Archivo para febrero 2012

Si Cristo, si el Amor, si Todos

25 febrero, 2012

Filipenses 2.1-11

Así que, si Cristo les ha dado el poder de animar,

si el amor los impulsa a consolar a otros,

si todos participan del mismo Espíritu, si tienen un corazón compasivo…

Este es uno de los más hermosos pasajes del Nuevo Testamento. Algunos estudiosos consideran que formó parte de uno de los primeros cantos cristianos o quizá de algún poema que se leía entre la Iglesia Primitiva.

Pero su belleza va más allá del arte que le distingue; más bien tiene que ver con el hecho de que describe cómo fue que Cristo se auto despojó de todo aquello que le era propio, con tal de propiciar nuestra redención.

Algunos autores se refieren a los versículos 6 al 12, como la kenosis de Cristo. Es decir, la renuncia voluntaria y proactiva que Cristo hizo de su condición divina, para encarnarse y habitar entre los hombres como su igual.

(más…)

No se Inquieten por Nada

19 febrero, 2012

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión,

con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento,

cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Fil 4.6,7 NVI

No conviene olvidar que cuando Pablo anima a los filipenses a que “no se inquieten por nada”, él está en la cárcel y ellos están llevando su vida de manera normal. Algo debe haber en las personas que, aún en situaciones adversas, pueden ocuparse de consolar y animar a quienes están en mejores condiciones que ellas.

Pablo “había aprendido a estar contento” (Fil 4.11), con lo que tenía. Pero, no se trataba de una persona conformista, sino, por el contrario, se trata de alguien que encontraba en sí mismo lo suficiente para enfrentar la vida. Creo que Pablo había llegado a tal conocimiento gracias a que aprendió a distinguir entre las circunstancias (accidentes de tiempo, lugar, modo, etc.), y su propia identidad. Es decir, a manera de ejemplo, que Pablo pudo distinguir entre la circunstancia de su prisión física y la libertad que le era propia como ser humano. La cárcel era una circunstancia que, por más dolorosa y limitante que resultara, no tenía el poder para definir lo que Pablo sabía de sí mismo, así como lo que sabía de las causas de su prisión y de los recursos con los que, aún en estando en ella, contaba.

(más…)

Vivos o Muertos, Somos del Señor

11 febrero, 2012

Romanos 14.7-9

Tarde o temprano llegamos al momento en que nos preguntamos qué es de nuestra vida. Cuál es su razón, cuál su importancia, cuál su destino. Se trata de momentos de insatisfacción existencial. No sabemos qué da origen a la misma, pero sabemos que ahí está. En no pocas ocasiones, tales momentos de insatisfaccción existencial generan temor pues nos preguntamos si el resto de nuestra vida será satisfactoria, si seremos felices; también son momentos de culpa, pues tenemos que enfrentar el hecho de que hay vacíos, errores y ausencias que, en buena medida son nuestra responsabilidad.

Me parece que hemos sido diseñados para que, de tanto en tanto, nos lleguemos a etapas de evaluación y valoración de nuestra vida. Así, conciente e inconcientemente, cíclicamente la vida nos califica, y da lugar a innumerables preguntas sobre cada una de las áreas de nuestra existencia.

También me parece que un elemento determinante del tipo de respuestas que encontramos, y nos damos a nosotros mismos, tiene que ver con la medida en que, reconocemos, hemos hecho la vida en función de nosotros mismos. Sí, la medida en que las decisiones tomadas, las relaciones desarrolladas y las acciones realizadas han tenido que ver con nuestros intereses inmediatos, con el yo, antes que con el nosotros. Y, por consiguiente, lo que hemos hecho en función de la inmediato, de la satisfacción inmediata y no considerando el contexto y el mediano y largo alcance de nuestro quehacer.

(más…)