Esfuércense

2 Pedro 1.3-11

Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; 7a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

La vida del creyente es, dice el escritor bíblico, como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto. Proverbios 4.18 San Pablo, por su lado, nos invita a olvidar lo que queda atrás y proseguir al blanco de nuestra soberana vocación, Cristo. Filipenses 3.13

Por ello resulta tan importante el dicho de nuestro Señor Jesús, mismo que revela la expectativa divina respecto de nuestro crecimiento espiritual, en el sentido de que, como las ramas, los creyentes sin fruto se secan, son cortados y echados al fuego, donde arden. Juan 15.6

Tales aseveraciones hacen claro el hecho de que los cristianos somos llamados a crecer, a progresar y a alcanzar, día a día, niveles más altos de conocimiento, amor y servicio. Crecimiento, progreso y alcances que requieren, en el día a día, de nuestro propósito y esfuerzo.

Es en este contexto que iniciamos el estudio de la exhortación de San Pedro para que nos esforcemos por añadir virtud sobre virtud a nuestra vida toda. A no estacionarnos en la etapa de la vida cristiana que hemos alcanzado, sino proponernos y esforzarnos para seguir a la siguiente, y así, hasta llegar a la medida del varón perfecto. Efesios 4.15 Es decir, a parecernos más y más a Cristo.

Nuestro punto de partida es el hecho incontrovertible de que los creyentes somos llamados a vivir una vida nueva. Nueva en su calidad, nueva en su propósito y nueva en su sentido.

Quienes hemos renacido en Cristo somos, dice la Escritura, nueva creación (Un nuevo ser. Paul Tillich). 2 Corintios 5.17 Siendo nosotros mismos diferentes a lo que éramos antes de Cristo, no resulta válido el que nuestra vida nueva sea una mera extensión, la prolongación, de nuestra pasada manera de vivir, de la manera en que éramos antes de Cristo.

Pedro dice, asegura, que Dios nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. 2 Pedro 1.3 O, como dice la traducción RVR1960, todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por el poder divino. Es interesante que el Apóstol mencione vida y piedad. El primer término se refiere a todo lo que está comprendido en el espacio de tiempo que va del nacimiento a la muerte de la persona.

Podemos decir, siguiendo a Pedro, que Dios, quien nos llama a vivir la vida presente de una manera especial, distinta, ya que estamos en Cristo. También destaca que Dios nos ha provisto todo lo que necesitamos para que la misma sea, en efecto, especial, distinta en todas las áreas que la componen. Todo es todo. No hay nada que necesitemos para vivir la vida nueva, que Dios no nos haya dado por su poder.

El segundo término, piedad, consiste en la fuerza que inspira [en nosotros], por el amor a Dios, tierna devoción a las cosas santas, y, por el amor al prójimo, actos de amor y compasión. Desde luego, esto tiene que ver con la capacidad para ser sensibles a las cosas del Espíritu y abundar en la imitación de Cristo; siendo devotos a las cosas santas, a las relaciones sustentadas en el amor y la compasión, como una expresión práctica de nuestro amor a Dios.

Como podemos ver, lo que Pedro nos asegura por la inspiración y el poder del Espíritu Santo, es que Dios nos ha capacitado para que alcancemos aquellas cualidades que son propias de quienes han sido redimidos. En este sentido es que, nos asegura, hemos llegado a ser participantes de la naturaleza divina. Tal seguridad se refiere a una cuestión de identidad.

La novedad de vida consiste en que hemos recuperado la imagen y semejanza de Dios con la que fuimos creados. Por lo tanto, quien participa de la naturaleza divina y se asemeja a Dios, está libre de la corrupción debida a los deseos desordenados que gobiernan a quienes no conocen a Dios. Además, de que está llamado a vivir alejado de todo aquello que pueda atraerlo, de nueva cuenta, a dicha corrupción.

No somos lo que éramos, ni somos iguales a quienes no conocen a Cristo. Por lo tanto, somos llamados a cultivar, en nuestro día a día, lo santo, lo divino, lo trascendente.

Cada día batallamos con impulsos, estímulos y emociones que ponen a prueba nuestra novedad de vida. De muchas maneras y por muchas circunstancias somos animados a amoldarnos al patrón social gobernado por el pecado, a lo que la Palabra llama criterios humanos. Constantemente estamos siendo presionados para ser iguales, a lo que éramos y a los que no son de Cristo.

Algunos han renunciado a creer que las cosas pueden ser diferentes, mejores. Han renunciado a luchar, a esforzarse, a rebelarse contra aquello que no les es propio. Han aprendido a conformarse con lo que el príncipe de este mundo les impone. Han caído en un círculo viciado, mientras menos creen, menos pueden y más se estancan y frustran.

Viven sin esperanza y sin Dios en el mundo. Exactamente como lo hacían antes de Cristo.

San Pedro nos exhorta para que nos esforcemos en vivir de acuerdo con nuestra nueva naturaleza, con lo que somos en Cristo. Nos recuerda que si hacemos firme nuestra vocación, es decir, el llamamiento que hemos recibido de Dios, no caeremos jamás. Lo que el Apóstol nos dice es que es posible vivir la vida de manera plena, gozosa, fructífera. Que esta realidad no está ni siquiera limitada por nuestra condición física. No en balde el salmista nos recuerda que, los justos, florecerán, crecerán y fructificarán. Que aún en la vejez, es decir cuando parezca que ya no tiene fuerzas, estarán vigorosos y verdes, para así anunciar que Jehová es su fortaleza. Salmo 92

Nuestra vida no tiene que ser lo que está siendo. El fracaso, la desgracia de la rutina, la intrascendencia, no son propios de la nueva vida en Cristo. La Biblia nos asegura que, por Cristo, somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó, es decir, por Dios mismo.

Pero, debemos creerlo y actuar en consecuencia. Debemos renunciar a la autocompasión, a la desesperanza y aún al cinismo que nos atan a la mediocridad. Debemos dejar de asumirnos víctimas y hacer nuestra la responsabilidad de esforzarnos para vivir en conformidad con lo que somos; nuevas creaturas, un nuevo ser.

El camino que Pedro nos propone, que consiste en añadir algo más a lo que ya tenemos, es el camino a la victoria en Cristo. Este camino consiste en añadir a la fe, virtud; a la virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

Durante ocho domingos estaremos estudiando, paso a paso, aquello en lo que debemos esforzarnos. Te animo a que, con diligencia, leas y vuelvas a leer la segunda carta del apóstol Pedro. A que te propongas ser sensible a la revelación divina y a que te veas a ti misma, a ti mismo, como quien ha sido capacitado por Dios para vivir una vida de amor, de poder y de dominio propio.

Sí, si vivimos la novedad de nuestra vida en Cristo, la victoria nos es posible. Pablo nos asegura que si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros. Romanos 8.31 Vivamos creyendo la verdad que la Palabra de Dios declara acerca de quiénes somos en Cristo y de aquello que podemos, gracias a su poderoso amor.

A esto los animo, a esto los convoco.

Explore posts in the same categories: Agentes de Cambio

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: