Archive for the ‘Relaciones’ category

Dios mío, ¿no piensas hacer nada?

5 enero, 2020

Salmos 35.11-17 TLAD

1578235539666Una de las experiencias vitales más complejas es cuando tenemos que enfrentarnos con el hecho de que personas a las que amamos, y que nos aman, dicen cosas falsas en nuestra contra. Cuando nos levantan falso testimonio. Desde luego, las emociones dominantes parecen ser la molestia, el coraje y los deseos de revancha. Pero, creo que, en realidad, las emociones más fuertes que experimentamos cuando somos difamados son la decepción, la sensación de impotencia y, desde luego, la confusión que resulta del no poder entender el porqué de tales conductas.

(más…)

Contar las horas cálidas del día

29 diciembre, 2019

Salmo 90.12

1574823946634Alguna vez hemos asegurado que si podemos contar los días es porque estos son pocos. Pero, ¿será cierto? Según dicen, Einstein propuso que el tiempo es relativo porque no se cuenta con algo contra lo que se le pueda medir. De ser esto cierto, ¿la cuenta numérica tiene algún sentido? Al contar los días, ¿qué nos dice sin pocos o muchos?

(más…)

En equilibrio consigo misma

20 octubre, 2019

Efesios 5.33

FlyerMaker_05102019_201003Amor y respeto es una combinación de por sí difícil y rara. Sobre todo, cuando se trata de las relaciones de pareja, de la relación matrimonial. Amor, desde luego, es quizá la palabra que más se asocia con el matrimonio, pero pocas veces se la coloca en el mismo casillero con la palabra respeto. Sin embargo, desde la perspectiva bíblica y en lo que se refiere a la relación matrimonial que representa -y quizá hasta reproduce- el misterio de la relación de Cristo con su Iglesia, amor y respeto no son uno sin el otro y ambos resultan mutuamente condicionantes.

(más…)

Gracia, perdón, restauración

2 febrero, 2019

CFN Mujeres en su GraciaPerdonar y restaurar relaciones son dos temas difíciles por separado y sumamente difíciles cuando se trata de relacionarlos. No siempre se puede restaurar las relaciones dañadas, pero, aún en tales casos, el perdón sigue siendo vigente y un reto que debe ser atentado adecuada y oportunamente. Desafortunadamente, alrededor del temor existen muchos mitos y mal entendidos, lo que dificulta el que perdonemos. Por otro lado, no todas las relaciones dañadas son susceptibles de ser restauradas porque, aunque se pudiera, hacerlo no siempre resultaría más conveniente.

(más…)

Como a nosotros mismos

21 diciembre, 2014

Marcos 12

Amor es una palabra conflictiva. Es, quizá, la palabra más devaluada. Una que se usa mucho y que significa cada vez menos. Pero, una, también, que expresa la mayor necesidad humana. Que contiene en sí misma la causa primera de la vida plena o de la frustración de las personas. Es, desde luego, una palabra que despierta las más profundas emociones: gozo en quienes se saben o sienten amados y capaces de amar; indiferencia que duele en quienes ni se saben ni se siente amados ni capaces de amar.

Para los cristianos, el amor es una palabra clave. De hecho es más que una palabra, es un concepto: Es la idea que concibe o forma el entendimiento de las razones y propósitos de nuestra fe. Para empezar, nuestra redención es fruto del amor divino. Así lo destaca Juan, el evangelista, cuando nos asegura que… Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Juan 3.16 Además, el amor al prójimo es la mejor, y quizá la única verdadera y válida expresión de nuestro amor a Dios, pues de acuerdo con Juan el teólogo: Quien dice: «Yo amo a Dios», pero al mismo tiempo odia a su hermano, es un mentiroso. ¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, si no es capaz de amar al hermano, a quien ve? 1Juan 4.20 Finalmente, porque ni la santidad, ni la doctrina, ni el sacrificio, sino el amor es el elemento que nos identifica como verdaderos discípulos de Cristo. Así lo dijo el Señor: El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos. Juan 15.35

(más…)

Ya no Me Siento A Gusto Contigo

17 noviembre, 2013

Marcos 10.3-9 NTV

Dicen que el matrimonio se compone de tres elementos: ella, él y las circunstancias. De estos tres, el tercero, las circunstancias, siempre son cambiantes. Sexualidad, hijos, patrimonio, amistad, etc., son las diversas formas en que las circunstancias se expresan y contribuyen a definir, a dar forma, a la relación matrimonial. Convendría agregar aquí el que, cada vez más, hay un elemento subyacente que contribuye a la calidad de las relaciones matrimoniales, este es el pesar como contraparte del contentamiento.

Los estudiosos de las relaciones humanas aseguran que toda relación inicia con la etapa del enamoramiento. Wikipedia define a este como un estado emocional surcado por la alegría, intensamente atraído por otra persona que le da la satisfacción de alguien quien pueda comprender y compartir tantas cosas como trae consigo la vida. Si contentamiento es satisfacción, pesar es el sentimiento o dolor interior que molesta y fatiga el ánimo. Son muchas las razones que pueden llevar pesar a una relación matrimonial, tanto a uno como a ambos miembros de la pareja. Sin embargo, una de las causas más importantes y frecuentes de tal pesar tiene que ver con el dinero. Con los bienes que se poseen o que no se tiene. Tanto con su adquisición (quién y cómo), como con la administración de los mismos.

(más…)

El Perdón, Testimonio del Amor

24 marzo, 2013

Efesios 4.32; Colosenses 3.13

Al inicio de la Semana Santa podemos cuestionarnos respecto de lo que la misma representa, significa, nos dice a cada uno de nosotros. Desde luego, más allá de los detalles cruentos a los que acostumbramos prestar atención, el hecho es que esta conmemoración hace evidente el amor incomparable de Dios por la humanidad, por nosotros. Pero, contra lo que podría suponerse, la expresión del amor no es ni la entrega, ni el sufrimiento de Cristo. Lo que hace evidente el amor de Dios es que, en Cristo, él ha dispuesto todo lo necesario para que nosotros alcancemos su perdón.

Sí, el resultado final de los acontecimientos de Semana Santa es que quienes hacemos nuestro el sacrificio de Jesucristo y nos identificamos con él en el bautismo, somos reconciliados con Dios y participamos de una relación de amor. Esto es posible porque Dios ha perdonado nuestros pecados y nos ha hecho hijos suyos. Sabemos que el amor de Dios le ha llevado a tomar la iniciativa en su acercamiento a nosotros. Pero, también sabemos que él ha hecho la provisión de los recursos necesarios para que su propósito pudiera cumplirse y, sabemos también, que Dios ha estado dispuesto a pagar grandes precios para estar en relación con nosotros.

(más…)