestir, el mismo torero no sabe cuándo, ni cómo ni qué decisiones tomar; así en el matrimonio.—  De cualquier forma, como en el caso de Isaac y Rebeca, los matrimonios que en su lucha por el poder no miden las consecuencias de sus actitudes y acciones, terminan por lastimar irreversiblemente a sus hijos.

La convivencia paralela. Esta es la máxima expresión del fracaso de la relación matrimonial. Muchas parejas, por diversas razones, arrastran su miseria hasta el fin de sus vidas. Permanecen juntos, sí, pero no unidos. Como en el caso de las líneas paralelas, se mantienen equidistantes entre sí y que por más que se prolongue su relación no pueden encontrarse. Este tipo de relación es consecuencia de la incapacidad o indisposición para comprometerse con el cónyuge y con su proyecto de vida. Se le asume extraño a sí mismo, aunque no se pueden ignorar los frágiles, pero poderosos, lazos que les unen: hijos, intereses económicos, presión religioso/social/familiar, temores, etc.

La convivencia paralela tiene la capacidad para fortalecer la resiliencia emocional. Es decir, la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Mientras menos parte del otro, mientras menos se involucra emocionalmente la persona con el otro, más puede asumir flexiblemente y sobreponerse a las circunstancias negativas y dolorosas de la relación. Pero, la resiliencia emocional también fortalece la convivencia paralela. A mayor capacidad para aguantar al otro, menor necesidad de, y menor compromiso de cambio. Tal el caso de la relación matrimonial de Jacob con sus esposas Lea y Raquel, quienes simplemente aprendieron a administrar una forma de relación que a nadie satisfacía y que se fortalecía en la medida que más abundaban en ella.

¿Cuáles son las alternativas para una correcta administración de nuestra relación matrimonial?

De la historia de Abel y Caín aprendemos dos cuestiones importantes. La primera es que las relaciones familiares establecen obligaciones irrenunciables de las que tenemos que dar cuenta. A Caín, Dios le pide cuentas respecto de Abel. Esto es lo primero, no podemos permanecer indiferentes a la suerte de los nuestros pues tenemos que dar cuenta de ellos. La segunda cosa, es la confesión de parte de Caín, implícita en su reclamo: ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano? A tal pregunta retórica, sólo queda el reclamo divino: la sangre de tu hermano reclama justicia. Génesis 4.9,10. Dios nos ha dado esposa, esposo, hijos, hermanos, padres, etc., también para que cuidemos de ellos. Por lo tanto, no hay lugar para el desinterés, ni para el distanciamiento emocional respecto de ellos. Las obligaciones familiares no desaparecen ni siquiera con la muerte.

El principio bíblico para el orden matrimonial consiste en el sometimiento mutuo. Efesios 5.21ss. Se trata de que permitamos que el otro decida y aun mande en aquello que contribuye al bien de la pareja y de la familia toda. La humillación colateral es una ofrenda que nace del amor al otro, sí, pero también del amor a uno mismo. De ahí la necesidad y conveniencia de que las parejas establezcan los roles y los espacios de autoridad de cada quien. Procurando que los mismos contribuyan al bien de ambos (y de la familia), así como estando alertas para cambiarlos y redimensionarlos según lo requieran las circunstancias conyugales y familiares.

Sólo se administra con interés, buena disposición y aun sacrificialmente aquello que se asume propio y parte de uno mismo. El principio bíblico para la relación matrimonial es que dos se convierten en una sola carne, en una sola persona. Efesios 5.31. Frecuentemente, el principal obstáculo que impide el que queramos ser uno con el otro es, precisamente, el otro. Sus actitudes, sus formas, sus conductas, su ser canijo, etc., estorban y aun parecen impedir, de plano, el que nos asumamos uno con él o ella. Pero, dado que las relaciones no terminan, sino solo se modifican, conviene que nos propongamos vencer con el bien el mal. Que tomemos la decisión, y nos comprometamos con ella, de que si nuestra relación matrimonial terminara en bancarrota no sería por causas atribuibles principalmente a nosotros. Así, nos esforzaremos y trabajaremos para seguir amando a nuestro cónyuge y procurando que, lejos de fortalecer una convivencia paralela, habremos de estar más y más unidos para nuestro propio beneficio, para el de nuestra familia y para que Dios sea glorificado en el cómo de nuestra relación matrimonial.

Los matrimonios mal administrados genera grandes pérdidas para todos: para la pareja, para la familia y para la iglesia. Un matrimonio en bancarrota no tiene mucho qué dar a nadie. Pero un matrimonio bien administrado, un matrimonio que vive la realidad matrimonial a los pies y a la luz de Cristo, es un matrimonio lleno, rico y enriquecedor. Un matrimonio satisfecho que produce satisfacción y fruto abundante en todos. Seamos, porque podemos serlo, este tipo de matrimonios: matrimonios bien administrados. 1 Corintios 4.2; 1 Pedro 4.10.