Archive for the ‘Vida’ category

Enséñanos a entender la brevedad de la vida

18 marzo, 2018

Salmo 90.12

Eva EstradaSi podemos contar los días es porque estos son pocos y limitados, se acaban. Por ello es por lo que los días, y sobre todo los días de los que amamos, nunca sobran, siempre son pocos. Mi padre murió antes de que mis ojos se llenaran de él, dijo un hombre joven. Eva Estrada bien pudo, debió, vivir muchos días más. Aunque, pensándolo bien, me temo que todos los que viviera no habrían sido, ni siquiera parecido, suficientes. Pero, ella que se distinguió por su generosidad nos deja algo más, la oportunidad de reflexionar en voz alta sobre lo que implica el que los días sean pocos y tengan límite.

(más…)

Los días de nuestra edad

25 octubre, 2015

Salmos 90.10

La Biblia mide la vida en días. Estos son las etapas que hacen la vida. Uno a uno, paso a paso, los días van haciendo el todo de la vida. Aún, Dios mismo vive y actúa día a día. Las referencias bíblicas al respecto son muchas y muy interesantes. No sólo se indica que creó al mundo en seis días, sino que el profeta Daniel llama a Dios, el Anciano de días. Daniel 7.22 El término usado por Daniel resulta de por sí interesante. De acuerdo con Strong, se trata de un espacio de tiempo que adquiere su sentido por un elemento común. En este caso, el elemento que da sentido a la expresión de Daniel es la obra que Dios mismo realiza.

Ahora bien, mucho antes que Einstein lo propusiera, la Biblia ya se ocupa de la relatividad del tiempo. El tiempo es relativo respecto del referente o de las circunstancias del mismo. Así, para el Señor, un día es como mil años y mil años son como un día. 2 Pedro 3.8 Por otro lado, para Job, en su angustia, el tiempo de la vida se aceleró hasta el extremo de exclamar: ¡Qué frágil es el ser humano! ¡Qué breve es la vida, tan llena de dificultades! Sin importar cuánto disfrutó, no le resultó suficiente. Job 14.1 En nuestro caso, sabemos bien cuán largas se hacen las noches en los tiempos de angustia y cuán cortos nos resultan los momentos felices. Enterramos a nuestros viejos de noventa años y aun así exclamamos como aquel hijo: La luz de mi padre se apagó antes de que mis ojos se hubieren llenado de ella.

(más…)

Para salvarles la vida

26 abril, 2015

Génesis 45.4-9

La vida es la vida, es lo que es. No es todo la justa que uno deseara (y ¡qué bueno!), no es lo que creemos, ni mucho menos, lo que nos gustaría. Sí, la vida es lo que es. La nuestra está influenciada, casi determinada, por elementos endógenos y exógenos. Es decir, por cuestiones que se bien se originan en nuestro interior o que son generados por personas y situaciones ajenas a nosotros. Tal el caso de José.

Sabemos de las convicciones más íntimas y fuertes de José. Cómo es que gracias a ellas pudo salvar sus circunstancias. Descubrimos en José un hombre recto, temeroso de Dios, sensible a los afectos familiares, al grado de su propia vulnerabilidad. También reconocemos en él una fuerte identidad, sabe quién es y cuál es el papel que ha de jugar en la historia de su familia. Pero, también vemos en José la historia de un hombre en la que su vida no fue la que se esperaba. Un hombre que fue sorprendido y marcado por la disfuncionalidad de su familia. Un hombre que, de protagonista pasó a ser víctima. Una persona que dejó de ser el sujeto de su vida para convertirse en el objeto que otros quisieron hacer de él.

(más…)

Paso a Paso

17 junio, 2014

 Proverbios 4.26

El camino de la vida se transita paso a paso. Cada decisión, cada palabra, cada acción, cada relación, etc., constituyen los pasos que nos encaminan a nuestro destino. Así, resulta de especial importancia el fijarnos donde ponemos los pies, pues de ello depende si estaremos pisando terreno firme o no.

Desde luego, esto de fijarnos bien donde ponemos los pies, tiene una aplicación inmediata y objetiva en lo que se refiere a nuestro caminar físico, al trasladarnos de un lado a otro. El consejo también resulta válido en la esfera de lo espiritual. Ante el número creciente de ofertas religiosas atractivas y seductoras, resulta difícil escoger cuáles son “terreno firme” y cuáles no lo son. La Biblia previene que “en los últimos tiempos”, se multiplicarán los maestros que enseñarán las cosas que la gente quiera oír. Siempre resulta agradable que le digan a uno lo que uno espera, desea o necesita. Lamentablemente, no siempre a lo que se nos invita, ni lo que se nos propone, es terreno firme. De ahí la necesidad de “fijarnos bien”, es decir, de probar los espíritus (1 Juan 4.1), dado que “muchos falsos profetas han salido por el mundo”.

(más…)