Archive for the ‘Biblia’ category

Mentalidad bíblica

7 octubre, 2018

2 Timoteo 3.16,17

iCP disciplinasdevocionalesHoy iniciamos el ciclo Disciplinas Devocionales. Wikipedia propone que disciplina es la coordinación de actitudes, con las cuales se instruye para desarrollar habilidades más rápido, o para seguir un determinado código de conducta u “orden”. Nuestro propósito es animarnos a desarrollar la práctica de aquellas actitudes y actividades espirituales que nos permitan fortalecer nuestra comunión con Dios y con su iglesia. Iniciamos atendiendo la importancia de la lectura y el estudio de la Biblia, la Palabra de Dios.

(más…)

Se sabrá lo que en verdad piensa cada uno

24 diciembre, 2017

Lucas 2.27-35

A Simeón debe haberlo conocido mucha gente, unos admiraban su fe y otros, seguramente, pensaban que era un pobre tonto que tenía la cabeza llena de ilusiones huecas. Dios, el Mesías, la redención de Israel, ¿cómo creer en tales fantasías? Pero, Simeón creía y esperaba. La suya no era una fe sustentada solamente en la esperanza, era producto de su conocimiento, de su experiencia y, desde luego, de su profunda comunión con Dios.

Ni la existencia ni el quehacer de Dios dependen de lo que los hombres pensemos de él y de ello. Dios es y Dios actúa, más allá de nuestra fe y de nuestras convicciones. Sin embargo, no siempre podemos ver ni entender lo que Dios hace y cuál es su propósito. Simeón pudo hacerlo porque él sabía lo que Dios estaba haciendo, gracias a su conocimiento de las escrituras y gracias, también, a su comunión con el Señor. Sabía y esperaba, por eso veía de otro modo. Al pasar tanto tiempo en el templo pudo ver muchas de las cosas que Dios hacía. Vio entrar a personas anhelantes y las vio salir rebosantes de gozo. Oro por quienes llegaban en necesidad y se alegró cuando participó de las bendiciones recibidas.

(más…)

Ya murieron

2 enero, 2017

Mateo 2.19-21

La historia de la Navidad contiene tantos elementos sobrenaturales que resulta difícil acercarse a ella de manera humanamente objetiva. Dado que implica la intervención y el quehacer extraordinario de Dios, resulta imprescindible acercarse a la misma desde una perspectiva diferente, la de la fe. Así, si empezamos por asumir lo que no entendemos -lo que no nos checa-, estaremos en condiciones de avanzar hasta el espacio de la experiencia personal en el que podremos comprender y hacer nuestro todo lo que el relato navideño implica.

Desde luego, esta es una historia de amor. Y, como todas las grandes historias de amor, contiene elementos incomprensibles a menos que se participe de la relación de amor que les da sentido. En este caso, es el amor de Dios por nosotros la razón y la clave que da sentido al relato navideño. Jesús es la prueba por excelencia de que Dios nos ama. También es la prueba de que, por amor, Dios no desiste de su propósito de bien a favor de los suyos. Y, desde luego, Jesús es la prueba de que no hay fuerza que pueda impedir que el propósito de salvación se cumpla en nosotros cuando respondemos en amor al amor que hemos recibido en él.

(más…)

La Biblia es la palabra de Dios

23 octubre, 2016

“Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié. Isaías 55.11

La Biblia es la Palabra de Dios. Aunque fue escrita por una gran diversidad de autores, creemos que todos ellos escribieron sólo lo que el Espíritu Santo les inspiró. Por lo tanto, en la Biblia encontramos la verdad divina revelada a los hombres; sin que tal revelación deje de lado totalmente las características históricas, sociales y personales, de cada uno de los escritores sagrados.

La palabra “inspiración”, en griego theopneustos, aunque no es una palabra bíblica, significa literalmente “respirado hacia afuera por Dios”. La definición que el Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado nos hace de la frase “Inspiración de las Escrituras”, nos permite entender mejor qué entendemos por esta:

(más…)

Biblia y revelación

9 octubre, 2016

Efesios 1.17-21

En no pocos casos, una de las principales razones que damos para no leer la Biblia es que no la entendemos. Desde luego, tal aseveración no se refiere sólo a su peculiar lenguaje o a los sucesos de los que se ocupa. Se trata, ante todo, de la dificultad para comprender el propósito y sentido de la misma. Es decir, de entender cuál es el mensaje de la Biblia, qué tiene este que ver con nuestra propia vida y cómo podemos aplicar en nuestro día a día lo que la Biblia nos revela acerca de Dios.

La Biblia comunica el conocimiento de Dios al alma, a la mente de las personas. A esto es a lo que llamamos revelación bíblica. Todo lo que les dado al hombre conocer acerca de Dios lo encontramos en la Biblia. Lo que la Biblia no nos dice acerca de Dios: de su carácter, de su manera de actuar, de sus planes, etc., son cuestiones que no resultan relevantes a nuestra vida presente. Por lo tanto, ni hay necesidad de conocerlas, ni nuestra vida adolece de falta alguna si no las conocemos.

(más…)

La Biblia, tradiciones y principios

2 octubre, 2016

2Timoteo 3.16,17

A la luz de la gran polémica desatada por la promoción de los llamados matrimonios igualitarios en México, han surgido muchas voces acusando a la fe cristiana, y a la Biblia en particular, como la expresión más alta del conservadurismo moral. Cierto es que la forma en la que quienes pretenden defender lo que ellos llaman el matrimonio natural, da lugar, en cierto modo, a tales acusaciones. Sobre todo, cuando se pretende imponer modelos únicos para cuestiones que han evolucionado y con toda seguridad lo seguirán haciendo, tales como los modelos familiares.

Tal discusión nos da la oportunidad de considerar que lo que llamamos la vida cristiana, incluye aspectos morales y éticos que son expresión contundente de la fe y del compromiso del creyente. Hebreos 12.14 nos anima a procurar llevar ‹‹una vida santa porque los que no son santos no verán al Señor››. Tradicionalmente se ha interpretado tal invitación haciéndose un énfasis en la pureza moral del creyente, aunque el término más bien se refiere a la consagración que el cristiano hace de su vida al Señor. De cualquier modo, ello sí implica que asumamos la santidad como pureza moral, aunque la misma, contra lo que muchos consideran, no sea un fin en sí misma sino un recurso para poder consagrar el todo de nuestra vida a Dios.

(más…)

Jesús, razón para la esperanza

24 diciembre, 2015

Lucas 2.1-11

La historia de la Navidad es una historia de amor y de compromiso. El que Dios haya enviado a su único Hijo con el propósito de que este sirviera como precio de expiación, como pago de la deuda de todos nosotros, sólo puede ser comprendido desde la perspectiva del amor divino y del compromiso que de este resulta. Juan el evangelista nos asegura que el amor tan grande de Dios es la razón que él tuvo para enviar a su Hijo como garante de nuestra salvación. Es su amor, la profundidad del mismo, lo que lleva a Dios a contraer la obligación de ocuparse de nuestra salvación.

Dicen que hay una gran diferencia entre los animales y los seres humanos ante la muerte de uno igual a ellos. Cuando las fieras atacan una manada esta reacciona espantada, pero procurando proteger a los más débiles. Sin embargo, una vez que su congénere ha sido capturada y aun cuando esté siendo devorada por las fieras, el resto de la manada prosigue pastando y haciendo lo que le es natural. A diferencia de los animales, las personas resultan afectadas profundamente por la muerte de los suyos, al grado de que el todo de su vida se ve alterado. Sin embargo, más tarde o más temprano, terminamos aceptando lo inevitable y seguimos nuestra vida como mejor podemos.

(más…)