Una Iglesia En el Poder del Espíritu Santo

Hechos 1.8; 2.1-4; 4.29-31

La principal característica, y por lo tanto la principal enseñanza, de la Iglesia Primitiva, es que se trata de una Iglesia que vive y hace en el Espíritu Santo. Utilizo esta expresión, en el Espíritu Santo, porque es sabido que la preposición en, denota en qué lugar, tiempo o modo se realiza lo expresado por el verbo a que se refiere. Así, la Iglesia Primitiva estaba inmersa, sumergida y por lo tanto llena por fuera y por dentro, en el poder del Espíritu Santo.

Nuestro Señor Jesucristo prometió a sus discípulos que recibirían poder cuando el Espíritu Santo viniera sobre ellos. Hechos 1.8 A partir de tal realidad, los discípulos habrían de convertirse en testigos de Cristo en Jerusalén, Judea, Samaria y hasta en las partes más lejanas de la tierra. El estudio del tema, sobre todo en el libro de Hechos, nos permite entender que lo que el bautismo del Espíritu Santo habría de provocar o producir en los discípulos, nosotros entre ellos, es un apoderamiento. Es decir, que Dios habría de poner en ellos poder y darles posesiones que hasta entonces no tenían. Al ser un bautismo del Espíritu Santo tal poder no sería otro sino el mismo poder de Dios, que quedaría bajo la administración de los discípulos con el fin de que ellos pudieran cumplir con la tarea de evangelizar y hacer nuevos discípulos en todo el mundo.

El estudio bíblico nos permite descubrir que el poder del Espíritu Santo apodera al creyente dándole tres capacidades particulares: la capacidad de recuperar el equilibrio interior; la capacidad para hacer señales milagrosas que evidencien el poder y la presencia de Dios en y al través de ellos; y, lo que podemos llamar la capacidad de la palabra convincente, misma que es creída aun por los más pecadores.

Cuando hablamos de la capacidad para la recuperación del equilibrio interior, estamos hablando del poder para desaprender una forma de vida bajo la influencia del pecado y re-alinear nuestros pensamientos, sentimientos, emociones y acciones en el orden de Cristo. Ante el poder del pecado y sus consecuencias, poco podemos hacer por nosotros mismos. Pero, el Espíritu Santo en nosotros nos capacitad y fortalece de tal forma que podemos actuar como nuevas criaturas… en todo. Más aún, podemos enfrentar los ataques del diablo que van certeramente dirigidos a nuestras áreas débiles, y salir victoriosos ante los mismos. Esta capacidad se incrementa en la medida que nos llenamos constantemente del Espíritu Santo.

Los discípulos en equilibrio interior pueden disponer del poder delegado por Dios para hacer milagros y señales en su nombre. Resulta obvio el que una persona sin equilibrio interior puede ser superada por un poder tan extraordinario como el que nuestro Señor prometió a los suyos en Marcos 16.16. Pero el discípulo en equilibrio, aquel que ha logrado superar sus conflictos internos y de relación, puede usar sabia y oportunamente el poder derivado de los dones espirituales a su servicio. Por ejemplo, puede orar por los enfermos y ver que estos sanan, sin olvidar que no es él quien los ha sanado, sino Dios que mora en él por su Espíritu Santo. Sobre todo, el discípulo que sabe quién es, que cultiva su comunión personal con Dios haciéndose responsable de la misma y que se relaciona adecuadamente con sus semejantes, sabe que los milagros y las señales que él hace tienen como exclusivo propósito el que Dios sea glorificado en todo.

El Espíritu Santo capacita al discípulo para que la suya sea una palabra convincente. De manera extraordinaria, sobrenatural, prueba lo que dice e incita a sus oyentes para que acepten como verdad lo que le escuchan decir. En las palabras del discípulo lleno del Espíritu Santo hay un poder que clarifica la verdad, la hace sencilla y comprensible y anima al oyente a que la siga. Bien lo dijo el Señor, cuando prometió que cuando sus discípulos fueran llevados ante los jueces -cuando sus palabras estuvieran bajo juicio-, el Espíritu Santo les enseñará lo que deben decir. Lucas 12.12

Ahora bien, el estudio del libro de los Hechos nos muestra que el poder del Espíritu Santo no fue lo único, ni el único poder, que explica el éxito de la Iglesia Primitiva en su tarea de proclamar fielmente el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Además del poder del Espíritu Santo encontramos el que podemos identificar como el poder del compromiso de los primeros discípulos. Por su amor y gratitud a Dios por la salvación recibida y animados por la manifestación del poder del Espíritu Santo en y al través de ellos, los primeros cristianos contrajeron la obligación, de vivir al límite con tal de ser hallados fieles en la tarea que se les encomendara.

Hechos 2 nos relata el cómo fueron llenos del Espíritu Santo en el día de Pentecostés y cómo la señal de las lenguas despertó el interés inicial de miles de nuevos creyentes. Pero, la historia no termina en ese capítulo. Al impacto inicial provocado por las manifestaciones sobrenaturales del Espíritu Santo, habría de seguir el testimonio: [la] prueba, justificación y comprobación de la certeza o verdad de algo. Debían probar con su propia vida y no nada más en su propia vida, la presencia real del Reino de Dios entre los hombres. Para ello debían vivir de una manera diferente a quienes no tenían el poder del Espíritu Santo; y debían hacerlo en oposición a lo que ellos mismos habían sido y a lo que eran los incrédulos.

El poder del compromiso resulta de la determinación para cambiar y convertirse en agentes de cambio. Es fruto este poder, de la experiencia convencida y cotidiana de la presencia del Espíritu Santo en ellos. Como se cree que el Espíritu Santo los ha hecho capaces, entonces se esfuerzan y viven de acuerdo a tal realidad. No siguen haciendo lo que los aleja de Dios, no siguen practicando el pecado… en fin, no siguen la inercia de formas de vida sin poder y sin propósito. Contraen la obligación de vivir de manera diferente y su vivir diferente se convierte en testimonio que impacta a los no creyentes.

Estando concientes que vivir la vida de Cristo implica graves dificultades y riesgos peligrosos, los discípulos se comprometen a ser fieles al Señor y a su llamado. Por eso oran diciendo: Señor, fíjate en sus amenazas y concede a tus siervos que anuncien tu mensaje sin miedo. Hechos 4.29

De la Iglesia Primitiva aprendemos que necesitamos ser llenos del poder del Espíritu Santo. Que nada o muy poco podemos hacer si no tenemos el poder de Dios en nuestras vidas. Así que, como la Iglesia Primitiva lo hizo, debemos ocuparnos de manera intencional y prioritaria en la búsqueda de la llenura del Espíritu Santo. Mismo que, el Señor ha prometido, Dios habrá de dárselo a quienes se lo pidan. Lucas 11.13 Toca a nosotros, en lo individual y como iglesia, abocarnos a la tarea de ser llenos del Espíritu Santo, no hacerlo nos condenará a una vida mediocre, llena de frustración e impotente en todos los sentidos.

Pero, de la Iglesia Primitiva también aprendemos que se requiere de nuestro compromiso para vivir y desarrollar las capacidades que el Espíritu Santo pone en nosotros. Lamentablemente, hay quienes siguen atrapados en las mismas circunstancias que vivían cuando vinieron a Cristo. Sus vidas siguen estando llenas de insatisfacción; sus relaciones matrimoniales siguen igualmente enfermas; viven bajo el poder de la amargura, la depresión y los conflictos relacionales. En fin, sus vidas no son en nada, o en casi nada, diferentes a lo que eran antes de Cristo. ¿Qué les falta? Les falta compromiso, les falta el denuedo, la libertad, para predicar y vivir la Palabra de vida que han recibido.

Dos tareas tenemos por delante, entonces: la primera, buscar la llenura del Espíritu Santo en nuestras vidas. No es suficiente con lo que tuvimos o las veces que nos llenamos, hoy y aquí necesitamos llenarnos nuevamente de su Espíritu Santo. La segunda, debemos salir de nuestras zonas de confort espiritual y entregarnos a la tarea de ser testigos fieles de Jesucristo. Debemos pagar los precios que ello significa: tomar las decisiones que hemos relegado; hacer lo que es adecuado y oportuno; quedarnos solos, si es necesario; asumir que nuestra fidelidad a Cristo implica la enemistad del mundo. Podemos hacerlo y así experimentar la novedad de vida que es propia de las criaturas nuevas, al mismo tiempo que nos convertimos en agentes de cambio en medio de la generación perversa entre la que vivimos y que tanta necesidad tienen de las buenas nuevas del Evangelio de Cristo.

Explore posts in the same categories: Compromiso, Discipulado, Espíritu Santo, Iglesia Primitiva, Servicio Cristiano, Sufrimiento, Testimonio, Vida Cristiana

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: