Posted tagged ‘Relaciones’

Para salvarles la vida

26 abril, 2015

Génesis 45.4-9

La vida es la vida, es lo que es. No es todo la justa que uno deseara (y ¡qué bueno!), no es lo que creemos, ni mucho menos, lo que nos gustaría. Sí, la vida es lo que es. La nuestra está influenciada, casi determinada, por elementos endógenos y exógenos. Es decir, por cuestiones que se bien se originan en nuestro interior o que son generados por personas y situaciones ajenas a nosotros. Tal el caso de José.

Sabemos de las convicciones más íntimas y fuertes de José. Cómo es que gracias a ellas pudo salvar sus circunstancias. Descubrimos en José un hombre recto, temeroso de Dios, sensible a los afectos familiares, al grado de su propia vulnerabilidad. También reconocemos en él una fuerte identidad, sabe quién es y cuál es el papel que ha de jugar en la historia de su familia. Pero, también vemos en José la historia de un hombre en la que su vida no fue la que se esperaba. Un hombre que fue sorprendido y marcado por la disfuncionalidad de su familia. Un hombre que, de protagonista pasó a ser víctima. Una persona que dejó de ser el sujeto de su vida para convertirse en el objeto que otros quisieron hacer de él.

(más…)

El Perdón, Testimonio del Amor

24 marzo, 2013

Efesios 4.32; Colosenses 3.13

Al inicio de la Semana Santa podemos cuestionarnos respecto de lo que la misma representa, significa, nos dice a cada uno de nosotros. Desde luego, más allá de los detalles cruentos a los que acostumbramos prestar atención, el hecho es que esta conmemoración hace evidente el amor incomparable de Dios por la humanidad, por nosotros. Pero, contra lo que podría suponerse, la expresión del amor no es ni la entrega, ni el sufrimiento de Cristo. Lo que hace evidente el amor de Dios es que, en Cristo, él ha dispuesto todo lo necesario para que nosotros alcancemos su perdón.

Sí, el resultado final de los acontecimientos de Semana Santa es que quienes hacemos nuestro el sacrificio de Jesucristo y nos identificamos con él en el bautismo, somos reconciliados con Dios y participamos de una relación de amor. Esto es posible porque Dios ha perdonado nuestros pecados y nos ha hecho hijos suyos. Sabemos que el amor de Dios le ha llevado a tomar la iniciativa en su acercamiento a nosotros. Pero, también sabemos que él ha hecho la provisión de los recursos necesarios para que su propósito pudiera cumplirse y, sabemos también, que Dios ha estado dispuesto a pagar grandes precios para estar en relación con nosotros.

(más…)

Para Dirigir Nuestros Pasos

26 diciembre, 2010

Lucas 1.68-79

Nuestra vida está llena de hitos, es decir, de marcas que sirven para indicar la dirección que hemos seguido o la distancia que hemos recorrido en nuestro caminar diario. Siendo así las cosas, podemos detenernos en circunstancias tales como el fin de un año para preguntarnos si hemos alcanzado lo que alguna vez nos propusimos o lo que resulta necesario que alcancemos y, sobre todo,  si hemos caminado en la dirección correcta.

La Biblia enseña, y en particular el nacimiento de Jesús lo destaca, que Dios está dispuesto a guiar nuestros pasos por el camino de la paz. Tal disposición, además de hacer evidente el amor e interés divinos en nuestra condición, también hace evidente el hecho de que todos, en mayor o en menor medida, hemos equivocado nuestro caminar y necesitamos ser guiados en la dirección correcta. Basta con hacer un análisis superficial de nuestra vida para descubrir que hay cosas que no son de la manera que conviene que sean, sobre todo nuestras relaciones más cercanas y significativas.

Dada la importancia que tiene el caminar por caminos de justicia, es decir, de hacer la vida con sabiduría y caminar en la dirección correcta; pues en ello está la sanidad integral de la misma, conviene que consideremos tres condiciones que debemos cumplir para que el propósito divino de guiar nuestras vidas pueda cumplirse:

Humildad. Esta consiste en el reconocimiento de las propias limitaciones y debilidades. Resulta notorio cómo la ignorancia se vuelve un nutritivo caldo de cultivo de la soberbia. Mientras más equivocados, más soberbios. Es decir, más convencidos de nuestra propia razón y dispuestos a culpar a los otros de los errores y fracasos en que participamos. De ahí la importancia de que seamos humildes y reconozcamos que nos hemos equivocado; más aun, que no sabemos lo que necesitamos saber y, por lo tanto, necesitamos que alguien que sí sepa, nos dirija en la dirección correcta.

Arrepentimiento. En la Biblia, arrepentirse es cambiar de opinión, de manera de pensar. Hay una estrecha correlación entre fracaso y auto-victimización. Especialmente cuando participamos de dinámicas relacionales erradas y dolorosas, tendemos a asumir el papel de víctimas. Pero, para que Dios pueda dirigirnos en la dirección correcta, debemos asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde respecto de la culpa y el dolor de los cuales participamos. Nuestra ignorancia, nuestra soberbia, nuestra terquedad, etc., engendran culpas y daños que debemos asumir y lamentar, al mismo tiempo que debemos vivir de tal manera que, en lo que a nosotros toque, los podamos evitar.

Compromiso de conversión. La frustración de la vida produce cansancio y este produce desapego, es decir la falta de interés, alejamiento, desvío. Mientras más equivocadamente hacemos la vida, más nos desviamos y alejamos de nuestros propósitos iniciales y de las personas que amamos. Es notorio que quienes participan de dinámicas relacionales insanas tienden al desapego. El budismo asegura que la clave de la felicidad se encuentra en el desapego; que mientras menos nos comprometamos con los que amamos, seremos más felices. Esta, desafortunadamente, es la conclusión a la que muchos llegan cuando caminan por caminos de error. Se trata, entonces, que caminar en sentido contrario y asumir la obligación de la conversión. Primero, de la conversión a Dios y, en segundo lugar, de la conversión a aquellos que hemos hecho partícipes de nuestros errores y nuestras equivocaciones. Sólo puede cambiar quien se obliga a hacer lo justo y a seguir la dirección correcta. Quienes más lejos se sienten, pero más se obligan a volver al lugar y dirección correctos, son quienes están en camino del cambio.

Cuando nosotros, al hacer el balance de nuestra vida, dejamos de caminar caminos de oscuridad y nos volvemos a la luz que es Cristo y venimos a él trayendo, a la manera de los sabios de Oriente, estos tres presentes, esta ofrenda compuesta de humildad, arrepentimiento y compromiso de conversión, abrimos la puerta para que Dios pueda obrar en nosotros y pueda, entonces, dirigir nuestros pasos por el camino de la paz.

Amarse a Uno Mismo

27 febrero, 2010

Pastor Adoniram Gaxiola

2 Samuel 13.10-22

Amarse a uno mismo resulta de primordial importancia. Quien se ama está en paz consigo mismo, por lo tanto puede conservar su equilibrio interior en cualquier circunstancia. Sobre todo, quien se ama a sí mismo puede mantener su dominio propio ante los retos implícitos en toda relación humana. Es más, amarse a sí mismo es una capacidad inherente a la condición de ser humano. La misma naturaleza humana, el diseño divino con que hemos sido creados hace que el amarnos, tanto como capacidad como necesidad, esté unido a nuestra identidad. Por ello quien no se ama a sí mismo sufre un desgarramiento de su identidad, pues no sólo no se ama, sino que se priva a sí mismo de lo que le es propio. Atenta contra sí mismo, de la misma manera que lo hace quien destruye las columnas que sostienen a una construcción.

Son muchas las razones que explican la falta de amor a uno mismo, el desamor. Fundamentalmente se originan tanto en el interior de la persona, como en su entorno social inmediato, la familia. La persona, al nacer, es maleable en su carácter por lo que resulta especialmente sensible a los estímulos familiares que recibe. Se dice que el carácter emocional de las personas se define en los primeros años de vida. Así, la persona no solo aprende a sentir respecto de los demás, sino que también aprende a sentir respecto de sí misma. Uso de manera reiterativa la expresión aprende a sentir, porque  no necesariamente lo que la persona siente respecto de sí mismo y respecto de los demás es natural, propio de su identidad. Más bien, aprehende lo que los demás sienten y perciben de ella. Es decir, hace propio, coge, lo que los demás tienen para ella. Dada su inmadurez emocional, la persona no tiene el juicio que le permite distinguir lo verdadero de lo falso, lo propio de lo impuesto, lo bueno de lo malo.

Un personaje bíblico que nos permite entender mejor esto es Absalón, el hijo de David. Absalón fue uno de los 19 hijos varones de David y tuvo una hermana. La familia de David era una familia en extremo disfuncional. El padre era un hombre pasional, inestable y sensual. Sus hijos sufrieron las consecuencias del pecado de su padre, fueron marcados existencialmente por el ambiente familiar, especialmente Absalón. En él podemos descubrir un peculiar sentido de lealtad familiar, protege y venga su hermana por la deshonra ocasionada por su hermano mayor, Amnón. Pero, también traiciona a su propio padre, al extremo de ponerlo en peligro de muerte. La historia de David y Absalón descubre a un hijo consentido, que había aprendido a sentirse superior, con mayor derecho y enfermamente cercano y enfrentado a su padre.

Absalón difícilmente podía amar a otros, puesto que no estaba en equilibrio consigo mismo… no parece que pudiera amarse a sí mismo.

Los conflictos de los padres, el alejamiento entre ellos y la separación de facto que los hijos pueden percibir, así como el abandono real o virtual que enfrenten, atenta contra el amor propio de estos. Lo mismo sucede con las relaciones diferenciadas y privilegiadas respecto de los hijos, los que resultan menos favorecidos por sus padres aprenden que no hay en ellos qué los haga dignos de ser amados. Pero, también, los que son amados en exceso aprenden a sentir lo que no es propio, lo que no les ayuda a desarrollar y conservar el equilibrio interior. Como Amnón sienten que los demás están a su servicio y disposición, necesitan someter a los otros para sentirse completos, todavía dignos de ser amados.

Si todo esto resulta importante y digno de ser tomado en cuenta, no es, con todo, lo más importante. Dios creó al hombre para vivir en comunión con él, lo hizo digno [merecedor] de ser amado y Dios es el primero que ama al ser humano de manera incondicional. Porque lo ama, el hombre es lo que más importa a Dios, más que la naturaleza, más que el Universo, más que los ángeles. Por amor al hombre, Dios entregó a su propio Hijo con el fin de recuperar la relación de amor que inicialmente se propuso. Sin embargo, el diablo no sólo ha querido arrebatarle a Dios su gloria y señorío; ya que no pudo hacerlo se propuso arrebatarle a quien Dios más ama: el hombre, creado a su imagen y semejanza. Satanás quiso hacer del hombre un ser indigno de ser amado, por ello es que, según la enseñanza de Jesús nos revela: el diablo ha venido a robar, matar y destruir lo que de Dios hay en el hombre.

Lo interesante es que Satanás destruye dando, incrementando aquello que daña al hombre. Santiago nos enseña que el pecado, el errar, empieza cuando cada uno de su concupiscencia es atraído y seducido. [1.14] Una traducción más actual dice que cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seduce. [NVI] Los malos deseos, la concupiscencia, no son otra cosa sino deseos desordenados.

La construcción de nuestro carácter, desde la infancia, generó, desarrolló deseos de dos clases: deseos ordenados y deseos desordenados. Los primeros animan y fortalecen lo que nos es propio, la superación, el gusto de lo bueno, el servicio a los demás. Los deseos desordenados, por el contrario, animan y fortalecen actitudes y conductas que atentan contra nuestra dignidad propia y, por lo tanto, dificultan de manera creciente el que nos amemos a nosotros mismos.

Más y más de lo que los deseos desordenados producen, poder, sensualidad, dinero, promiscuidad, etc., nunca producen mayor amor propio. Como Absalón, no se amó más cuando derrocó a su padre, ni siquiera se amó más cuando se acostó con las mujeres de David. Por eso es el diablo nos quita dándonos. Él sabe que mientras más tengamos de lo que es fruto de nuestros deseos desordenados, más vacíos estaremos y menos razón tendremos para amarnos a nosotros mismos.

Jesucristo dijo que él había venido para destruir las obras del diablo y para que nosotros tuviéramos vida en abundancia. ¿Cómo lo hizo? Recuperando en nosotros el amor del Padre. No que el Padre hubiera dejado de amarnos, sino que nuestro pecado hizo que dejáramos de ser amables; es decir, dignos de ser amados. Lo hizo, destruyendo las obras del diablo y dándonos un nuevo espíritu, una nueva manera de pensar y de sentir. Pablo lo define así: Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio. [2 Ti 1.7]Es decir, en Cristo ha traído a nosotros el equilibrio perdido y, por lo tanto, ha recuperado la paz que nos permite amarnos a nosotros mismos y amar a nuestros semejantes.

Siempre me ha parecido excepcionalmente importante y atractiva la declaración paulina: Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. [Fil 4.7] Lo importante es la promesa: la paz de Dios guardará nuestros corazones y pensamientos. Es decir, lo que sentimos y lo que pensamos. El término sugiere que la paz de Dios pondrá una guardia militar que impida el ataque del enemigo. Más aún, resulta interesante que el Apóstol se refiere, como paz, a la armonía entre Dios y el hombre y, por consiguiente la armonía de este consigo misma y, en consecuencia la capacidad para poder permanecer en equilibrio en las vicisitudes de las relaciones humanas.

En conclusión

La Biblia nos enseña que en y por Cristo, aquellos que han perdido el derecho de ser amados por Dios y por lo tanto la capacidad de amarse a sí mismos, recuperan tanto el derecho como la capacidad de hacerlo. Pero, también nos enseña que se ama a sí mismo quien se sabe amado por Dios y permanece en una relación nutricia con su Señor. Enseña que nuestro amor a nosotros mismos se nutre del amor que el Padre nos tiene y manifiesta. Que, a final de cuentas, nos amamos con el mismo amor que somos amados.

Y que ese amor en nosotros, el amor de Dios, recupera definitiva, aunque paulatinamente, el equilibrio interior que nos permite ser libres del poder de nuestros más íntimos deseos desordenados. Sabiéndonos amados, podemos amarnos a nosotros mismos.

Como quieran que los demás hagan con ustedes

25 octubre, 2009

Pastor Adoniram Gaxiola

Mateo 7.12

San Pablo asegura que nuestra predicación es locura para muchos que la escuchan. Una de las razones para ello es que el mensaje de Cristo resulta extraño a quienes han aprendido a vivir de cierta manera. En muchos casos, aún la insatisfacción provocada por tal clase de vida no les impide rechazar, muchas veces a priori, el mensaje de vida.

Tal el caso del pasaje que nos ocupa. La llamada regla de oro se enfrenta con un hecho absoluto en quienes no viven la realidad del Reino de Dios: se asumen como los acreedores de cuantos les rodean. Es decir, asumen que tarea de los demás es tratarlos como les es debido, hacer por y para ellos lo que necesitan y responder a sus expectativas, sin importar lo que ellos mismos sean o hagan. Es decir, se trata de personas que, por las razones que sean, van por la vida convencidas de que si de responsabilidades se trata, estas se les deben a ellas y si de derechos hablamos, estos les corresponden aún a costa de la dignidad, la paz y el equilibrio de los demás.

En efecto, muchos de los problemas relacionales: de pareja, filiales, amistosos, laborales, etc., se complican porque las partes en conflicto esperan que sean los otros los que hagan lo que es propio. Si de parejas se trata, se espera que el marido o la esposa cambien; si de los compañeros de trabajo, se espera que sea el otro el que se dé cuenta y haga lo que yo pienso, etc.

Nuestro Señor Jesús hace evidente que en el origen de los conflictos relacionales se encuentran necesidades insatisfechas de las personas en lucha. La insatisfacción insatisfecha genera una mayor necesidad, hasta llegar al grado de que la persona necesitada resulta incapaz de controlar su frustración, su ira y deseos de revancha, lo que expresa con su intolerancia, persecución y diversas formas de agresión al otro. No solo ello, su capacidad de juicio se reduce de tal forma que se vuelve insensible a sus propios errores y propicia un mayor daño para sí misma y para con quienes está en conflicto.

El “como quieran que los demás hagan con ustedes” de la frase de Jesús, evidencia que Dios no solo no ignora nuestras necesidades y deseos, sino que los legitima en la medida que los mismos son expresión de nuestra condición y naturaleza humana.

En los conflictos relacionales, sean estos del tipo que sean, uno de los problemas que los exacerban es tanto el temor a que el otro no reconozca mis necesidades, como el efectivo menosprecio que el otro hace de las mismas. Por ejemplo, el esposo necesita que su mujer le escuche, pero también que le hable. Sin embargo, por la experiencia vivida, puede temer que a su mujer no le interese hacer ninguna de las dos cosas. Si a ello suma la incapacidad y/o el desinterés de la esposa en comprender su necesidad, generalmente actuará exigiendo al esposo que la escuche y le hable.

Lo que Jesús dice es que la necesidad del marido es real y es legítima. Y esto resulta fundamental entenderlo. Todos tenemos necesidades sentidas, si algunas no tiene lógica o al otro le parecen que no son reales, siguen siendo nuestras necesidades. Sin embargo, tal no es el tema que ocupa a nuestro Señor. Él se ocupa de un modelo de satisfacción de necesidades que es propio del Reino de Dios. En cierta manera, a lo que Jesús nos llama es a dejar de buscar la satisfacción de nuestras necesidades en el modelo que es según la carne. Los que siguen tal modelo, no pueden agradar a Dios (Ro 8.8), ni, por lo tanto, satisfacer sus necesidades sentidas. La carne lo único que produce es corrupción. Como a muchos nos consta.

De lo que se trata, según el modelo propuesto por Jesús, es que quien está en necesidad tome el control del proceso para garantizar que encontrará lo que le hace falta. En este proceso, quien necesita ser tratado de cierta manera, actúa de la misma para con quien puede contribuir a la satisfacción de sus necesidades. Creo que aquí podemos aplicar uno que llamaremos principio de género. Género es la clase o tipo a que pertenecen personas y cosas. Otra forma de decirlo es iguales atraen a iguales. En la propuesta de Jesús está presente este principio, para recibir lo que deseas debes dar el mismo género, la misma clase, de lo que esperas recibir. Porque, si das una clase distinta a lo que esperas recibir, nunca recibirás lo que esperas.

Es como salirse de curso, no importa cuánto avances en el mar o en el aire, cada vez estarás más lejos del destino deseado. Tan cierto es esto que nuestro Señor Jesucristo concluye que en eso se resumen la ley y los profetas. Es decir, no hay duda acerca de la validez de tal principio.

Los seres humanos tenemos mucho más capacidad y poder para definir nuestro destino que lo que generalmente estamos dispuestos a creer y aceptar. Si el futuro es cosecha, el mismo depende en buena medida de lo que sembramos hoy. Es cierto que nuestra siembra puede ser atacada y que habrá quienes en nuestro trigal siembren cizaña. Pero, según aseguró Jesús, en el día de la cosecha el trigo seguirá siendo trigo. Es decir, podemos confiar que el fruto de la justicia, siempre será justicia. Santiago3.18 asegura: los que procuran la paz, siembran en paz para recoger como fruto la justicia.

En la búsqueda de la satisfacción de nuestras necesidades, dejemos de actuar de la manera equivocada, mejor hagamos con los demás como queremos que hagan con nosotros.

Los Derechos de las Mujeres

5 octubre, 2009

Pastor Adoniram Gaxiola

Los derechos de las mujeres son derechos naturales. Es decir, son derechos propios a su condición de ser humanos. No les son otorgados, ni ellas tienen que ganarlos. Dado que las mujeres son, entonces tienen derechos. Desafortunadamente, en nuestra cultura no se honra este principio. A las mujeres se les regatean sus derechos. En su condición de mujeres se les exige un doble esfuerzo, una actitud agradecida y el cumplimiento de muchos, muchos, méritos, para que, finalmente, se les reconozcan algunos derechos.

Esto sucede “hasta en las mejores familias”. Los hombres han sido formados con una actitud complaciente hacia las mujeres. Aún los que, en apariencia, no violentan los derechos de las mujeres, en no pocos casos son movidos por la idea de que son ellos los que dan, los que permiten, los que ayudan. En muy pocos casos están los hombres capacitados para reconocer a las mujeres como sus iguales, sin verse o sentirse en riesgo ante ellas.

Lo malo es que no son pocas las mujeres que piensan igual de sí mismas. Viven esforzándose para ganarse el derecho a ser, a ser tomadas en cuenta, a ser respetadas. Ellas mismas, conciente e inconcientemente, se repliegan y renuncian a sus derechos. Aún cuando se lamentan por ser marginadas, ellas mismas contribuyen al despojo de su dignidad, de su integridad y de su libertad.

Hay dos declaraciones bíblicas que ayudarán tanto a los hombres como a las mujeres que estén interesados en descubrir y transitar por los principios eternos que garantizan relaciones más sanas, satisfactorias y productivas entre los hombres y las mujeres.

La primera declaración la hace el mismo Dios, en Génesis 1.26-28: “Llenen el mundo y gobiérnenlo”, les dice a Adán y a Eva. La declaración incluye dos principios que trascienden cualquier cultura y forma de pensar. Ambos principios se sustentan en el derecho que Dios otorga en un plano de igualdad tanto al hombre como a la mujer. Derecho es: “la facultad de hacer o exigir todo aquello que la ley o la autoridad establece en nuestro favor, o que el dueño de uno cosa nos permite en ella”. Dios, el dueño de todo lo creado, ha otorgado tanto a la mujer como al hombre, la facultad de hacer o exigir todo aquello que él ha establecido en su favor. De acuerdo con el pasaje bíblico, esta facultad (capacidad), tiene que ver con “llenar el mundo y gobernarlo”. En el “llenar el mundo”,  encontramos un principio de plenitud. Mujer y hombre tienen el derecho a la plenitud: tanto a ser plenos, como a generar plenitud. Es decir, no hay límites para ellos dentro de la Creación. Lo que ellos se propongan alcanzar les es propio.

En segundo lugar, encontramos un principio de gobierno, de autoridad. Ambos están facultados para hacer aquello que les es propio… en igualdad de autoridad. Es decir, ni la mujer tiene que pedir permiso al hombre, ni este tiene que hacerlo con la mujer. No existe, de entrada, un principio de subordinación jerárquica. En un plano de igualdad lo que se hace necesario es el acuerdo entre iguales.

Aquí conviene destacar que el primer derecho de la mujer es ser lo que ella es. En el entorno familiar se tiene la responsabilidad de acompañar a las mujeres en la búsqueda y definición de su propia identidad, de su individualidad. Los familiares deben respetar los espacios de las mujeres, desde niñas, y contribuir al desarrollo de su potencial biótico; es decir, de su capacidad innata para ser y alcanzar lo que se propongan.

Lo que la mujer es, igual que en el caso del hombre, está determinado por el desarrollo de su propia visión. En un complejo proceso, lleno de dolor y de aventura, los seres humanos maduramos. Desarrollamos nuestro carácter identificando aquellas peculiaridades que nos son propias: deseos, habilidades, inquietudes, el llamado, la vocación, etc. Conforme nos vamos conociendo a nosotros mismos podemos mirar hacia el futuro. Podemos ver desde aquí el allá. Derecho de las mujeres es el compromiso de los suyos para que, desde pequeñas, cuenten con los recursos para conocerse a sí mismas y poder engendrar y tejer sus sueños, su visión de sí mismas.

Engendrar, en cuanto contar con los elementos de información, formación y fortalecimiento que les permitan hacer elecciones adecuadas y oportunas. Tejer, en cuanto se les apoye y acompañe en el cumplimiento de las tareas y etapas que les permitan alcanzar lo que se han propuesto. Tienen derecho, las mujeres, a contar con los recursos espirituales, intelectuales, afectivos, materiales y económicos que les permitan realizar la doble tarea de engendrar y tejer sus sueños.

La segunda declaración la encontramos en labios de Pedro, el pescador: “dando honor a la mujer como a vaso más frágil,  y como a coherederas de la gracia de la vida”. 1 Pedro 3.7. “En México, el 70% de las mujeres aseguraron sufrir violencia por parte de su pareja.” Abuso físico, sexual, emocional, económico, moral. El abuso de la mujer es cimiento y expresión de nuestra cultura hedonista, de la doctrina que proclama el placer como el fin supremo de la vida. En efecto, en esta cultura de pecado, la mujer ha sido convertida en un objeto de placer y, al mismo tiempo, en un instrumento para el confort del hombre. La mujer, se piensa, tiene la responsabilidad de satisfacer al hombre tanto directa como indirectamente. Por lo tanto, la mujer debe vivir en función de, y para el servicio del hombre. De ahí que se le niega el derecho a ejercer su voluntad, a satisfacer de manera prioritaria sus necesidades y, sobre todo, a decir no a las exigencias explícitas e implícitas del hombre. No siempre tales abusos se expresan de manera explícita y grosera, en no pocos casos se manifiestan de manera socarrona y aún sutil. Pero no importa el empaque, toda violación a la dignidad de la mujer es violencia.

La mujer tiene el derecho a ser tratada dignamente, con honor. En la cultura bíblica este derecho tiene un doble sustento: primero, porque se considera a la mujer como un vaso más frágil. La expresión es difícil de comprender, pero el término usado por Pedro puede ayudarnos. Significa tanto débil, como enfermo. Luego entonces, podemos asumir que la mujer ha sido debilitada por la cultura de pecado. Tanto dentro de las estructuras familiares, como de las sociales. La mujer ha venido a ser lo que no era cuando fue creada en igualdad con el hombre: débil y enferma en su carácter, en sus capacidades, en su facultad para ejercer el gobierno de sí misma y en la Creación. Por ello los hombres, sus esposos, les debemos un trato deferente, no áspero.

Pero, hay una segunda razón para que la mujer sea tratada con honor por su esposo: ella es coheredera de la gracia de la vida. Lo que la cultura de pecado ha hecho a la mujer no ha sido capaz de despojarla de su dignidad creacional. Sigue siendo igual al hombre, sigue siendo coheredera junto con el hombre. El hombre que menosprecia a su mujer está declarando su menosprecio a sí mismo. El hombre que ama a su mujer, como Cristo ama a la Iglesia, se ama a sí mismo y entonces puede reconocer la dignidad, el honor, de su mujer y actuar en consecuencia.

Preguntas para reflexión

¿Cuáles son las violaciones a los derechos de las mujeres en mi familia?

¿De qué manera y qué áreas resulta menos fácil respetar la dignidad de la esposa, la madre, las hermanas, dentro de mi familia?

¿Qué cosas concretas podemos hacer para respetar el derecho de las mujeres de la familia a ser ellas mismas y a ser tratadas con honor?

Rompiendo la Maldición de la Pareja

28 septiembre, 2009

La meditación, Mujeres Necias, ha provocado un buen número de llamadas, comentarios y aún encuentros con personas interesadas en el tema. Resalta el hecho de que un buen número de mujeres me han recordado aquel adagio que dice: “La mula no era arisca, la hicieron”. También ha llamado mi atención el que varios hombres hayan mostrado su satisfacción porque se trató un tema que les afecta y duele: la necedad de sus propias esposas. Pero, lo que más llama mi atención es que unas y otros insistan en permanecer en un modelo de relación, una manera de ser pareja, que no les satisface y sí les hiere constante y crecientemente.

Una vez más, hemos comprobado que la problemática de las parejas es compleja, particular y, siempre, diferente. Podemos hacer una paráfrasis de aquel popular dicho y declarar que, en materia de conflictos, cada pareja es un mundo. Sin embargo, también hemos encontrado que hay un factor que se encuentra presente en la mayoría de las parejas, tanto las que permanecen juntas –aunque no necesariamente por ello unidas-, como las separadas, divorciadas o en camino a ello. Que este factor trasciende cuestiones de edad, nivel social, confesión religiosa, etc. Se trata de un modelo de relación en el que se pretende que la mujer debe estar necesariamente subordinada al marido.

Culturalmente estos hombres y mujeres han aprendido que toca a la mujer la tarea de seguidora y al hombre el asumir la responsabilidad de la jefatura familiar; entendiendo esta como el derecho del hombre a decidir lo que está bien para la mujer y los hijos, lo que deben ser y hacer estos y la manera en que la familia debe organizarse. El resultado es una relación simbiótica que lejos de satisfacer a los miembros de la familia les impone roles y cargas que no les son propias. La mujer sumisa debe pagar el precio de su relegamiento, de su menosprecio y de la renuncia a su dignidad. A cambio de ello recibe el seudo beneficio de la protección, la seguridad económica y, sobre todo, el de no tener que asumir la responsabilidad de su propia vida, ya que lo que de lo que ella es y hace debe responsabilizarse a su marido. Este, por su lado, recibe el seudo beneficio de ser el señor de la familia, impone su voluntad y no tiene que dar cuenta de lo que es y hace a nadie. Pero, a cambio de ello, debe llevar sobre sus hombros no solo la responsabilidad de proveer a los suyos los recursos que requieren, sino que también resulta responsable del éxito o fracaso de los mismos. A fin de cuentas, la felicidad de los suyos depende de él, puesto que él los dirige.

Dado que tal manera de relación conyugal-familiar es contraria a la identidad con la que hemos sido creados, la misma fructifica en insatisfacción respecto de sí mismo y del otro y conduce, irremediablemente, a conflictos que atentan contra la estabilidad y la unidad de la pareja. Desafortunadamente, insistimos, una inadecuada interpretación de los pasajes bíblicos relativos al matrimonio, resulta ser el marco teórico que empuja a hombres y mujeres a relacionarse de manera tan destructiva. Conviene que, una vez más, consideremos lo que la Biblia dice al respecto.

Para empezar, no debemos olvidar nunca que hombre y mujer fuimos creados en un principio de igualdad. Al propósito divino de “hagamos al hombre”, sigue la declaración bíblica: “varón y hembra lo creó”. El relato de la presencia de Adán y Eva en el paraíso, destaca sobre todo el principio de equilibrio que guarda la Creación toda, incluyendo la relación entre los seres humanos. Adán era Adán y Eva, Eva. Cada quién él mismo y ambos en relación. La desafortunada experiencia de Eva con la serpiente, evidencia que la mujer era libre de tomar decisiones por sí misma; al igual que lo era Adán. En la desobediencia de ambos se hace evidente la libertad individual del ser humano.

Cuando Adán trata de justificarse ante el reclamo de Dios por su desobediencia, acusa a Eva, cierto, pero, cabe destacar, la identifica como su compañera. “La mujer que me diste como compañera”. Sin embargo, tal calidad de relación termina por el pecado. Dios, castiga a Adán y a Eva, modificando la calidad de iguales con la que fueron creados. Con ello hace evidente que el equilibrio que caracteriza a la Creación ha sido roto, habrá enemistad, trabajo improductivo, dolor, etc. En el caso particular de la mujer, Dios advierte que su deseo la llevará a su marido y él tendrá autoridad sobre ella.

Así, podemos ver el que la ascendencia del hombre por sobre la mujer es resultado del pecado y consecuencia del hecho de que la mujer pierde su identidad dado que hay una fuerza interior que la obliga a someterse a la voluntad del esposo; de la misma manera que las bestias se ven impelidas a devorar a otras. Tal es el sentido del término usado por el escritor bíblico. Es la naturaleza caída de la mujer, por el pecado, la que le lleva a necesitar compulsivamente de su marido.

Sin embargo, ni la ascendencia del hombre sobre la mujer, ni la necesidad compulsiva que la mujer tiene respecto de su marido, son elementos que contribuyen a la salud de la pareja. El hombre que controla, pronto se siente abrumado y fastidiado por tener que ser el responsable único de la salud de su familia. La mujer obligada a depender del marido en razón de su falta de identidad, pronto se llena de amargura y procurará vengarse del marido.

La salvación que hombres y mujeres recibimos en Cristo regenera en nosotros la identidad con la que hemos sido creados. Nunca será suficiente, menos demasiado, el recordar el principio bíblico de que, en Cristo, somos nuevas criaturas y que todas las cosas son, también nuevas. Por ello es que el Apóstol Pablo nos recuerda que, en Cristo, ya no hay diferencias cualitativas entre hombres y mujeres, así como tampoco las hay entre judíos y no judíos. En Cristo, Dios ha reconciliado todo consigo mismo. En consecuencia, en Cristo se recupera el principio de equilibrio que caracterizó el hecho de la Creación.

Es indispensable considerar tal realidad para poder comprender el principio neotestamentario de la sujeción. Este incluye, desde luego, la sujeción de la mujer al hombre, pero no se agota en ella. En Cristo no es solo la mujer la que se sujeta al hombre, este también se sujeta a la mujer y, en el cuerpo de Cristo, todos nos sujetamos unos a otros.

El término usado en el Nuevo Testamento y que se traduce como sujetar, es un término interesante. Para empezar, es un término militar. Su traducción literal podría ser: “ordenar a las tropas en un desfile bajo las órdenes de un líder”. Respecto de la familia, puede traducirse como: “una actitud voluntaria de ofrecimiento, cooperación, aceptación de responsabilidades y para llevar una carga”. No se puede, por lo tanto, traducir tal término como un acto de rendición absoluta de la mujer ante la voluntad de su marido. Debe traducirse como un principio de colaboración entre los esposos, recordando que solo quienes son iguales en calidad puede colaborar entre sí.

Un elemento ignorado tradicionalmente en la interpretación de este asunto es que, en tratándose de la pareja, la razón del sometimiento no lo es la pareja, ni el marido, ni la mujer. Es decir, que la mujer no es llamada a someterse a su marido por el marido mismo. Ella y él son llamados a someterse mutuamente, por causa de Cristo. Por lo que Cristo es para ellos y en ellos. De no someterse mutuamente no podrá cumplirse en ellos el propósito divino para sus vidas. En un desfile, el sometimiento de los soldados tiene como propósito el que las tropas puedan cumplir su tarea. Por ello deben marcar el paso al unísono y caminar al ritmo y en la dirección que su comandante en jefe les indica. El comandante en jefe de la familia no es el marido, es Cristo.

No hay, por lo tanto, una razón bíblica que sustente el principio de subordinación incondicional de la mujer al hombre en el matrimonio. Ni siquiera cuando la Biblia establece que el marido es la cabeza de la esposa. Pues, también en este caso se parte del hecho de que la cabeza del cuerpo de Cristo, la Iglesia, es Cristo mismo. Así, cualquier sometimiento y cualquier autoridad están condicionados al liderazgo de Cristo.

Hay otra razón práctica que, desafortunadamente, explica mucho de las crisis de parejas y familias cristianas. El marido no resulta un líder a seguir en su relación con Cristo. Cada vez más las iglesias se están llenando de hombres vacíos de Cristo y, por lo tanto estériles, sin frutos de fe. No viven a Cristo, han encontrado en el cumplimiento de ritos y el hacer ciertas obras piadosas, el todo de su fe. Pero ni son luz, ni son sal. Coincidentemente, son los hombres que tienen la necesidad, también compulsiva, de ser obedecidos por sus esposas. Son aquellos a quienes la individualidad de su mujer les lastima y pone en riesgo. Por ello, exigen que se les reconozca como la cabeza, sin estar ellos mismo sujetos a la cabeza que es Cristo.

Cuando nosotros necesitamos que nuestra esposa sea lo que queremos; cuando la obligamos, manipulamos, chantajeamos, etc., para que sea y haga lo que a nosotros conviene, solo estamos evidenciando nuestra propia inmadurez. Nuestra falta de sentido y dirección en la vida. ¿Cómo entonces podemos exigir, esperar, que nos sigan? ¿Cómo puede un comandante exigir que sus soldados marquen el paso, cuando él mismo no sabe si es primero el derecho o el izquierdo; cuando él mismo es inconstante en su propio caminar? ¿Cómo puede el esposo esperar y exigir a su esposa que le siga, cuando él mismo no camina en dirección a Cristo?

Por otro lado, la mujer que en razón de las heridas que ha recibido a lo largo de su vida, primero en casa de sus padres y luego al lado del marido, insiste en cobrar las facturas, aún a costa de su propia dignidad y de la estabilidad de su hogar, ¿cómo puede esperar mayor respeto, comprensión y apoyo de aquel al que persigue y lastima? ¿Cómo puede exigir que su marido confíe en ella, cuando lo menosprecia y critica frecuentemente? Más aún, ¿cómo puede esperar que sus hijos reconozcan el liderazgo familiar del padre, cuando ella boicotea la autoridad paterna?

Como en muchos otros casos, la sanidad de las relaciones matrimoniales pasa por la conversión a Cristo. No basta asumirnos creyentes, tenemos que negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz diariamente y… seguir a Cristo. Tomar la cruz significa, en algunos casos, confrontar, pactar y volver a empezar. En otros, significa ofrecer el sufrimiento, el desencanto y aún el dolor que se vive, a Jesucristo, Señor y Salvador nuestro, comprometiéndonos a seguir practicando la justicia aún cuando el otro persevere en su mal. Esta práctica de la justicia nos llevará a comprobar que, en efecto, el bien siempre triunfa sobre el mal.

Estoy convencido de que muchas relaciones de pareja podrán recuperarse cuando los esposos amemos a nuestras mujeres como Cristo ama a su Iglesia. Cuando en aras de nuestra fidelidad a Cristo los hombres nos entreguemos a nosotros mismos a nuestras esposas. A que, en fe y obediencia, podamos asumir para nosotros y comprometernos con ellas, a que así como nos hemos entregado a Cristo, así nos entregamos a ellas. Que así como somos de Cristo, así somos de ellas.

Pero, también estoy convencido de que muchas relaciones de pareja podrán recuperarse cuando las mujeres se decidan a seguir el mandato bíblico y no solo se sujeten a su marido, sino que lo respeten. Porque, estar sujeta no es sinónimo de ser respetuosa. Se respeta a quien se aprecia, a aquel a quien se le reconoce que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Sobre todo, en tratándose del esposo, se le respeta porque se reconoce que él y la esposa son una sola persona. Así, al respetar al esposo la mujer se respeta a sí misma.

Déjenme terminar recordando a hombres y mujeres que, en Cristo, nosotros y ellas somos otros, distintos a lo que fuimos sin Cristo. Somos nuevas criaturas, luz y sal, comunidad de amor; y, en particular, somos ministros de la reconciliación.