Archive for the ‘Agentes de Cambio’ category

Ministros del Nuevo Pacto

6 septiembre, 2020

Lucas 22.29; 2 Corintios 3.6; Jeremías 31.34

La vida cristiana se vive paso a paso. Y, en cada nueva etapa es preciso, necesario, recordar que estamos unidos a Dios por un pacto, un nuevo pacto que se sustenta en la sangre preciosa de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Es mi oración que Dios nos ilumine para comprender a profundidad lo que significa que nuestra salvación y todos los beneficios inherentes a la misma tienen su sustento en la sangre derramada y el cuerpo quebrantado de quien quiso morir en lugar nuestro.

(más…)

Ser Iglesia es un gran privilegio

30 agosto, 2020
Romanos 12.1-10

Ser Iglesia es un gran privilegio. Ser miembros los unos de los otros, también lo es. Por ello, precisamente, el Apóstol Pablo nos previene sobre la singular importancia que tiene el discernir, es decir comprender lo que es y su propósito, el cuerpo de Cristo. 1 Corintios 11 Esto significa, fundamentalmente, que tengamos conciencia plena de lo que significa ser Iglesia, ser miembros del cuerpo de Cristo. Sólo quien comprende a cabalidad, valora suficientemente lo que representa el privilegio de ser Iglesia y está en condiciones de entender y hacer propia la tarea de la misma.

(más…)

Todo lo que hagan o digan

23 agosto, 2020

16Que el mensaje de Cristo permanezca siempre en ustedes con todas sus riquezas. Instrúyanse y amonéstense unos a otros con toda sabiduría. Con corazón agradecido canten a Dios salmos, himnos y cantos espirituales. 17Y todo lo que hagan o digan, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.

Colosenses 3.16 y 17; Juan 15.1 y 2

Para los cristianos, nuestro primer pensamiento gobernante, es decir, el principio que determina el cómo vivimos la vida, consiste en asumir que hemos sido llamados a santidad. Desde luego, esto indica que somos llamados en pureza moral. Sin embargo, propongo a ustedes que esta resulta irrelevante, inútil y hasta estéril cuando desconocemos que santidad es, ante todo, consagración. Esta significa esa disposición a entregar el todo de nuestra vida al Señor, la determinación de que en todo lo que pensamos, decimos y hacemos, Dios reciba gloria. Vive consagradamente quien vive su vida con propósito, quien está lleno del propósito de hacer todo para el Señor. Colosenses 3.17

(más…)