Archive for the ‘Llamamiento Divino’ category

Vivan una vida digna de su llamado

2 junio, 2019

2Pedro 1.10 NTV[i]; 2 Tesalonicenses 1.11[ii]

iCP Retos a la fe 2019 2Somos diferentes porque somos llamados. Llamados a salvación y llamados a servir. Ello implica que nuestro llamamiento da sentido y propósito a nuestra vida. Le da sentido porque le da razón de ser, esta es la que explica el por qué existimos. Nuestra razón de ser es Dios, existimos para que él sea glorificado en nosotros. Isaías 43.7; Romanos 14.7,8  Es decir, para que seamos instrumentos y colaboradores de su propósito eterno: la salvación de la humanidad. Nuestro llamamiento establece el propósito, es decir, la finalidad personal y comunitaria de los creyentes. Se trata de la tarea particular que se les llama a realizar con el fin de colaborar para hacer posible el propósito divino. De esta manera, nuestro llamamiento afecta de manera integral el todo de nuestra vida en cada una de sus esferas: personal, familiar, vocacional, laboral, etc.

(más…)

Pues somos la obra maestra de Dios

19 julio, 2015

Efesios 2.1-10

Este es un hermoso e impactante pasaje de la Palabra de Dios. Se refiere a nuestro antes y después de Cristo. Descubre la profundidad del amor y la misericordia divinas. Destaca la importancia y el poder de la gracia que hemos recibido. Nos dice dónde estamos respecto de Dios y lo que él se propone hacer de nosotros al dar testimonio de su poder y de su amor. Insiste en la iniciativa de Dios en el todo de nuestra salvación y, finalmente, se ocupa de nuestra identidad –del quiénes realmente somos-, y del sentido de nuestra vida. Somos la obra maestra de Dios… a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás, asegura el Espíritu Santo por medio de Pablo.

Pablo destaca que la característica principal de nuestro antes es que seguíamos los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. De manera tan sucinta, el Apóstol explica lo que significa vivir animados por la inercia, esa resistencia que oponen los cuerpos a cambiar el estado o la dirección de su movimiento. De un plumazo, Pablo revela la incapacidad de que padecíamos antes de Cristo para sobreponernos a las presiones internas y externas que nos mantenía esclavos de nuestros temores, deseos desordenados y heridas. Sin Cristo, asegura el Apóstol, estábamos muertos por causa de nuestros pecados. Es decir, viviendo sin vivir, sepultados en vida, incapaces de ser los que Dios creó a su imagen y semejanza.

(más…)