Archive for the ‘Ser diferente’ category

¿Qué haces aquí, Elías?

30 septiembre, 2018

1 Reyes 19.13-18

El diálogo entre Dios y Elías revela características importantes de ambos personajes. De Elías revela una condición humana muy generalizada, la paralización vital. Elías se atora en lo que piensa y siente, por lo tanto, termina atorándose en lo que hace. Ante la manifestación impactante de la presencia divina, Elías, simplemente, volvió a responder. Siguió donde estaba. De Dios, revela su incomodidad y su disposición a reclamar nuestra infidelidad. El, ¿qué haces aquí, Elías?, mismo que PDT traduce, Elías, ¿por qué estás aquí?, no es una pregunta informativa, es un reclamo. Elías está donde, y haciendo lo que, no le correspondía, lo que Dios no esperaba de él.

(más…)

¿Quién es el más importante?

6 diciembre, 2014

Autora Invitada: Isela Olmos

 Marcos 9  33-37

 De todo el capítulo 9 de Marcos, me llamó más la atención este tema, ¿Quién es el más importante?

Pondré  la versión de estos versículos en NVI, que a mi parecer, es más entendible:

33 Llegaron a Capernaúm. Cuando ya estaba en casa, Jesús les preguntó: — ¿Qué venían discutiendo por el camino?34 Pero ellos se quedaron callados, porque en el camino habían discutido entre sí quién era el más importante. 35 Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: —Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.36 Luego tomó a un niño y lo puso en medio de ellos. Abrazándolo, les dijo: 37 —El que recibe en mi nombre a uno de estos niños, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, no me recibe a mí sino al que me envió.

Esta misma historia la encontramos en Mateo 18:1-5 donde los discípulos preguntan a Jesús ¿quién es el mayor en el reino de los cielos? a esto se referían cuando se preguntaban ¿quién era el más importante?

Cuando leí la primera parte, me imaginé a Jesús como el típico padre que escuchando a sus hijos discutir en el asiento trasero del auto, se limita a menear la cabeza mientras los ve en silencio por el retrovisor, y piensa  -¡Ah que mis muchachos! ¿Cuándo madurarán? ya verán cuando lleguemos a casa-. Y tal como sucede hoy en día, Jesús al llegar a Capernaum, pregunta ¡Qué tanto venían discutiendo!, a lo que ellos como niños, se quedaron callados con cara de asombro al saberse descubiertos.

(más…)