Posted tagged ‘Fidelidad’

Amar a Dios en tierra de indios

12 abril, 2015

2 Reyes 5

La frase que da título a esta reflexión bien puede parecer discriminatoria y lastimar sensibilidades políticas. Sin embargo, su significado más original tiene que ver con el choque de dos culturas; choque derivado de las concepciones religiosas, los modos de vida y costumbres, los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida y las preferencias artísticas, mismas que, generalmente, son diferentes y hasta encontradas cuando dos culturas diferentes se relacionan.

Nuestra historia habla de gente importante: reyes, profetas y generales. Sin embargo, fácilmente dejamos de lado la importancia que tienen los protagonistas menores, en particular la muchacha israelita que fue llevada como esclava a la casa de Naamán. Es ella, de la cual no conocemos ni siquiera su nombre, la que detona una dinámica que transformará la vida de los personajes poderosos. Pero, lo que hoy queremos destacar que esta criada israelita es el arquetipo, el modelo a seguir, cuando se trata del ser cristianos en medio de una cultura secular.

(más…)

Jesús no Pudo

9 noviembre, 2014

Marcos 6 NTV

Marcos no parece tener problemas con las limitaciones de Jesús el Cristo. Encara con bastante objetividad la vulnerabilidad voluntaria de Dios ante el libre albedrío de los humanos. No sólo nos informa que Jesús no pudo hacer ningún milagro en Nazaret, sino que agrega que la incredulidad de sus familiares y paisanos lo dejó asombrado, lo asustó. Dios, hecho hombre, no sólo es limitado por la incredulidad de los humanos sino que también se asusta ante la misma.

Acostumbrados a los excesos de los familiares de los líderes sociales y políticos. Participantes de la cultura del tengo un amigo que es amigo del amigo de, podemos preguntarnos qué es lo que llevó a los parientes y paisanos de Jesús no sólo a no creer en él sino también a rechazarlo. Me parece que Marcos mismo nos da una clave cuando, avisado de que su madre y sus hermanos lo buscaban, preguntó: ¿Quién es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? Contestándose él mismo: Estos son mi madre y mis hermanos. Todo el que hace la voluntad de Dios es mi hermano y mi hermana y mi madre. Marcos 3.33ss

En los hechos Jesús ha replanteado el cómo de su relación con los suyos. Este replanteamiento implica un rechazo, cuando menos una aceptación condicionada: Quien quiera estar en relación con Jesús debe hacer la voluntad de Dios. Además, tal replanteamiento evidencia también la autonomía de Jesús, nadie ni nada puede poseerlo. Él es él, otro, y quienes quieran estar en comunión con él deben asumir su otredad y estar dispuestos a actuar de manera consecuente a ella.

(más…)

El que Pone la Mano en el Arado

7 septiembre, 2014

Lucas 9.57-62

Lo que Dios pide de nosotros muchas veces va en contra de nuestros intereses, cierto. Pero ello no significa que vaya en contra de nuestro bienestar.

Todos los que son llamados por Dios llegan a momentos cruciales en sus vidas. Son momentos en los que el mandato interior, derivado del llamado, pone en riesgo nuestros propios planes y el cumplimiento de nuestros deseos. En tales momentos generamos una manipulación conciente e inconciente, para no permitir que el llamado y su tarea derivada, alteren nuestra dinámica cotidiana.

Lucas expone cómo las prioridades resultantes de nuestros temores se contraponen al cumplimiento de nuestra tarea. Tales temores tienen que ver tanto con la provisión para nuestras necesidades (el miedo a morir, diría Batista), como con la necesidad de trascender, de hacer algo que nos asegure el reconocimiento y el aprecio de los otros (el miedo a no ser alguien y a no ser apreciados).

(más…)

Si Ustedes Permanecen en Mí

24 febrero, 2014

Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido! Juan 15.7 NTV

Cuando el Señor nos invita a permanecer en él lo que está haciendo es animarnos a cultivar la relación íntima con él. Esta comunión se sustenta en la realidad de su amor, él nos ama incondicionalmente. Pero, también requiere de nuestra disposición a sabernos amados y, por lo tanto, disponernos a amar a Dios por sobre todas las personas y cosas que hacen nuestra vida.

Cultivar la comunión con Dios no es otra cosa sino el vivir re-sintonizando nuestro día a día con él. Es decir, procurando estar de acuerdo con lo su voluntad, es decir, con aquello que él ha establecido como lo bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto, en todas las cosas que pensamos, sentimos y hacemos cotidianamente. Romanos 12.1, 2 DHH.

(más…)

Que se porten como deben hacerlo

12 enero, 2014

Efesios 4.1

En Cristo, nosotros, los cristianos, somos diferentes. Diferentes a como éramos nosotros mismos antes de Cristo y, desde luego, diferentes a quienes no sirven a Cristo. La Biblia enseña que hemos renacido, es decir, que hemos sido creados de nuevo y, por lo tanto, no sólo somos creaturas nuevas (2 Co 5.17), sino que tenemos una nueva manera de pensar (2 Ti 1.7). Esta nueva manera de pensar tiene que ver con el propósito que da sentido a nuestra vida. Requiere de una constante renovación del espíritu de nuestra mente, de la manera en que juzgamos todas las cosas (Ef 4.23), así como de una forma de vida que tiene como característica principal el llamamiento que hemos de parte del Señor. En esencia, lo que nos hace diferentes es que hemos sido llamados por Dios para que seamos su pueblo.

Ser el pueblo de Dios es una cuestión privilegiada que garantiza la disposición de los recursos necesarios para vivir una vida equilibrada, plena y fructífera. En la historia del pueblo de Israel encontramos, una y otra vez, promesas de bendición que abarcaban el todo de la vida de los israelitas. Desde luego, una relación privilegiada con Dios, pero también bendiciones de prosperidad personal, familiar y como nación. Sin embargo, al acercarnos a la historia sagrada descubrimos que Israel fue incapaz de alcanzar la plenitud de las promesas recibidas. En consecuencia, no sirvió para el propósito divino y tampoco fue el instrumento para que Dios bendijera a las naciones todas. La razón última de tal fracaso fue la falta de integridad del pueblo de Dios.

(más…)

Pasaban por Muchas Miserias

15 julio, 2012

Jueces 6

Gedeón es un héroe de la fe. Es recordado porque se atrevió a poner a prueba a Dios. Muchas veces somos llamados a imitarlo y nos emocionamos pensando que podemos hacerlo. Sin embargo, en mi opinión, Gedeón es un hombre de fe, sí, pero un hombre sin visión. Un hombre que exige que Dios se comprometa, pero quien no está dispuesto a que el hacer de Dios transforme radicalmente su vida. Así, Gedeón es un ejemplo de cómo la fe sin visión y sin obediencia radical, sólo produce hechos anecdóticos, cambios temporales; pero no establece de manera permanente el Reino de Dios entre los hombres.

Hay una frase clave ubicar contextualmente la experiencia de Gedeón: “los israelitas pasaban por muchas miserias” (ver. 6). En la etapa de los Jueces, la historia de Israel se caracteriza por el ciclo desobediencia – fidelidad – desobediencia. A la muerte de Josué, siguen una serie de alianzas entre Israel y los cananeos. Estas alianzas se traducen en desobediencia y provocan el cansancio del Señor, quien castiga a su pueblo… hasta que este se vuelve a él en busca de ayuda. Tal la situación cuando Gedeón aparece en escena. “Los israelitas pasaban por muchas miserias, y finalmente le pidieron ayuda al Señor.” Dios responde enviando a un profeta anónimo, con un mensaje de reclamo: “ustedes no me hicieron caso”. Pero tal mensaje ni es suficiente, ni agota el quehacer del Señor.

El mismo Señor se aparece a Gedeón. Estamos ante una teofanía. Gedeón está frente al Señor, escucha su saludo, y responde con un cuestionamiento irónico: “Perdón… pero si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos pasa todo esto? ¿Donde están todos los milagros de que nos hablan nuestros antepasados, cuando dicen que el Señor nos sacó de Egipto? El Señor nos ha abandonado, y nos ha entregado al poder de los madianitas.”

(más…)

Dios Conoce

4 abril, 2011

La vida está llena de situaciones que conllevan un potencial de destrucción increíble. Enfrentamos cosas y circunstancias que no sólo dañan en lo inmediato, sino que pueden convertirse en los disparadores de procesos destructivos que van más allá de aquello en lo que se iniciaron. Por ejemplo, sabemos de no pocos casos en los que la muerte de un hijo ha destapado una serie de conflictos y situaciones difíciles entre sus padres, mismos que les han llevado a separarse. También conocemos de muchos casos en los que la enfermedad de los padres ancianos, y la pérdida de sus capacidades para valerse por sí mismos, terminan distanciando y hasta enfrentando entre sí a los hijos que antes se amaban y procuraban el uno al otro. En fin, podríamos referirnos a muchas y muy diversas situaciones en las que podemos testimoniar el potencial de destrucción de las circunstancias de vida que enfrentamos.

En nuestro pasaje de referencia (Mateo 5.25-34), nuestro Señor Jesús se ocupa de la manera en que nos enfrentamos a lo que cotidianamente nos ocupa y nos preocupa. Con una impresionante precisión, nuestro Señor se refiere a los dos asuntos que más fácilmente nos sacan de control, nos ponen fuera de quicio: lo que tiene que ver con la comida y la bebida, y lo que tiene que ver con el vestido. Más aún, nuestro Señor se ocupa de lo que se refiere a la vida y lo que se refiere al cuerpo. Vida y salud. Con tales referencias, el Señor pone el dedo en la llaga, literalmente. Porque bien sabe que los seres humanos hemos hecho de la vida y de la salud, objetos de culto a los cuáles dedicamos nuestros más sentidos afanes y nuestros más sacrificados esfuerzos. Queremos vivir, desde luego, y queremos vivir bien, queremos vivir sanos.

Y, ¿qué tiene de malo ello?, se preguntarán algunos. Nada, amar la vida y procurar la salud del cuerpo no tienen, en sí, nada de malo. La clave para comprender la enseñanza de Jesús se encuentra en la repetida expresión: no os afanéis. Literalmente, Jesús exhorta a sus oidores a que no enfrenten de manera ansiosa las necesidades vitales. Resulta interesante destacar aquí que el término bíblico ansiedad proviene de la misma razón que la palabra meteoro, y que esta significa en medio del aire, levantado alto.

Jesús sabe que muchos de nosotros permitimos que las circunstancias de vida que enfrentamos en el día a día nos sacudan al extremo de levantarnos en el aire y no permitirnos actuar con firmeza, prudencia y sabiduría. No sólo perdemos la calma, sino que también perdemos el control de nosotros mismos y empezamos a actuar impulsiva y neciamente, terminando por complicar mucho más la circunstancia que dio origen a nuestra preocupación.

Resulta muy interesante el argumento con el que nuestro Señor Jesús da sustento a su llamado a que no estemos ansiosos. En Reina-Valera la exhortación completa se lee así: No os afanéis, pues,  diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Primero, nuestro Señor se refiere, por contraste a nuestra identidad en Cristo, somos diferentes de los gentiles, de los que no son pueblo de Dios. La enseñanza implícita es que quienes estamos en Cristo tenemos el deber de enfrentar los retos y las necesidades de la vida de manera diferente a los que, diría Pablo, no tienen esperanza.

Precisamente, la razón de nuestra esperanza es que Dios es nuestro Padre y que él sabe que tenemos necesidad de las cosas que nos preocupan. Dios está al tanto de nosotros y de nuestras necesidades, es la razón que nuestro Señor nos da para que no permitamos que las cosas que necesitamos tomen el control de nuestra vida. Porque cuando dejamos que las cosas nos controlen, hacemos a Dios a un lado e impedimos que él permanezca en control de nuestra vida y circunstancias.

Tal parece ser la preocupación de nuestro Señor, puesto que nos exhorta a que busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia. Es esta una expresión toral, a la cual debemos prestar especial importancia. La misma nos remite al hecho de que cuando permitimos que las necesidades cotidianas nos alteren, nos vuelvan ansiosos y nos mantengan en el aire, estamos dispuestos a solucionarlas de cualquier forma y a cualquier precio… aún a costa de nuestra integridad y testimonio cristiano.

Por ejemplo, hay quienes ante las presiones económicas y la ansiedad resultante de la incapacidad para resolverlas en Cristo, se abren a la posibilidad de participar en prácticas no éticas, ni morales. Mienten, roban, estafan, engañan. Esto es algo que está sucediendo con mayor frecuencia en nuestro país, la pobreza parece justificar la participación de muchos en actividades ilegales y hasta delincuenciales. O, consideremos a aquellos que estando enfermos no encuentran ni en la medicina, ni en la oración, alivio para sus males. Algunos, desesperados por la enfermedad y los temores que la acompañan, de plano buscan la salud en las prácticas de hechiceros y brujos. Lo hacen porque están convencidos de que lo más importante es la salud; pues, dicen, teniendo salud uno puede enfrentar lo que sea. Otro ejemplo de algo que sucede con desafortunada frecuencia, es el de mujeres cristianas que, atemorizadas por la soledad de la vejez, se comprometen en relaciones con hombres que no son miembros del cuerpo de Cristo, la Iglesia. Así, se unen en yugo desigual con los impíos, con lo que complican su vida y la de sus hijos, todo porque enfrentaron afanosamente el problema de la soledad.

Cuando nuestro Señor Jesús nos llama a buscar primeramente el reino de Dios, es decir, a hacer lo que es justo delante de Dios, destaca la importancia que nuestra fidelidad a Dios tiene por sobre cualquier otra cosa en la vida. Parecerá una exageración, pero es mejor permanecer fiel aún a costa de nuestra salud física, o permanecer firme en nuestro propósito de santidad y servicio, aún a costa de nuestra soledad y tristeza. Cuando buscamos el reino de Dios sintonizamos el todo de nuestra vida con la voluntad del Señor. Como las águilas, sólo extendemos nuestras alas para que sea el viento del Espíritu Santo el que nos guíe a toda verdad y a toda justicia. Es decir, quien está dispuesto a sacrificar lo inmediato en aras de lo eterno obtendrá, siempre, la gracia redentora de su Señor y Salvador.

Día a día enfrentamos la dura realidad de la vida. A veces, nuestra enfermedad es superada con la salud, nuestra pobreza con la abundancia y nuestra soledad con el don de la alegría compartida. Otras veces, la enfermedad, la pobreza y la soledad permanecen. Cosa difícil esta, es cierto. Pero, la fe nos hace saber y la experiencia en Cristo nos permite recordar que en todas las cosas somos más que vencedores. Que dado que en nuestra debilidad se manifiesta el poder de Dios, podemos estar seguros que nuestro destino es la victoria. Y que, mientras estamos luchando, atrapados en los valles oscuros de la vida, la vara y el cayado de nuestro Dios no dejan de traernos aliento. Vivimos en esperanza, sí, pero también vivimos en la comunión y la gracia fieles de nuestro Padre. Por ello es que podemos enfrentar en la paz de Cristo las circunstancias que vivimos. Por ello es que podemos permanecer confiados en medio de las dificultades. Es que el amor lleva a nuestro buen Padre Dios a guardar en completa paz a aquel cuyo pensamiento en persevera en él;  porque en él ha confiado. Isaías 26.3