Archive for the ‘Proyecto Familiar’ category

La familia bajo fuego

24 marzo, 2019

Marcos 3.25 TLAI

IMG-20190309-WA0005Después de la mente, el terreno por excelencia de nuestras luchas espirituales es, precisamente, la familia. Ello, porque nada de lo que pasa a los miembros de la familia en lo individual les afecta única y exclusivamente a ellos, todo tiene un efecto multiplicador que termina afectando al todo de la familia. Se trate de cosas buenas o de cosas malas. Lo mismo sucede a la inversa, las dinámicas del sistema familiar terminan afectando a cada uno de sus miembros en lo particular, de diferente manera y en distintos grados. Lo que, genera a su vez, otra dinámica de afectación a los miembros y al todo de la relación familiar.

Siendo las cosas así, resulta interesante el hecho de que la Biblia poco nos dice, alerta o recomienda sobre la importancia y el cuidado de las relaciones familiares. De hecho, el número de veces que el Nuevo Testamento se refiere al ser familia y a la manera en que esta se relaciona es menor a diez. Diez son, apenas, las citas bíblicas que las Sociedades Bíblicas Unidas recomiendan para el estudio del tema. Quizá ello contribuya a darle una dimensión especial al hecho de que nuestro Señor Jesús se refiera a la familia como un modelo que permite una mejor comprensión de las cuestiones espirituales.

(más…)

Familias divididas por peleas

17 marzo, 2019

 Marcos 3 NTV

IMG-20190309-WA0005Al dinamismo que distingue al relato que Marcos hace de la vida de Jesús habrá que agregarle la dimensión contestataria de la vida y la propuesta evangélica del Señor. Jesús va por los caminos de la vida confrontando el orden establecido. Por lo tanto, despierta pasiones… y acusaciones. Los maestros de la ley lo acusaban de estar poseído por Satanás. Sólo así, decían, era posible que Jesús expulsara los demonios de aquellas personas que estaban poseídas.

(más…)

Sin santidad no hay familia

27 mayo, 2018

Hebreos 12.14

Fe y familia 2018Después de la relación con Dios no hay relación más importante y trascendente que la relación familiar. Esta comparte características con la primera que nos permiten proponer que las relaciones familiares se sustentan bajo los mismos principios que la relación con Dios. Ambas clases de relaciones necesitan de la paz y, sobre todo, de la santidad. Además, en ambos casos se hace manifiesta la incapacidad humana para establecer, mantener y fortalecer tales relaciones unilateralmente. Ante ello, de manera similar, opera la gracia divina. Misma que hace posible ambos tipos de relación y las sostiene, fortalece y perfecciona hasta su total realización.

(más…)

Dios mío, ¿no piensas hacer nada?

11 diciembre, 2016

Salmos 35.11-17 TLAD

Una de las experiencias vitales más complejas es cuando tenemos que enfrentarnos con el hecho de que personas a las que amamos, y que nos aman, dicen cosas falsas en nuestra contra. Cuando nos levantan falso testimonio. Desde luego, las emociones dominantes parecen ser la molestia, el coraje y los deseos de revancha. Pero, creo que, en realidad, las emociones más fuertes que experimentamos cuando somos difamados son la decepción, la sensación de impotencia y, desde luego, la confusión que resulta del no poder entender el porqué de tales conductas.

El salmista expresa bien tal confusión cuando asegura: Lo que más me duele es que yo los traté bien y ahora ellos me tratan mal. Añade su estupor cuando descubre que inventan mentiras y que, sin pensarlo dos veces, aseguran: Tú cometiste eses crimen; ¡nosotros mismos lo vimos! Como hemos dicho, es esta una experiencia común a los humanos. El mismo Señor Jesús experimentó el poder complejo de los falsos testimonios, en su caso, hasta el extremo mismo de la muerte. Por ello es que en él encontramos algunos principios que nos ayudarían a enfrentar tal experiencia a la manera de Cristo. Veamos, (más…)

Estar en Conexión

6 abril, 2014

Romanos 6.15-19

En este ciclo de meditaciones alrededor de la familia subsiste nuestra propuesta de que es posible reestructurar el cómo de las relaciones familias y construir alternativas funcionales del ser familia. Hoy llegamos al final de nuestro ciclo y terminamos con la propuesta de que quienes están interesados y comprometidos en la construcción de una alternativa personal y familiar deben entregarse completamente.

¿Entregarse a qué y cómo?, sería la primera reacción natural a tal propuesta. Desde luego, si se trata de abundar en lugares comunes, la respuesta sería entregarse a Dios, entregarse al esposo o la esposa, entregarse al todo de la familia. En cierta manera tal respuesta sería válida. Sin embargo, partiendo de la expresión paulina que sirve como eje a nuestro pasaje: habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados (vs 17), les animo a considerar lo siguiente.

(más…)