Archivo para abril 2013

Es Mejor Ser Dos Que Uno

28 abril, 2013

Eclesiastés 4.9-11

 

Uno pensaría que de la familia es de quienes uno recibe la mayor simpatía y apoyo incondicional. La verdad, como lo hemos comprobado una y muchas veces, no siempre es así. En la vida enfrentamos situaciones en las que la cercanía familiar es un impedimento en sí misma para el compartir los retos, las dificultades y, aún, no pocas de las alegrías que la vida nos depara. Quizá ello se deba al hecho de que, aunque familia, no siempre, con razón o sin ella, nos sentimos en la libertad y la confianza de ser nosotros mismos.

Poder ser nosotros mismos para enfrentar nuestras ideas y sentimientos respecto de las cosas fundamentales de la vida. Poder ser nosotros mismos para tomar las decisiones que nos parecen apropiadas y actuar en consecuencia. Poder ser nosotros mismos cuando disfrutamos nuestros éxitos y, mucho más, cuando tenemos que enfrentar nuestros fracasos y temores. En fin, ser nosotros mismos es una tarea que no puede ser llevada a cabo si vamos solos por la vida.

(más…)

El Espíritu nos Asegura que Somos Hijos de Dios

14 abril, 2013

Romanos 8.14-17

 Jesús prometió que el Espíritu Santo nos guiará a toda verdad. Tal nuestra convicción, tal nuestra confianza. En virtud de ello conviene considerar que la comprensión del qué, del cómo, de cuándo y del adónde, requiere, primero, de la convicción del quién. Cuestión toral, básica de la vida es saber quiénes somos. La conciencia de nuestra identidad, la capacidad para saber quiénes somos, a diferencia de quién hemos aprendido a ser, resulta una cuestión determinante en la comprensión del sentido, el propósito, de nuestra vida y la pertinencia de las relaciones que establecemos y la tareas que realizamos.

Sin embargo, sucede que las dinámicas relacionales en las que participamos desde antes de nuestro nacimiento contribuyen al desarrollo de una conciencia de identidad deformada. Bajo la influencia del pecado, las personas dejan de ser quienes en realidad son y se convierten en caricaturas de sí mismas. Son influenciadas negativamente por quienes tampoco tienen una conciencia sana acerca de su identidad. Se creen así ambientes enfermos, disfuncionales, pecaminosos. En estos, las personas se ven presionadas a ser lo que los demás han determinado y esperan que sean, aún cuando ello vaya en contra de la dignidad propia y contribuya a una espiral perversa en la que cada vez más se aleja uno de su verdadera identidad y vive confundido y desgastándose tratando de ser lo que no es.

(más…)

El Espíritu Santo los Guiará a Toda Verdad

7 abril, 2013

Juan 16.4-15

Cuando las personas deciden que sólo es real aquello que pueden ver, oír, medir y, sobre todo, entender, limitan el sentido último de la vida y terminan por acotar su propia vida. Es decir, terminan por cortar aquellas ramas que, pretenden, no tienen por qué permanecer en su árbol, las podan y acaban por privarse a sí mismos de los beneficios que tales recursos pudieran significarles. David Herbert Lawrence, representa bien a quienes así piensan cuando asegura: Lo que los ojos no ven y la mente no conoce, no existe.

Cuando se va por la vida asumiendo que sólo es real aquello que se puede comprender humanamente, uno deja de considerar la realidad y la importancia de las cuestiones espirituales. Ya que estas no siempre se ven, ya que no resultan humanamente comprensibles, se pretende que no existen y que, por lo tanto, no han de tomarse en cuenta. La Biblia, sin embargo, nos recuerda que en nuestro quehacer cotidiano no estamos luchando contra poderes humanos, sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo… Efesios 6.12ss DHH Fuerzas que, por cierto, no resultan irrelevantes por cuanto tienen mando, autoridad y dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodea.

(más…)