Posted tagged ‘Proyecto de Vida’

Somos la obra maestra de Dios

24 noviembre, 2019

Efesios 2.10

1572719896915~2Pablo destaca que la característica principal de nuestro antes de Cristo es que seguíamos los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Aquí Apóstol explica lo que significa vivir animados por la inercia, esa resistencia que oponen los cuerpos a cambiar el estado o la dirección de su movimiento. De un plumazo, Pablo revela la incapacidad de que padecíamos antes de Cristo para sobreponernos a las presiones internas y externas que nos mantenía esclavos de nuestros temores, deseos desordenados y heridas. Sin Cristo, asegura el Apóstol, estábamos muertos por causa de nuestros pecados. Es decir, viviendo sin vivir, sepultados en vida, incapaces de ser los que Dios creó a su imagen y semejanza. Vivíamos llevados por la inercia de nuestros sentidos y nuestros deseos desordenados.

(más…)

En el Barbecho de los Pobres hay Mucho Pan

24 noviembre, 2013
 
En el barbecho de los pobres hay mucho pan;
mas se pierde por falta de juicio. Proverbios 13.23

Este es un pasaje interesante y revelador. Primero, porque nos remite a una figura propia de la agricultura, el barbecho. Se llama así a la tierra labrantía que no se siembra durante uno o más años. Es decir, a la tierra que tiene todo lo necesario para ser productiva pero que, por diferentes razones, permanece en descanso. Además, el pasaje resulta revelador porque señala que en aquello que no se cultiva, el pobre tiene mucho pan. Es decir, el pasaje denuncia que la pobreza que se sufre es resultado de que no se trabaje la tierra que tiene todo para producir. Finalmente, el pasaje revela también la razón por la que el pobre sufre carencias teniendo una tierra productiva. Tal razón es la falta de juicio. Aquí esta falta de juicio se refiere al conflicto que la persona enfrenta ante la falta de equidad entre su realidad y sus expectativas.

Las personas que no pueden compaginar su realidad con sus expectativas son personas insatisfechas a las que nada les trae contentamiento. No habría mejor explicación al hecho de que el pobre se niegue a explotar la riqueza de su tierra, de los dones recibidos, que el hecho de que no encuentra satisfacción en realizar la tarea que le es propia. Ello, porque sus expectativas son otras. No asume, no hace propio, que los dones recibidos –sus capacidades, sus recursos, sus relaciones, etc.- son los de un labrador y se propone realizar alguna otra tarea más acorde con sus expectativas. Estas, desde luego, no tienen que ver con el cumplir la vocación o llamamiento que ha recibido, sino con el satisfacer los deseos aprendidos, estar acorde con lo que los otros opinan y esperan de él, o estar en condiciones de sostener una batalla con aquellos con quienes está en competencia para demostrar quién puede más, quién sabe más, quién tiene más.

(más…)