Archive for the ‘Dios y las mujeres’ category

Mujer, antes que madre

13 mayo, 2018

1 Samuel 1; Lucas 1,2

Fe y familia 2018Ana, la madre de Samuel, sufrió el trato y las presiones típicas de una sociedad machista. Sus relaciones familiares se caracterizaron por el menosprecio y la persecución “de la otra”, Penina. Su marido la amaba mucho, pero ni la conocía, ni la entendía. Vivía convencido de que todo lo que su mujer necesitaba era a él; estaba seguro de que él era, para Ana, mejor que diez hijos. Elcana, no solo era un hombre insensible, también era un esposo presuntuoso. Elí, su pastor y sacerdote, quien recibía de ella y de su esposo ricas ofrendas, apreciaba estas pero poca atención prestaba a Ana. Insensible, como buen hombre, le ve sufrir y no la entiende… concluye que está borracha.

(más…)

Mujer, antes y después de Cristo

2 abril, 2017

Lucas 8.1 y 2

La sociedad del tiempo de Jesús, como la nuestra, era terriblemente machista. Las mujeres sufrían una doble opresión, una cultural que las oprimía sujetándolas siempre a la tutela de los padres, del esposo y, ya viudas, de los hijos. Otra interna, que las ataba con la convicción de que, al ser inferiores al hombre, no les quedaba más alternativa que vivir en función de él y en total disposición de obediencia a lo que se les mandara.

En la práctica, tal cultura machista afectaba el todo de la vida de la mujer. Sus actividades, su preparación para la vida, sus relaciones, sus bienes, etc. Lucas nos presenta en el pasaje leído a algunas de las mujeres que seguían, que estaban con Jesús. De una manera muy sencilla, y objetiva, describe la condición de las mismas antes de Jesús; es decir, antes de su encuentro con el Redentor. Dice que el Señor las había sanado y/o liberado de los demonios.

(más…)

Dios y las mujeres solas

26 marzo, 2017

Mujeres solas: solteras, madres solteras, divorciadas, viudas, separadas, etc. Una realidad creciente, sí, pero ¿una realidad fatal? ¿Es, debe ser la soledad una amenaza sobre la cabeza de nuestras mujeres? Además, ¿son “mujeres solas” las que no tiene pareja? O, ¿aun teniendo pareja, hijos, familia, etc., pueden estar solas las mujeres?

Antes de seguir adelante conviene que definamos el término soledad. El Diccionario de la Lengua Española, define soledad como la carencia voluntaria o involuntaria de compañía. Así, la primera característica a destacar es que la soledad es una carencia. Las mujeres solas, son las que carecen… de compañía. Es decir, carecen de alguien con quien compartir sus sentimientos. Esto nos lleva a una segunda definición de la soledad, soledad es no saberse apreciada. No se trata, entonces, de no tener compañía, con quien compartir; sino de no saberse acompañada. Es decir, la soledad no solo tiene que ver con la ausencia de los demás, sino con la percepción que tenemos de lo que los demás son y donde están respecto de nosotros.

(más…)

Mujer, tal y como es Dios

12 marzo, 2017

27Fue así como Dios creó al ser humano tal y como es Dios.

Lo creó a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer…

Génesis 1.27 TLAD

Ser mujer, dos palabras que dicen mucho y pueden terminar no diciendo nada. Peor aún, pueden terminar diciendo lo que se necesite con tal de mantener los patrones de menosprecio, manipulación y violencia que afectan a las mujeres en general. Generalmente esto último es lo que sucede cuando se trata de definir a la mujer, cuando se trata de establecer el qué significa, implica el ser mujer. Se termina asumiendo que el significado y el sentido de ser mujer estarán determinados por alguna o algunas de las funciones asignadas a la misma, ya sea por sus características biológicas o por los presupuestos culturales dominantes. Así, ser mujer podrá significar ser madre, ser esposa, ser amante, servidora, etc.

(más…)

… y la mujer

5 marzo, 2017

Génesis 5.1,2

Dios creó al ser humano a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer, luego los bendijo y los llamó «seres humanos»

La mujer no es igual al hombre… y no tiene por qué serlo, a Dios gracias. Ello no implica que sea inferior o superior al hombre, simplemente es diferente. Aun cuando comparte importantes similitudes con el hombre, la mujer es otra, es ella. Más aún, para ser más precisos, la mujer es ellas. Esto porque al ser humana, ser persona, cada mujer es otra –otra mujer, otro individuo-, similar pero diferente al resto de sus congéneres. Siguiendo a Ortega y Gasset, la mujer es ella y su circunstancia.

Desafortunadamente, las diversas culturas influenciadas por principios y prejuicios religiosos, han asumido que la diferencia entre el hombre y la mujer se establece a partir del valor de la misma. Este, está determinado por el grado en que la mujer es ser humano. Más allá de los presupuestos antropológicos, el ser humano de la mujer se fundamenta, paradójicamente, en cuestiones religiosas, tales como si la mujer tiene alma o no. Desde la perspectiva espiritual, si la mujer no tiene alma luego, entonces, no puede relacionarse con la divinidad, lo que la hace inferior al hombre. Desde una perspectiva humanística, si la mujer no tiene alma, psique, luego, entonces, no tiene capacidad para pensar y ello la hace dependiente del hombre que, se dice, sí piensa.

(más…)