Veían lo que querían ver

Lucas 19.28-44

Recordar el momento de la entrada de Jesús a Jerusalén, siempre es motivo de regocijo inicial para mí. Sin embargo, mientras avanzo en la lectura de los relatos siguientes entro en cierta crisis. ¿Cómo es que quienes gritaban ¡Dios nos ha mandado un Rey!, ¡Viva el Rey! Lucas 19.39, hayan sido los mismos que pocos días después gritaban ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!¡Nuestro único rey es el César!Juan 19.6; 15





En nuestro relato, Lucas establece un contraste entre el ánimo desbordado de las multitudes y la actitud de Jesús: Al perfilarse Jerusalén en la distancia, lloró, dice el escritor sagrado. La razón del llanto de Jesús no era él mismo, como algunos podría suponer. Lloraba por Jerusalén, es decir, por aquellos, entre otros, que lo habían recibido extremadamente alegres.

Hay una expresión clave en nuestra lectura de hoy, la que, me parece, da sentido a tan evidente contradicción. Es, al mismo tiempo, la clave para entender nuestra propia ambivalencia e inconstancia en el seguir a Jesucristo. Lucas dice: La multitud, enardecida, tendía sus mantos delante de élLucas 19.37 El verbo enardecer significa incrementar un afecto o un odio. En griego, el término usado por Lucas es cairo, que, entre otras acepciones tiene la de regocijo extremoso. Se trata, en ambos casos, de multitudes guiadas, animadas, por la emoción.

¿Por qué llorar por los que están contentos? Jesús sabía que detrás de tanto gozo se escondía una ignorancia que terminaría por destruirlos. Eran ignorantes respecto de la obra, el propósito, los tiempos y la voluntad divina. Una ignorancia compleja, porque viendo, no veían. Escuchando, no entendían. Oh, si comprendieras la paz eterna que rechazaste… pero ya es demasiado tarde¡Si en este día tú también entendieras lo que puede darte paz! Pero ahora eso te está escondido y no puedes verlo. Lucas 19.42 DHH

El problema de aquella gente consistía en que veían lo que querían ver. Veían un Rey, pero obstinadamente se negaban a verlo montado en un burrito. Este es un dilema presente, nuestro. Porque un rey en un burrito no anuncia lo que se desea ver. Todos queremos ver un rey montado a caballo. Queremos ver, en Jesús, al rey que viene a darnos lo que estamos esperando.

Este es un problema que sobrepasa el ámbito religioso y termina por afectar el todo de nuestra vida. Tiene que ver con nuestras expectativas y cómo estas alteran nuestra capacidad de discernir nuestras experiencias, así como la viabilidad, la congruencia y aún la conveniencia de lo que esperamos. Tal alteración de nuestra capacidad, a la que Jesús se refiere diciendo, tanto: si comprendieras la paz eterna que rechazaste… si entendieras lo que puede darte paz, resulta tanto de nuestra ignorancia como de lo que se ha dado en llamar, nuestra disonancia cognitiva. El término se refiere a la dificultad de manejar dos informaciones o conocimientos diferentes simultáneamente.

En nuestros días estamos siendo atrapados y arrebatados por la alegría desbordada de las multitudes. Es decir, el criterio que sustenta, que hace la verdad es el número de personas que apoya tal o cual idea o posición. Así, no pocas cuestiones morales ya no son calificadas por lo que la Biblia dice de ellas, sino por lo que la opinión pública declara al respecto. La normalidad de cuestiones tales como el divorcio, hace que este sea asumido, cada vez más, como una cuestión tan irrelevante como cualquier otra. La convivencia de las parejas antes o fuera del matrimonio, se asumen como normales y propias de nuestro tiempo, dado que cada día es mayor el número de parejas que la practican.

En cuestiones sociales y políticas el sustento popular como el determinante de lo que es verdadero, resulta cada vez más abrumador. Está bien que un candidato a un puesto popular sean un violador, si una mayoría lo sustenta en las urnas. Que un funcionario público mienta de manera reiterada y manipule los hechos a conveniencia, está bien porque lo hace en un contexto político. Y, como un funcionario gubernamental ha declarado: debido a que claramente estaba hablando en un contexto político, sus comentarios deben interpretarse como una exageración política estándar, permitida y válida… ninguna persona razonable concluiría que las declaraciones eran verdaderamente afirmaciones de hechos reales. Es decir, la verdad está condicionada por el contexto en el que se dicen las cosas. Así, quien miente mientras ocupa un cargo público, tiene el derecho de hacerlo pues, al fin y al cabo, sólo está diciendo su verdad, aunque esta no sea la verdad.

Muchos cristianos han sido afectados por campañas mediáticas que les llevan a asumir la existencia de un complot mundial que desmiente la realidad de la pandemia que enfrentamos. Niegan que el COVID-19 exista, se oponen a medidas tales como el uso del cubrebocas, del aislamiento, de la limitación de actividades tales como cultos y otras celebraciones litúrgicas. Argumentan que todo es una perversión del Nuevo Orden Mundial. Que si la vacuna contiene el chip con la marca de la Bestia, por ejemplo. Olvidando o desconociendo que lo mismo se ha dicho respecto de las tarjetas de crédito, de los códigos de barras, del uso del Internet, de los códigos QR, etc.

Lo interesante es que todos tenemos frente a nosotros la evidencia de los hechos. Sin embargo, elegimos creer, ver aquello que coincide con nuestras expectativas. El problema de la multitud en Jerusalén es que veía la celebración de Jesús sabiendo lo que él había dicho, una y otra vez, acerca de su pasión y muerte. Celebraban como si Jesús nunca les hubiera dicho que cuando él llegara a Jerusalén lo apresarían y terminarían asesinándolo.

En corto podemos proponer que, consciente e inconscientemente, quienes formaban la multitud decidieron, escogieron, dejar de lado lo que sabían y dejarse llevar por lo que sentían. Lo hicieron no por ignorancia, sino por que escogieron desconocer lo que sabían. Lo mismo nos sucede con desafortunada frecuencia en los distintos ámbitos de nuestra vida. Ignorando lo que sabemos, decidimos creer a quienes nos dicen lo que queremos oír y asumimos como verdad lo que sabemos que no es verdad.

En tratándose de cuestiones espirituales, es decir, aquellas que definen el cómo de nuestra relación con Dios y que orientan nuestras preguntas y peticiones a él, el problema no tiene que ver con la respuesta que el Señor da a nuestras oraciones. Tiene que ver con la pregunta o petición que nosotros planteamos. Si Dios es Dios, lo que él hace es perfecto, bueno y agradable. Pero ello sólo podemos apreciarlo cuando nuestras expectativas están en sintonía (igualdad de frecuencia), con su voluntad. Cuando tal sintonía no existe, tendemos a rechazar la oportunidad que Dios nos da”; nos negamos al tiempo (kairos), de nuestra visitaciónLucas 19.44

Porque, no se trata de cuán sinceros seamos al pedirle a Dios que haga esto o aquello. Se trata de si lo que pedimos está en el orden de su voluntad. Y si nuestra vida, nuestra fidelidad y santidad, son terreno propicio para que la voluntad del Señor se cumpla en nuestras vidas.

¿Qué sustenta nuestra relación con Dios? ¿Qué anima nuestro seguir a Cristo? Si son las emociones, estas fructificarán en frustración y rechazo. Si es el conocimiento personal, sustentado en su Palabra y alimentado por la oración, el resultado será certidumbre, fidelidad y gozo permanente.

El seguir a Jesús es un continuo pasar de la entrada triunfal al Gólgota y de este a la resurrección. Mantenernos firmes y fieles es don de gracia recibida y, también, fruto de nuestra fe y de nuestra confianza en lo que él nos ha dicho, no en lo que sentimos. A veces las dificultades de la vida nos llevan a vivir la ansiedad del momento porque olvidamos, no sólo nuestra experiencia pasada en situaciones similares, sino las promesas que el Señor nos ha hecho.

Pero, también suele suceder que tomamos decisiones impulsados por las emociones que nos animan, por nuestros deseos y nuestras frustraciones sin tomar en cuenta lo que el testimonio de nuestra consciencia nos, y el discernimiento del Espíritu, nos indican y recomiendan. El mayor peligro resulta del compartimentar nuestra vida asumiendo que lo que se da en una de sus esferas no afecta al resto de las mismas. No olvidemos que todo tiene que ver con todo. Así, todo tiene que ver con nuestra espiritualidad y, por el tanto, con el cómo de nuestra relación con Dios.

Alimentémonos de su Palabra y confirmemos lo que la misma nos revela mediante la oración. Ante la presión que ejerce sobre nosotros la multitud que nos rodea, mantengamos nuestra identidad. No dejemos que este orden, este mundo, -ignorante y desobediente de Dios- nos moldee. Renovemos nuestra mente y así vivamos confiadamente el momento, kairos divino. Es decir, el tiempo de nuestra oportunidad que a Dios le place revelarnos para que lo vivamos en comunión con él.

A esto los animo, a esto los convoco.

Explore posts in the same categories: Agentes de Cambio

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: