Que sus oraciones no tengan estorbo

1 Pedro 3.7; 1 Timoteo 2.8

FlyerMaker_22082019_094400En la Biblia existe una clara reciprocidad entre la espiritualidad y las relaciones familiares. Desde la perspectiva bíblica ambas son mutuamente condicionantes. Resulta interesante y muy importante el hecho de que la comunión con Dios resulta afectada por el cómo de las relaciones familiares. La santidad en el ámbito familiar afecta el todo de nuestra comunión con Dios. Pero, no sólo eso, sino que nuestra santidad personal afecta la comunión de los nuestros con Dios y termina por afectar nuestra propia influencia y capacidad al enfrentar los problemas familiares.

La experiencia y la valoración de nuestras familias, hemos dicho, hace evidente la profunda crisis existencial que vive la mayoría de nuestros hijos. Confusión existencial, resentimientos, pérdida de la fe, rechazo de los valores cristianos, alejamiento de la iglesia, etc., son claras evidencias de tal crisis. Asumimos que nuestros modelos parentales enfrentan un reto que sólo puede ser superado con las que llamamos las armas espirituales. 2 Corintios 10.4 Y, tenemos razón al pensar así. Sin embargo, propongo a ustedes que ninguna de tales armas será efectiva a menos que, como padres, nos ocupemos, primero, de nuestra santificación personal.

Pedro advierte el riesgo de que nuestras oraciones sean estorbadas. Y, explica que tal obstrucción resulta de una relación familiar inapropiada. Con tal propuesta redimensiona la importancia y el impacto del pecado. Este no es, como nos gustaría que lo fuera, una cuestión personal ni una cuestión de pareja. El pecado no resuelto afecta nuestra relación con Dios y con las personas que estamos en relación, especialmente con las que nos unen los vínculos más fuertes: los espirituales y los familiares. Hebreos asegura que el pecado nos enreda y nos hace tropezar. Hebreos 12.1

Cierto es que este resulta un tema incómodo puesto que no siempre estamos dispuestos a reconocer nuestras conductas pecaminosas como pecado, si acaso, las reconocemos como meros errores o faltas menores. En otros casos, no estamos dispuestos a arrepentirnos, confesar y convertirnos de nuestros pecados. De cualquier modo, cada vez resulta más común el que pasemos por el pecado sin una convicción de arrepentimiento y la necesidad de estar a cuentas con Dios, Isaías 1.18, es decir, de proceder correctamente para obtener su perdón y su restauración.

El problema es que la práctica y la falta de perdón afectan nuestra relación con Dios y quitan toda efectividad a nuestras oraciones. Esto no debemos ignorarlo ni debe sorprendernos. Isaías advierte que Dios ha asegurado: Cuando levanten las manos para orar, no miraré, aunque hagan muchas oraciones, no escucharé, porque tienen las manos cubiertas con la sangre de víctimas inocentes. La expresión: tienen las manos cubiertas con la sangre de víctimas inocentes, podemos asumirla, en nuestro caso, como la denuncia del daño que nuestro pecado personal y de pareja ha hecho a nuestros hijos, aún cuando no hayamos tenido la intención de lastimarlos.

No siempre hemos podido, o querido, asumir que hay relación, en alguna forma y grado, entre nuestro pecado personal y la calidad de nuestra relación de pareja, con la condición espiritual que nuestros hijos viven. Pero, la hay. De ahí la importancia de ocuparnos de procurar el perdón del Señor y de la restauración de nuestra comunión con él. Ello porque sólo con la ayuda de Dios estaremos en condiciones de enfrentar el reto que nuestros hijos representan y de luchar con posibilidades de éxito para que ellos se vuelvan a Dios. Isaías registra que el Señor tiene consciencia del dolor que enfrentamos, tiene la cabeza herida y el corazón angustiado, dice. Isaías 1.5 Y con ello nos recuerda la condición de David mientras no confesó su pecado: Mientras me negué a confesar mi pecado, mi cuerpo se consumió, y gemía todo el día. Día y noche tu mano de disciplina pesaba sobre mí; mi fuerza se evaporó como agua al calor del verano. Salmos 32.3,4 ¿Quién de nosotros, padres, no conoce el terror nocturno de la angustia provocada por la condición de vida de nuestros hijos? ¿Quién no se seca ante la abrumadora realidad de su incompetencia ante el deslizamiento de los que ama?

Estoy seguro, por experiencia propia, que oramos y derramamos nuestro espíritu delante del Señor. Pero, me temo que nuestras oraciones están siendo estorbadas porque, aunque levantamos nuestras manos, estas no están limpias. No han sido santificadas por el perdón que sigue al arrepentimiento y la conversión. En otras palabras, porque no nos hemos puesto a cuentas con el Señor. No es suficiente con sentirnos mal o temerosos porque hemos pecado, no es suficiente lamentarlo y condolernos por las consecuencias del mismo. Ni siquiera es suficiente con dejar de pecar. Tenemos que ponernos a cuentas con el Señor. Esto implica el arrepentimiento sincero, sin justificaciones, la confesión dolida por haber lastimado y ofendido a Dios y el compromiso sincero y serio de no volver a caer en tal práctica. Esto y no otra cosa es ponernos a cuenta con Dios.

Ahora bien, nuestro arrepentimiento y conversión a Dios no garantiza que nuestros hijos se vuelvan a él. Debemos saber que hay pérdidas irrecuperables y condiciones sumamente dolorosas, difíciles de superar y sanar. Pero, quien no se arrepiente no deja de pecar y sigue lastimando a Dios, a sí mismo y a los suyos. En cambio, quien se arrepiente es liberado del poder del pecado y está en condiciones de convertirse en un agente de reconciliación entre Dios y los suyos. Además, de que, por la gracia del Señor, ni la situación más difícil que nuestros hijos vivan y provoquen podrá apartarnos del amor y del cuidado divinos. Permitiéndonos así interceder con poder y confianza por ellos ya que nuestras oraciones no tendrán estorbo.

Hoy les invito a caminar por el camino de la conversión, de nuestra conversión personal. A que, humildes, vengamos al Señor y reconozcamos nuestros pecados de acción y de omisión. A que pidamos perdón y nos comprometamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para honrar a Dios y a luchar por nuestra santidad. Esto como una ofrenda a Dios, por si acaso tenga misericordia de nosotros y de los nuestros. Pero, también como una expresión de nuestro amor por aquellos a los que hemos traído a la vida. Hebreos 4.16

A esto los animo, a esto los convoco.

 

 

 

 

 

Explore posts in the same categories: Agentes de Cambio, Familia, Problemas Familiares, Relaciones Familiares, Restauración Familiar

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: