Posted tagged ‘Confianza en que Dios sabe’

El Dios mío me oirá

2 enero, 2017
Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación; el Dios mío me oirá. Miqueas 7.7

San Pablo asegura que, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 2 Corintios 4.16 Hemos aprendido a interpretar tal declaración en el sentido de la NTV: Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. Aunque cabe preguntarnos sobre la exactitud de dicha interpretación el hecho es que comprendemos bien la idea porque llega el momento en que la vida se convierte en una pérdida continua. Perdemos salud, perdemos fuerzas, perdemos recursos, perdemos personas. Es decir, nuestra vida va muriéndose.

Miqueas parece haber llegado a una situación tal que lo único que podía sumar eran pérdidas. No sólo no tiene alimento y seguridad, también ha sido despojado de la justicia y, sobre todo, ha perdido la confianza aún en los más cercanos. Pero, dentro de tal desesperanza Miqueas, al igual que Pablo lo hace, toma consciencia de que todavía hay algo que permanece. Que de manera paralela al continuo de pérdida hay, se está gestando, algo que compensa y aún excede el total de la pérdida sufrida.

(más…)

Sabiendo que Dios sabe

20 diciembre, 2015

 

Salmo 139

La mayoría de las religiones no bíblicas desarrollan entre sus seguidores la conciencia de la presencia inevitable de sus deidades y los propósitos malignos de las mismas, aún en contra de sus seguidores. De ahí que los ritos religiosos estén más encaminados a aplacar a las deidades que a adorarlas, es decir, que a rendirles una confiada adoración.

David, el autor del Salmo 139, se refiere en el mismo a dos atributos exclusivos de Dios: su omnisciencia y su omnipresencia. A diferencia de los dioses tribales, y del diablo mismo, Dios lo sabe todo y está en todas partes. Sin embargo, lejos de que el saberse conocido integralmente por Dios, por dentro y por fuera (así como el tener conciencia de que no hay lugar donde el salmista se encuentre que quede aislado de Dios), provoque miedo en David y le haga sentirse acorralado, provoca una convicción de seguridad, amparo y relevancia personal.

(más…)