Archivo para marzo 2014

Caminar Caminos Santos, Caminos de Vida

29 marzo, 2014

Jeremías 6.16

Nos hemos preguntado cómo enfrentar las desviaciones resultantes de las pérdidas, los conflictos y el desapego afectivo de algunos de los miembros de la familia. En otras palabras, cuando el sistema familiar se vuelve disfuncional, ¿qué podemos hacer para recuperar el equilibrio? Es más, ¿hay algún recurso que prevenga a la familia de aquellas crisis que se pueden evitar? Para tales preguntas hay una misma respuesta: el ejercicio de la santidad previene a las familias de caer en crisis innecesarias al mismo tiempo que se convierte en el recurso por excelencia para superar las dificultades que la disfuncionalidad familiar genera.

Desafortunadamente, cuando las familias no conocen o consideran la naturaleza e importancia de la santidad, desarrollan el conocido efecto dominó. A los fallos de alguno de sus integrantes responden fallando. Así, se da una constante sucesión de malas decisiones, conductas erróneas y actitudes negativas que, casi siempre, se justifican en función de la falta del otro. En una versión trágica de la Ley del Talión, gobiernan su conducta a partir del ojo por ojo y diente por diente. Olvidando que, como señalara Gandhi, si seguimos el principio del ojo por ojo, todo mundo terminará ciego. Aún hay quienes castigan al deudor lastimándose a sí mismos. Se arriesgan, se menosprecian, se envuelven en relaciones nocivas que pueden terminar destruyéndolos.

(más…)

La Familia, un Proyecto en Proceso

23 marzo, 2014

Rut 1.1-18

Conviene leer de manera detenida el pasaje que nos sirve de referencia. El mismo sintetiza la experiencia de infinidad de familias: empiezan su historia con un propósito –un proyecto- en mente, pero, descubren que la vida va dando razones, en el día a día, para modificar el mismo. Generalmente, las familias terminan siendo algo totalmente distinto a lo que en su inicio quisieron o pensaron que llegarían a ser.

Cuando Elimelec y su familia abandonaron Belén de Judá para ir a Moab tenían en mente un modelo de vida que, consideraban, no podría realizar en su país de origen y en medio de las circunstancias prevalecientes. Vieron una realidad diferente en Moab y hacia allá se dirigieron. Moab representaba la oportunidad de ser prósperos. Sin embargo, la tierra en la que Elimelec proyectaba vivir prósperamente fue el lugar donde encontró la muerte.

(más…)

El Poder del Compromiso Familiar

15 marzo, 2014

Génesis 2.24

Hace algún tiempo un joven me preguntó cómo podría estar seguro de que su novia era la mujer con la que debía casarse y cuándo debería hacerlo. Creo que mi respuesta lo dejó pensativo pues le dije que estaría seguro de ambas cuestiones cuando tomara la decisión de casarse con ella y pusieran fecha a su boda. Como hemos visto, las familias sanas son aquellas en las que sus miembros toman decisiones adecuadas y oportunas. Tales decisiones dan seguridad a los familiares porque quien toma una decisión se compromete. Es decir, contrae la obligación de vivir y hacer para el bien de la familia.

La familia empieza siendo la pareja. Son los esposos quienes se unen inicialmente, por lo que los hijos son sólo consecuencia del ser familia de la pareja. La unión de la pareja, la calidad y fortaleza de la misma, determina el carácter de la familia. Resulta interesante que el término hebreo dabaq, que se traduce como: se unirá a su mujer, significa literalmente: pegarse, adherirse a. Del mismo vienen las palabras cola o pegamento. Por lo que quien decide unirse a otra persona en matrimonio, adquiere la obligación de participar íntimamente de lo que la misma es. Al proceder así, los esposos se convierten en una sola y única semilla que dará luz a una familia, también una sola y una única. Mientras más uno sean los esposos, más definido y equilibrado resultará el todo de la familia.

(más…)