Archivo para octubre 2016

La Biblia es la palabra de Dios

23 octubre, 2016

“Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié. Isaías 55.11

La Biblia es la Palabra de Dios. Aunque fue escrita por una gran diversidad de autores, creemos que todos ellos escribieron sólo lo que el Espíritu Santo les inspiró. Por lo tanto, en la Biblia encontramos la verdad divina revelada a los hombres; sin que tal revelación deje de lado totalmente las características históricas, sociales y personales, de cada uno de los escritores sagrados.

La palabra “inspiración”, en griego theopneustos, aunque no es una palabra bíblica, significa literalmente “respirado hacia afuera por Dios”. La definición que el Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado nos hace de la frase “Inspiración de las Escrituras”, nos permite entender mejor qué entendemos por esta:

(más…)

Biblia y revelación

9 octubre, 2016

Efesios 1.17-21

En no pocos casos, una de las principales razones que damos para no leer la Biblia es que no la entendemos. Desde luego, tal aseveración no se refiere sólo a su peculiar lenguaje o a los sucesos de los que se ocupa. Se trata, ante todo, de la dificultad para comprender el propósito y sentido de la misma. Es decir, de entender cuál es el mensaje de la Biblia, qué tiene este que ver con nuestra propia vida y cómo podemos aplicar en nuestro día a día lo que la Biblia nos revela acerca de Dios.

La Biblia comunica el conocimiento de Dios al alma, a la mente de las personas. A esto es a lo que llamamos revelación bíblica. Todo lo que les dado al hombre conocer acerca de Dios lo encontramos en la Biblia. Lo que la Biblia no nos dice acerca de Dios: de su carácter, de su manera de actuar, de sus planes, etc., son cuestiones que no resultan relevantes a nuestra vida presente. Por lo tanto, ni hay necesidad de conocerlas, ni nuestra vida adolece de falta alguna si no las conocemos.

(más…)

La Biblia, tradiciones y principios

2 octubre, 2016

2Timoteo 3.16,17

A la luz de la gran polémica desatada por la promoción de los llamados matrimonios igualitarios en México, han surgido muchas voces acusando a la fe cristiana, y a la Biblia en particular, como la expresión más alta del conservadurismo moral. Cierto es que la forma en la que quienes pretenden defender lo que ellos llaman el matrimonio natural, da lugar, en cierto modo, a tales acusaciones. Sobre todo, cuando se pretende imponer modelos únicos para cuestiones que han evolucionado y con toda seguridad lo seguirán haciendo, tales como los modelos familiares.

Tal discusión nos da la oportunidad de considerar que lo que llamamos la vida cristiana, incluye aspectos morales y éticos que son expresión contundente de la fe y del compromiso del creyente. Hebreos 12.14 nos anima a procurar llevar ‹‹una vida santa porque los que no son santos no verán al Señor››. Tradicionalmente se ha interpretado tal invitación haciéndose un énfasis en la pureza moral del creyente, aunque el término más bien se refiere a la consagración que el cristiano hace de su vida al Señor. De cualquier modo, ello sí implica que asumamos la santidad como pureza moral, aunque la misma, contra lo que muchos consideran, no sea un fin en sí misma sino un recurso para poder consagrar el todo de nuestra vida a Dios.

(más…)