Archivo para junio 2013

Escucha a tu Padre, que te Dio la Vida

23 junio, 2013

Proverbios 23.22

Escuchaba a un predicador que aseguraba que la falta de respeto que los padres experimentan respecto de sus hijos se debe a que los padres no han sabido ganarse el respeto deseado. Aseguraba este predicador que los padres no tienen derecho a ser respetados a menos que cumplan acertadamente su tarea paterna. Escuchar tal propuesta me provoco un conflicto. Para empezar, pensé que de ser cierta la propuesta de marras, ningún padre podrá ser respetado ya que ningún padre cumple acertadamente con su tarea paterna. Dirían los que saben que en el ejercicio de la paternidad, como en todo, existe siempre un margen de error. La segunda cuestión que consideré tiene que ver con la responsabilidad de los hijos, como seres creados a imagen y semejanza de Dios, para ser y hacer de acuerdo con su identidad. Es decir, para superar las deficiencias del padre, considerar los aciertos que este haya tenido y asumir como propia la responsabilidad de respetarlo.

De cualquier forma, creo que el predicador tuvo el acierto de ocuparse del tema de la paternidad destacando un hecho fundamental: la forma en la que los padres vivimos nuestra paternidad está determinada, cuando menos condicionada, por la manera en la que hemos vivido nuestra condición de hijos. Ante el modelo de paternidad bajo el cual nos formamos, son dos las respuestas más comunes. La primera, consiste en convertirse en mero continuador del modelo parental conocido. Somos como nuestro padre fue. La segunda representa la antítesis al modelo parental conocido, somos y hacemos con nuestros hijos exactamente lo contrario que nuestro padre fue e hizo. Somos lo contrario de lo que nuestro padre fue. La debilidad común de tan comunes modelos es una sola: renunciamos a ser el padre que cada uno de nuestros hijos necesitan.

(más…)

El Precio de Ser Padre

9 junio, 2013

Tito 1.6-9

La estrecha vinculación existente entre la delincuencia juvenil y la ausencia de figuras parentales equilibradas, así como las dificultades para madurar integralmente de los hijos de padres disfuncionales, está suficiente y dramáticamente comprobada. En contraparte, diversos estudios constatan que la supervisión parental directa… son elementos básicos en el sostenimiento de un ajuste adecuado de los adolescentes. Confirman que el alto monitoreo parental, sin importar el nivel socioeconómico, está asociado con un desempeño académico más elevado, menor delincuencia y menor actividad sexual en los jóvenes. (Chan Gamboa, 2006)

Seguramente el Apóstol Pablo tenía esto en mente, ya sea por revelación o como resultado de su propia experiencia, y por ello establece que el éxito de la tarea de liderazgo, de la actividad profesional, diríamos en nuestros días, está sustentado en la calidad de la paternidad del hombre. En el pasaje paralelo de Timoteo 3, el Apóstol agrega una reflexión fundamental: Pues el que no sabe gobernar su propia casa,  ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios? Podemos parafrasear tal pensamiento y decir que quien no sabe dirigir a los de su propia casa, tampoco puede realizar satisfactoriamente su quehacer profesional o laboral.

(más…)

Cristianos, Personas Diferentes, Relaciones Diferentes

2 junio, 2013

1 Corintios 11.23ss

 El pasaje paulino que nos sirve de referencia, en su sección dedicada a la Cena del Señor, contiene tres apartados: el diagnóstico que hace Pablo de la condición espiritual de la iglesia en Corinto; la enseñanza que comparte respecto del origen, sentido y propósito de la Cena del Señor; y una exhortación-advertencia, a los corintios, sobre la necesidad de cambiar su manera de relacionarse como miembros del cuerpo de Cristo. Aquí nos ocupamos del segundo:

El Apóstol establece que fue, precisamente, nuestro Señor Jesucristo quien hizo la convocatoria a un modelo relacional entre los cristianos que, por su calidad, sea esencialmente distinto a los modelos familiares y sociales. Destaca que la comunidad cristiana es fruto del sacrificio de Cristo y a la luz de su indudable regreso a la tierra. Además, destaca que los elementos de los que participan los creyentes al acudir juntos a la mesa del Señor: el pan y el vino, contienen un significado que debe ser atendido, dado que en el mismo se encuentra la clave de la convivencia cristiana.

(más…)