Archivo para diciembre 2020

Si podemos contarlos

27 diciembre, 2020
iCASADEPAN + YouTube

Salmo 90; Efesios 5.15

El salmo 90, es mi lectura de fin de año. Recapitulación de un año que se va, recuerdo y aprecio de la presencia y del cuidado divino, replanteamiento de la vida por venir. Este año, especialmente a la luz de tantos y tan especiales eventos que hemos vivido, sobre todo por el número creciente de los amados a los que hemos despedido y de la posibilidad latente de nuestra propia partida, resulta de particular interés la petición del salmista: Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestra mente alcance sabiduría.

(más…)

El 91, un salmo difícil

20 diciembre, 2020

Salmos 91

He querido recuperar esta reflexión pues, me parece, las circunstancias personales, familiares y sociales que estamos enfrentando, representan un reto severo al cómo de nuestra fe. El 91 es un salmo que sólo puede ser leído desde la fe. Contiene declaraciones que sin el don de la fe resultan difíciles de aceptar puesto que en muchos de nosotros no se han cumplido, no se están cumpliendo y, con toda seguridad, nunca habrán de cumplirse. Cuestiones tales como: caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará, resultan emocionantes, esperanzadoras, pero no siempre se hacen realidad en la vida de los creyentes. Por el contrario, no pocos entre nosotros ven pasar a su derecha y a su izquierda a muchos que parecen no tener aflicciones en la vida… y los miran desde la incómoda posición de quienes han caído, de quienes están en el suelo.

(más…)

Se nos murió Juanito

13 diciembre, 2020

Salmo 23

Esta semana se nos murió Juanito Gutiérrez. Y, cuando menos en mi caso, su muerte provocó que algo se secara dentro de mí. No sólo fue mi oveja, mi secretario con humos de jefe, sino compañero de vida que me enriqueció, toleró y alegró de manera extraordinaria. También me retó. Una y otra vez sus ideas y actitudes pusieron a prueba mi paciencia y, sobre todo, mi confianza en mi capacidad para ministrar, no pocas veces me hizo preguntarme si de veras sirvo para pastor. Pasaba de las convicciones más hermosas al derrotismo contagioso. Sin embargo, su amor, su lealtad y su peculiar fe en Dios animaron y enriquecieron mi vida, mi fe, mi llamado. Fue paciente conmigo y valiente para estar a mi lado. Su muerte me platea muchas preguntas y una profunda convicción: no habrá otro Juanito a mi lado. Así que, a ver como le hago para hacer la vida sin su compañía.

(más…)