Archivo para febrero 2020

Ustedes son la sal de este mundo

23 febrero, 2020

Mateo 5.13 DHHK

Photo_20200202_094606Si, como hemos dicho, nuestra identidad determina nuestra razón de ser, nuestra misión en la vida entonces vive sabiamente quien sabe quién es y cuál es su para qué. La sabiduría consiste en el desarrollo y fortalecimiento de la integridad de la persona. Es decir, del cultivo de la capacidad para hacer la vida de acuerdo con quien se es. En esto consiste la perfección de la vida, en hacer lo que es conforme a la identidad propia.

(más…)

Los que trastornan al mundo entero

16 febrero, 2020

Hechos 17.1-8

Photo_20200202_094606De la expresión guerra espiritual, hay muchas interpretaciones y otras tantas consideraciones. En lo particular considero que la guerra espiritual no se da, ni exclusiva ni prioritariamente, en el aire, sino en el corazón de los creyentes y los no creyentes. Es dentro de nosotros que libramos las batallas contra los principados y autoridades espirituales subordinadas. Y creo, también, que una de las expresiones de tal guerra espiritual es la fuerte atracción que, como personas, y aún como sociedad, sentimos hacia el estatus quo, a mantener las cosas como están, a no hacer olas. El seudobeneficio del estatus quo es la tranquilidad, la comodidad, la ausencia de dificultades. Sin embargo, el factor psicológico de tal propuesta, como tantos otros engaños de Satanás, es que nos impide asumir que en la mayoría de los casos el mantenimiento del estado actual de las cosas sólo traerá una mayor descomposición de la vida personal, familiar y social.

(más…)

Ustedes son la sal del mundo

9 febrero, 2020

Mateo 5.13-16 DHHK

Photo_20200202_094606En nuestro pasaje encontramos un doble descripción de lo que el creyente es, de su identidad. Jesús asegura que el creyente es sal y luz, de este mundo. Cuando el Señor define la identidad del creyente, define, simultáneamente, el propósito, la razón de ser del mismo. Observemos que Jesús se refiere a lo que el creyente es y no a lo que este puede llegar a ser. Este es un punto importante pues el reto no es ser sino el enfrentar el riesgo de dejar de ser lo que Dios, por la regeneración que hemos recibido por medio de Cristo, ya ha hecho de nosotros.

(más…)