Posted tagged ‘Reino de Dios’

El reino de los cielos es como un tesoro escondido

4 octubre, 2015

El reino del cielo es como un tesoro escondido que un hombre descubrió en un campo. En medio de su entusiasmo, lo escondió nuevamente y vendió todas sus posesiones a fin de juntar el dinero suficiente para comprar el campo. Mateo 13.44

7Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho. 8Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo9y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo. Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe. 10Quiero conocer a Cristo y experimentar el gran poder que lo levantó de los muertos. ¡Quiero sufrir con él y participar de su muerte, 11para poder experimentar, de una u otra manera, la resurrección de los muertos! Filipenses 3.7ss

Empecemos haciéndonos una pregunta personal: ¿Qué es lo mejor que ha pasado en nuestra vida desde que nos hemos acercado a Dios?

(más…)

El Simón que Todos Llevamos Dentro

9 noviembre, 2013

Hechos 8.9-24

El cristianismo tiene muchos rostros, tantos como cristianos hay. Algunos de estos son rostros incómodos, feos, como los de Jimmy Swagart y tantos otros tele-evangelistas que han avergonzado al evangelio. Otros son rostros bellos, enriquecedores, como el de la Madre Teresa o el de la mujer más sencilla que es un ejemplo de fidelidad al Señor. El mundo conoce a Cristo por los rostros que ve. Simón el Mago, también representa a Cristo, desafortunadamente su representación resulta en demérito de Cristo y del evangelio. Simonía. Sin embargo, nos ofrece la oportunidad de, estudiando su caso, preguntarnos sobre el rostro que nosotros ofrecemos al mundo.

Hay una palabra clave en esta historia, la dice Pedro cuando reprende a Simón: “piensas”. “Piensas que los dones de Dios se pueden comprar”. El término usado por Pedro es nomizo, y este es un término interesante y revelador, significa: “practicar una costumbre”. Lo que alarma e irrita a Pedro es que Simón, que había creído y recibido el bautismo, seguía pensando como acostumbraba hacerlo antes de su conversión. El “conjunto de valores, creencias, inclinaciones, tradiciones, instituciones, lenguaje”, la cultura de Simón seguía siendo la misma a pesar de que él era una nueva criatura en Cristo.

(más…)

Reino de Dios y Fruto del Creyente

27 mayo, 2012

… siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo. Efesios 4.15

Reino de Dios y fruto, son dos conceptos que van de la mano en el pensamiento bíblico. Quienes están en el Reino y bajo la influencia del mismo son llamados a fructificar. Es decir, a reproducir en su oikos, su área de influencia, lo que está en ellos. El orden de Dios, la compasión de Cristo, el poder del Espíritu Santo. Basta con mirar a nuestro alrededor para comprender la importancia que tiene el que el Reino de Dios se establezca en nuestro oikos y produzca el fruto deseado. Razón para ello son, tanto las necesidades de las personas, causa y efecto del pecado individual y social, así como la disposición de muchas personas a buscar respuesta más allá de lo que conocen y controlan en sus vidas. El surgimiento de tantas espiritualidades es prueba evidente tanto de lo primero como de lo segundo.

Respecto del papel que nos toca jugar como iglesia y como individuos en esta coyuntura, conviene hacer un par de consideraciones:

Todo cristiano conoce el propósito de Dios para su vida. Nuestro Señor Jesucristo no juega ni a las escondidas, ni al “juego del ahorcado”. Él ha sido claro en su propósito y en sus medios. El mandato toral a sus seguidores consiste en que vayan y hagan discípulos. Nos dice el qué y nos dice el cómo: “enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes”.

(más…)

Eso de Buscar Primero el Reino de Dios

20 mayo, 2012

Mateo 6.31-34

Amados hermanos, nuestro pasaje de Mateo 6, nos recuerda dos cosas: 1) Los seres humanos nos encontramos siempre en la búsqueda de satisfacer nuestras necesidades más importantes; y, 2) La realidad de Cristo en nuestras vidas obliga a una reconsideración de la importancia de las cosas y del lugar que debemos dar a las mismas.

Jesús dice: “Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia”. Este “primeramente” resulta un término revolucionario, desestabilizador de nuestra manera tradicional de hacer las cosas. Jesús usa la palabra “proton”, misma que significa “primero en tiempo y en lugar”. “Antes que”, comida, bebida, vestido. Aún cuando no sepamos qué significa eso de “buscar primeramente el reino de Dios y su justicia”, resulta un serio problema estar dispuestos a dejar para después la búsqueda de lo básico: alimento, bebida y vestido.

Pero Jesús, y su Padre, no ignoran que comer, beber y vestir, son las necesidades básicas. Así que se ocupan de ellas. “Ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan”, dice Jesús. “Por lo tanto” busquen primeramente el reino de Dios y su justicia y recibirán también todas estas cosas (y todas estas cosas les serán añadidas). En otras palabras, “cuando ustedes hacen la voluntad de su Padre, él les provee todo lo que les hace falta”.

(más…)

Navidad, Tiempo y Razón para la Esperanza

24 diciembre, 2011

Lucas 1.46-55

Jesús, cuyo nacimiento recordamos esta Navidad, es la expresión absoluta del amor de Dios. Pablo dimensiona la calidad y el peso de tal amor al asegurar que cuando el pecado aumentó, Dios se mostró aún más bondadoso. Romanos 5.20 Y es esto lo que celebramos en Navidad, el amor incondicional de Dios, mismo que al obrar en nuestro favor añade, día a día a nuestras vidas, el don inmerecido de la bondad de Dios.

No es posible comprender el significado del nacimiento de Jesús si no nos aproximamos al cántico de María, su madre. Ella hace referencia a una realidad humana caótica, en la que lo bueno ha sido desplazado por lo malo, la opresión ha sustituido a la justicia y la paz ha sido alejada por la violencia. María entiende que el nacimiento del niño Jesús significa la recuperación del orden divino y, por lo tanto, el término del caos personal y social que afecta a las personas.

Desde luego, María canta con el convencimiento de la fe. De hecho, lo único que tiene es la promesa recibida. Pero, se trata de una promesa embarazada, es decir, de una promesa que ya ha empezado a gestarse, a hacerse realidad, en el niño que está por nacer.

En María descubrimos, entonces, el qué y el cómo de la fe. La fe es confianza, pero confianza que se va adquiriendo al reconocer lo que Dios ya está haciendo en nosotros. Podemos decir que Dios no pide a nadie que crea en lo que está por venir, sin que, al mismo tiempo, anima la fe mediante las obras de gracia que realiza en el presente de quien espera.

(más…)