Archive for the ‘Decisiones’ category

¿Qué haces aquí, Elías?

30 septiembre, 2018

1 Reyes 19.13-18

El diálogo entre Dios y Elías revela características importantes de ambos personajes. De Elías revela una condición humana muy generalizada, la paralización vital. Elías se atora en lo que piensa y siente, por lo tanto, termina atorándose en lo que hace. Ante la manifestación impactante de la presencia divina, Elías, simplemente, volvió a responder. Siguió donde estaba. De Dios, revela su incomodidad y su disposición a reclamar nuestra infidelidad. El, ¿qué haces aquí, Elías?, mismo que PDT traduce, Elías, ¿por qué estás aquí?, no es una pregunta informativa, es un reclamo. Elías está donde, y haciendo lo que, no le correspondía, lo que Dios no esperaba de él.

(más…)

Donde está el Espíritu del Señor hay libertad

29 abril, 2018

2 Corintios 3.15-18

Una de las razones más frecuentes para la frustración pastoral es el tener que acudir, una y otra vez, al deterioro integral de la vida de algunas de sus ovejas. Saben, razonan, se proponen e inician una y otra vez la lucha por su santificación y, nada, permanecen o vuelven a lo mismo. Pero, esta es también la principal razón que no pocos creyentes enfrentan en su lucha por vivir en conformidad con su llamamiento. Entienden, se proponen, se esfuerzan y, no pocos terminan en una condición más compleja que en la que se encontraban.

(más…)

Cuida tus pensamientos

26 noviembre, 2017

 

Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida. Proverbios 4.23 PDT

Todos nosotros tenemos una lista de las cosas que nos resultan más importantes, más valiosas en la vida. A estas las tratamos con deferencia: las guardamos, las protegemos, las cuidamos. Sabemos que están en riesgo, de ahí la importancia que damos a su preservación y cuidado.

Para Salomón, hay algo que debemos guardar sobre todas las cosas guardadas, es nuestro corazón, nuestra mente. Guardar, en el sentido bíblico, es apartar del peligro y guardar con fidelidad. Se refiere entonces, tanto a la calidad con que tratamos nuestra mente –fiel, honesta y dignamente-, como a la dedicación que le dedicamos al saberla en constante peligro.

(más…)