Archivo para enero 2017

No es que busque dádivas

28 enero, 2017

Filipenses 4.9-19

Podemos darnos cuenta que este pasaje muestra el corazón de un hombre agradecido. El Apóstol Pablo escribe a la iglesia de Filipos, fruto de su esfuerzo y aún de su sufrimiento. La de Filipos fue la primera iglesia establecida en Europa. Se distinguió por el cuidado que tuvo para proveer al Apóstol con recursos económicos para su ministerio. En sus palabras, Pablo incluye un principio fundamental de la mayordomía cristiana cuando dice: “no es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.” (Vs 17) Para entender mejor este principio, conviene hacer las siguientes consideraciones.

En el contexto bíblico, el mayordomo era el siervo, el empleado encargado de la administración económica de una casa. Tal administración consistía en mucho más que “llevar bien las cuentas”. Se trataba, también, de hacer producir lo más posible los recursos recibidos. El mayordomo podía disponer de lo necesario para tal administración, pero también para su propia manutención. Si su obligación era cuidar y multiplicar los recursos recibidos, su derecho era beneficiarse de los mismos siempre y cuando no lo hiciera en perjuicio de su patrón.

(más…)

Eso de consagrar a los hijos

22 enero, 2017

Lucas 2.22-24

Interés y preocupación constante de los padres es la suerte de sus hijos. Es decir, la condición en que estos se encuentran en cada etapa de sus vidas. Animados por tal interés y preocupación los padres hacen y deshacen todo lo que está a su alcance con tal de poder asegurar que las circunstancias de sus hijos sean buenas y que los mismos estén a salvo de todo mal.

Sin embargo, bien pronto, los padres descubren que no tienen ni las capacidades ni las oportunidades para evitar el sufrimiento de sus hijos. La Biblia cuenta que José y María acudieron al templo a consagrar al pequeño Jesús a Dios. La consagración de los hijos es una práctica establecida por Dios y tiene dos propósitos. El primero consiste en hacerlos sagrados. Es decir, dedicarlos a Dios para que lo sirvan y honren en todo lo que hagan. El segundo propósito consiste en invocar la permanente dirección divina en la vida de los hijos. Los padres que consagran a sus hijos quieren que Dios los dirija porque saben que la dirección divina les protege de todo aquello que pueda dañarlos.

(más…)

La razón, el sentido, de la vida

15 enero, 2017

Mateo 16.21-27

La vida es un don. Primero, porque es un privilegio extraordinario el tener vida, existir. También lo es porque, para los seres humanos, la vida es mucho más que energía, fuerza, aliento. A esto, que los hombres comparten con los animales y las plantas, las personas agregan el privilegio de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios. Así que la vida da a mujeres y hombres la oportunidad de vivir en comunión con el Señor.

Vale la pena caer en el lugar común y asegurar que la vida es bella. Dios, a quien puede considerarse “hombre céntrico”, ha creado todas las cosas en función del hombre. La belleza de la Creación no solo refleja el carácter de Dios, sino que tiene como objetivo el enriquecer a los seres humanos, animar en ellos el gusto por, y el cultivo de, lo bueno y lo bello. Además, lo que Dios ha creado acompaña al hombre, brindándole la oportunidad de ser, él mismo, co creador con el Señor de la Creación. Este, quizá, sea uno de los dones aparejados al de la vida que más valioso resulta: las personas tienen la capacidad de producir, de re-crear, a partir de lo que Dios ha hecho y así, valga la pretensión, contribuir al enriquecimiento de lo que Dios ha creado.

(más…)