Archive for the ‘El Cristiano y sus Circunstancias’ category

Para el bien de los que le aman

25 noviembre, 2018

Salmos 73; Romanos 8.28ss

1541100677337Uno de los privilegios de nosotros los pastores es que ustedes, con sus familias, son compañeros frecuentes de nuestros días y habitantes comunes de nuestros pensamientos. Pensamos en ustedes, nos preguntamos por su vida, oramos por los problemas que conocemos pidiendo fortaleza, sabiduría y dirección y, desde luego, consuelo para cada una de nuestras ovejas.

Sin embargo, debo confesar, a veces la fe, mi conocimiento de la Palabra, mi experiencia pastoral, no parecen suficientes en el ánimo de servirles y apoyarles en su caminar diario. Quizá esto no sea sino el reflejo de mi propia confusión, sorpresa y tristeza ante las situaciones, ¿cada vez más extraordinarias?, a las que la vida nos enfrenta.

(más…)

Viviendo entre una generación perversa y mala

4 febrero, 2018

Filipenses 2.12-16

Una de las declaraciones bíblicas menos populares es la que Pablo hace a Timoteo: pero los perversos y los engañadores irán de mal en peor, engañarán y serán engañados. Pablo resume así lo que resulta una distopía, es decir, la expectativa de una sociedad, una generación, cada vez más degradada en la que el mal, lejos de debilitarse, se irá fortaleciendo en el día a día. Impacta por su crudeza la traducción que hace NTV de la declaración paulina: pero los malos y los impostores serán cada vez más fuertes. Engañarán a otros, y ellos mismos serán engañados.

(más…)

Cuida tus pensamientos

26 noviembre, 2017

 

Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida. Proverbios 4.23 PDT

Todos nosotros tenemos una lista de las cosas que nos resultan más importantes, más valiosas en la vida. A estas las tratamos con deferencia: las guardamos, las protegemos, las cuidamos. Sabemos que están en riesgo, de ahí la importancia que damos a su preservación y cuidado.

Para Salomón, hay algo que debemos guardar sobre todas las cosas guardadas, es nuestro corazón, nuestra mente. Guardar, en el sentido bíblico, es apartar del peligro y guardar con fidelidad. Se refiere entonces, tanto a la calidad con que tratamos nuestra mente –fiel, honesta y dignamente-, como a la dedicación que le dedicamos al saberla en constante peligro.

(más…)

Propuso en su corazón no contaminarse

29 octubre, 2017

Daniel 1.6-17

De tanto en tanto la predicación parece una cuestión ridícula, una locura, un sinsentido. 1 Corintios 1.21, 22 Para algunos así puede parecer nuestra aseveración de que los creyentes somos diferentes porque hemos sido llamados individual y personalmente para vivir en comunión con Dios y con su iglesia. Mayor tontería puede parecer el que ahora digamos que no solo somos diferentes, sino que también somos privilegiados.  Es decir, que gozamos de características y cualidades que nos hacen excepcionales, lo que nos permite destacar entre quienes no gozan de la gracia de Dios. A los filipenses (2.15), el Apóstol les recuerda que deben vivir de acuerdo con su llamamiento pues, les dice: Entre ellos brillan ustedes como estrellas en el mundo.

(más…)

Como a ti mismo

4 junio, 2017

Mateo 22.39

lo que sí lo que noEso que llamamos moral cristiana está bajo ataque. Y, pareciera que está perdiendo la batalla. Cada día son más las personas que aceptan como normales prácticas que contradicen el fondo y la forma de lo que la Biblia llama bueno… y lo que llama malo. Cuestiones que antes parecían estar lejos del interés inmediato de las comunidades cristianas hoy forman parte de su agenda cotidiana. Cada vez más familias cristianas tienen entre sus miembros a quienes practican el aborto, distintas expresiones de la homosexualidad, diversas formas de las relaciones de pareja y a quienes consumen substancias adictivas de manera frecuente.

(más…)

Frente a la esposa de Potifar

19 abril, 2015

 Génesis 39.7-9 NTV

Un exiliado es aquel que ha sido separado de su tierra. Tal el caso de José. Separado no sólo del terruño sino de los suyos. Separado de los suyos porque, simplemente, no encajó entre ellos. Incomodó a sus padres y a sus hermanos. A estos, al grado de que quisieron asesinarlo. Limitados por la culpa no lo mataron, lo vendieron como esclavo para que lo llevaran hasta Egipto. No sólo a otras tierras y con otras personas, sino lejos de ellos. El que sufrió el exilio es el mismo que había resultado un extraño, el que no había tenido parte en la vida de su propia familia.

La iglesia es, generalmente, tierra de extraños. Es tierra propicia para el encuentro de los extraños. Pero, también, cuando no atiende el origen de su unidad como cuerpo de Cristo: la gracia de la salvación; la iglesia tiene el poder para hacer extraños a los que son, han sido hechos uno en Cristo. Cuando las personas son marginadas o cuando se asumen diferentes, extrañas, a sus hermanos en la fe empiezan a vivir la condición de exiliadas. Aun cuando están en relación con sus hermanos, se asumen diferentes y, por lo tanto, lejanas. Sin embargo, dado el carácter gregario (la necesidad de estar en compañía de otros), de los seres humanos, terminan buscando, cultivando y fortaleciendo relaciones con otros, a los que perciben más cercanos a ellos.

(más…)