Se nos murió Juanito

Publicado 13 diciembre, 2020 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio

Tags: ,

Salmo 23

Esta semana se nos murió Juanito Gutiérrez. Y, cuando menos en mi caso, su muerte provocó que algo se secara dentro de mí. No sólo fue mi oveja, mi secretario con humos de jefe, sino compañero de vida que me enriqueció, toleró y alegró de manera extraordinaria. También me retó. Una y otra vez sus ideas y actitudes pusieron a prueba mi paciencia y, sobre todo, mi confianza en mi capacidad para ministrar, no pocas veces me hizo preguntarme si de veras sirvo para pastor. Pasaba de las convicciones más hermosas al derrotismo contagioso. Sin embargo, su amor, su lealtad y su peculiar fe en Dios animaron y enriquecieron mi vida, mi fe, mi llamado. Fue paciente conmigo y valiente para estar a mi lado. Su muerte me platea muchas preguntas y una profunda convicción: no habrá otro Juanito a mi lado. Así que, a ver como le hago para hacer la vida sin su compañía.

Read the rest of this post »

Él es quien

Publicado 6 diciembre, 2020 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio

Tags: , , ,

Salmos 103.1-18 RVR1960

Como hemos dicho muchas veces, este salmo da palabras a nuestros sentimientos más profundos y nos permite, [respecto de Dios] al escucharnos a nosotros mismos, recordar y enumerar sus bendiciones, confirmar, así, la realidad de su amor… De esta manera el salmo 103 anima nuestra gratitud a Dios y nuestra confianza en él. En la consciencia de su paternidad amorosa nos sabemos aceptados y comprendidos, asumiéndonos beneficiarios de su gracia y capacitados para permanecer confiadamente en comunión con él.

Read the rest of this post »

Hijos amables, padres congruentes

Publicado 29 noviembre, 2020 por Pastor Adoniram Gaxiola
Categorías: Agentes de Cambio

Tags: , , ,

Mateo 21.28-31a

Una muchacha, hija de pastor, quiso hablar conmigo. Me voy a casar y lo voy a hacer por la iglesia católica, me dijo. Sabiendo que era bautizada en la iglesia que su padre pastoreaba y líder ella misma en tal congregación, le pregunté lo que su papá pensaba de dicha decisión. Ni siquiera le he dicho, me contestó, ya ve, de todo se enoja, señaló. Cuando hablé con su padre, buen amigo mío, no me encontré con un hombre enojado. Triste y derrotado me dijo: No entiendo su decisión, y, entre lo que más me duele es que ni siquiera me ha dicho nada al respecto. Permanecimos en silencio y me despedí, agradecido en mi fuero interno, al pensar que algo así nunca podría pasarme a mí.

Read the rest of this post »