Decisiones difíciles

Oradora invitada: Adriana Montoya

Santiago 1:1-8

Hace algunos días, en mi trabajo, platicando con la coordinadora académica de Primaria, nos abordó una mamá en la oficina en la que nos encontrábamos y se notaba muy afligida, solicitaba una cita con todos los maestros y el terapeuta de su hijo, la junta tendría como propósito determinar qué le convendría más a su niño de 4° grado en relación a, repetir el ciclo escolar o promover al siguiente grado con condiciones. Me llamó mucho la atención que una vez que solicitó la junta, enseguida dirigió una pregunta a las personas que ahí estábamos, “¿qué considera que debo hacer? ¿usted cree que será bueno que mi hijo repita   el   grado? ¿será mejor que promueva? El terapeuta me dice que lo mejor sería que repita, pero mi esposo me dice que lo piense bien, me siento una pésima madre porque no sé qué hacer.”

Creo que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos encontrado ante situaciones que requieren la toma de decisiones, y que además, éstas sean oportunas, correctas y algunas veces, prontas. La toma de decisiones es una capacidad puramente humana propia del poder de la razón unido al poder de la voluntad. Es decir, pensamiento y querer se unen en una sola dirección. Se dice que cuando tomamos una decisión, se obtiene una respuesta, la cual depende de lo que se haya conjuntado en cuanto a razón y voluntad.

La Filósofa Ruth Chang, plantea una propuesta sobre las elecciones difíciles y la agonía, que algunas veces representa el tomar una decisión entre dos alternativas, ella comenta que las elecciones difíciles son así por el hecho de que las alternativas no presentan diferencias, una puede tener ventajas en un aspecto y la otra en otro, pero es difícil determinar si una es mejor que la otra. Si de las alternativas que se nos presentan, una de ellas tuviera más ventajas que la otra, entonces sería fácil tomar una decisión sobre cuál elegir, pues es claro que la de mayores cualidades sería la elegida y nuestro pensamiento racional, tendería a escoger lo que resulta más atractivo. Sin embargo, esto nos pondría en una posición de “esclavos de la razón”, teniendo enfrente siempre decisiones fáciles que tomar.

Chang propone redefinir las alternativas que se nos presentan, no como aquellas que pueden ser mejor, peor o igual entre ellas, para considerarlas en adelante como alternativas al mismo nivel, por ejemplo, cuando debemos decidir sobre un trabajo, sobre la pareja, sobre la profesión o sobre los hijos. Cuando consideramos las alternativas así, entonces ya no hay razones que nos orienten sobre posibles errores al escoger una por encima de la otra, como lo mencionado anteriormente donde una alternativa tiene más ventajas que la otra. Cuando las alternativas están a la par, las razones se quedan calladas en cuanto a qué hacer. Es aquí donde se propone utilizar nuestro “poder normativo” y crear razones propias para tomar una decisión entre las alternativas que se nos presentan.

El poder normativo es aquel que se acepta como norma, como una legalidad no escrita y aceptada, usualmente influido por el micro-entorno.   Es el poder de la capacidad de generar normas en determinados espacios. Cuando utilizamos este poder normativo, estamos determinando el tipo de individuos que deseamos ser, nos da la oportunidad de posicionarnos detrás de las alternativas que elegimos y con ello decir: “este soy yo”. Si se trata de elegir estudiar medicina por sobre ingeniería, ambas alternativas están a la par, pero yo elijo medicina porque ése es quien quiero ser.

Las elecciones difíciles nos dan la maravillosa oportunidad de convertirnos en las personas que somos. Y quienes no ejercen ese poder normativo, se convierten en personas que van a la deriva, que permiten que se escriba la historia de sus vidas, sin aprovechar lo especial de la condición humana para crecer en medio de las dificultades, practicando el libre albedrío que Dios nos ha dado y tomando decisiones con base en nuestras creencias y normas.

En cuestiones de fe, algunas veces se dice que la fe y lo racional están en disputa, sin embargo, la carta de Santiago nos da ciertas claves para poder afirmar que se toma decisiones con la mente, con el corazón y con las acciones.

Santiago nos invita a sentirnos dichosos cuando nos encontremos ante diversas pruebas, porque el resultado será la constancia, (1:3) esta palabra (resaltada en cursiva) es utilizada en la Traducción en Lenguaje Actual, lo cual nos recuerda que a diario tomamos decisiones que pueden parecer muy sencillas, como los alimentos que tomamos, o algunas otras más difíciles como el matrimonio o decisiones laborales o de relaciones interpersonales, por lo que se requiere constancia en el crecimiento espiritual, en el conocimiento de las Escrituras, que nos orientan sobre cómo vivir la vida.

El discipulado es un factor clave para la toma de decisiones con base en lo que Cristo ha hecho en y por nosotros. Es así como Santiago nos invita a pedir sabiduría, sabiendo que Dios nos la concederá en abundancia, siempre y cuando la pidamos con fe, sin embargo no debemos olvidar que la fe de la que habla Santiago, es una fe práctica, la que lleva a los hechos, es el fruto de haber sido salvados y que nos invita a evidenciar en quien hemos creído, por lo que las decisiones que tomemos, primeramente nos deben posicionar como hijos de Dios y en segunda instancia dan testimonio del reino de Dios en nuestras vida.

Las elecciones difíciles son oportunidades para revelar quiénes somos y cuanto estamos dispuestos a ser constantes y perseverar en medio de dichas dificultades, indudablemente que la comunión, la oración, el discipulado y un deseo por glorificar a Dios en nuestras vidas son los elementos que facilitarán la toma de decisiones, sean fáciles o difíciles, sin olvidar que todas tendrán consecuencias inmediatas o eternas.

 

Referencias:

 

 

 

Explore posts in the same categories: Agentes de Cambio, Decisiones

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: