Dios protege y salva

Salmos 34.1-10

Alguien ha dicho que la generación actual es una generación movida por el miedo. Los individuos tienen miedo de sí mismos y miedo a las demás personas. Cada día ofrece nuevos y mayores motivos para vivir con miedo. Por ello, muchos son los que se lanzan en la búsqueda de nuevas técnicas para huir de sus temores. Pero, casi siempre, yerran, y es que solamente tratan con los síntomas, con las consecuencias y no con lo que, dentro suyo, provoca tales y tantos temores. Su acercamiento a lo que les asusta es, generalmente, superficial, abarca solo algunos aspectos de su vida y no resuelve las profundas necesidades del corazón. No toman en cuenta que solamente la Palabra de Dios habla directamente a las necesidades del corazón.

David escribe este salmo en medio de una crisis. Solo y desarmado se encuentra rodeado de enemigos. Tiene que fingirse loco en un esfuerzo para salvar la vida. Fingiéndose loco escribía garabatos en las puertas y dejaba que la saliva le corriera por la barba, dice el historiador bíblico. 1 Samuel 22.12 David el rey, David el perseguido, David, el que está solo. David nos representa bien, en la soledad que resulta de la impotencia nos vemos, frecuentemente, a aparentar que somos quienes no somos. El riesgo es que nuestra vida se convierta en mera apariencia y que nos desgastemos sosteniendo la fachada.

Guiado por el Espíritu Santo, en tan peligrosa situación, David decide bendecir al Señor. La palabra bendecir tiene un significado particular, arrodillarse. Así, David decide, en la situación en que se encuentra, arrodillarse ante el Señor. Es decir, reconocer a Dios como el Señor y ampararse bajo su autoridad. Al hacerlo deja de aparentar y se muestra tal cual es, asume y hace pública su vulnerabilidad.

Asumiendo su vulnerabilidad y en reconocimiento al señorío divino y al poder que Dios tiene para gobernar en medio de la tormenta, David recurre a Dios. Este término es bien interesante, significa tres cosas: (1) Acudir a un juez o autoridad con una demanda o petición. (2) Acogerse en caso de necesidad al favor de alguien… (3) Volver al lugar de donde salió.

Creo que el recurrir de David abarcó tales tres cosas. El resultado es la emergencia, es decir, la manifestación de una realidad inesperada, misma que le lleva a decir: [Dios] me libró de todos mis temores. Quienes conocemos la historia, sabemos que las circunstancias de David no cambiaron significativamente en el corto plazo. Pero, también sabemos que hubo un cambio significativo en David mismo y ello lo colocó en el inicio de su camino a la victoria.

Ahora bien, Pablo asegura que toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para nuestra edificación. ¿Qué podemos aprender de la experiencia de David? ¿Qué nos dice el Salmo 34 a quienes vivimos en el Siglo XXI? Creo que podemos encontrar en David dos cosas que posibilitan la actuación poderosa de Dios.

Expone a Dios su realidad. Lo hace honesta y claramente. David ha aprendido, cuando se encuentra ante el rey de Gat, Aquis, que si ante los hombres se justifica que aparente ser lo que no se es, ante Dios no hay necesidad de ello. Por tal razón, David recurre a Dios, reconoce su pobreza, confiesa sus temores y grita sus angustias.

Se apropia del poder de Dios. Sabe que el ángel del Señor, Dios mismo, protege y salva a los que le honran. La Biblia dice que es necesario que quien busque a Dios, debe creer que existe y que recompensa a los que lo buscan. Hebreos 11.6. El pensamiento gobernante que dirige las decisiones y acciones de David es su seguridad de la gracia divina. David está seguro no de su necesidad, no de su derecho, sino de la misericordia favorable de Dios hacia él.

Cuando David ha dado estos dos pasos, entonces da a Dios la oportunidad para que él actúe en su favor.

David descubre que Dios, protege y salva a los que honran al Señor. O, como dice, Reina-Valera, que el ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Es interesante notar el término escogido por David: acampa. Este se refiere al acto de detenerse y permanecer en despoblado. Lo que David dice es que, Dios, actúa en su favor ahí donde no hay nada que pueda librarlo o protegerlo. Es decir, que Dios, en la ausencia de todo, fortifica, construye un cerco alrededor de los suyos y los defiende.

Los temores limitan, destruyen y terminan por amargar a quienes los padecen. Impiden el desarrollo de nuestras capacidades y el logro de nuestros sueños. También nos alejan de los que amamos y terminan por aislarnos, aun permaneciendo entre los que nos aman. Por gracia de Dios, somos amados por él y su perfecto amor, dice su Palabra, hecha fuera el temor. Las circunstancias que vivimos son un espacio excepcional para que el amor de Dios se manifieste en nuestra vida. Él nos ama, irremediable e incondicionalmente. Y, en su amor, viene a nosotros para estar en comunión.

Al aparentar ante otros lo que no somos corremos el riesgo de engañarnos a nosotros mismos y creer que somos quienes no somos. Por ello, te invito a descubrirnos delante del Señor. Es decir, a aceptar y mostrar nuestra verdadera realidad. Nuestras fortalezas y nuestras debilidades. A que, sin juzgarlas ni juzgarnos, las traigamos al Señor y dejemos que sea él, mediante la participación de su Espíritu Santo, quien haga, quite, añada y dirija lo que corresponde en nuestra vida.

 

Explore posts in the same categories: Agentes de Cambio, Confianza en Dios, Miedo, Temor

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: